AMD desvela todos los detalles de las memorias HBM de sus nuevas gráficas

por Antonio Delgado 19/05/2015 2

Una de las novedades más esperadas que llegarán con la nueva generación de tarjetas gráficas de AMD es el uso de memorias HBM (High Bandwidth Memory o memorias de alto ancho de banda). Mientras esperamos a que estas gráficas lleguen al mercado, AMD nos ha contado cómo funcionan y las ventajas que supondrán.

Actualmente los fabricantes utilizan memorias GDDR5 en sus tarjetas gráficas de gama alta, sin embargo, el aumento de consumo de las memorias GDDR5 conforme se aumenta su ancho de banda no es lineal, sino que llega un punto donde se requiere mucha más energía para aumentar ligeramente el ancho de banda, algo similar a lo que ocurre cuando realizamos overclock y llegamos a un momento donde para aumentar un poco la velocidad tenemos que subir el voltaje en saltos cada vez más y más grandes.

Por ello, si se busca conseguir un rendimiento superior reduciendo el consumo, es decir, mejorar la eficiencia energética, hay que encontrar nuevas fórmulas para seguir evolucionando en este complicado mercado. Esta es una de las razones por la que AMD se ha decantado por implementar este tipo de memorias HBM en sus nuevas gráficas de gama alta (posiblemente la Radeon R9 390X). Con las memorias HBM se consiguen unas ganancias de más de 35 GB/s de ancho de banda por cada Watt consumido, algo muy superior a los 10 GB/s x W de la GDDR5. Hynix será la encargada de ofrecer los chips de memoria a AMD ya que han trabajado juntas en el desarrollo de esta tecnología.

Este tipo de memorias utiliza una disposición conocida como "2.5D", algo similar a las conocidas como "memorias 3D" pero con una capa intermedia que las comunica con la GPU, el "Interposer". Es decir, que los chips de memorias se apilan verticalmente unos sobre otros y, a su vez, sobre el interposer, una capa sobre la que también se coloca la GPU y mediante el cual ambos elementos se comunican directamente.

Una de las consecuencias de esta disposición es que la GPU y las memorias HBM se colocan en el mismo encapsulado, y por lo tanto se prescinde de los chips de memorias GDDR5 que ocupan bastante espacio en las tarjetas gráficas actuales. De hecho ya hemos comentado que se espera que las nuevas R9 390X lleguen en un formato de tarjeta muy compacto. Hablamos de que actualmente con las memorias GDDR5, el conjunto Memorias+GPU ocupa un rectángulo de unos 90 x 110 mm en una R9 290X, mientras que una GPU + memorias HBM estará por debajo de los 70 mm x 70 mm.

A parte de las mencionadas mejoras en consumo y en el espacio ocupado, las memorias HBM mejorarán otros aspectos como el ancho del bus de datos, con 1024 bits contra los 32 bits de cada chip de GDDR5, lo que supone un aumento del ancho de banda de cada chip que va desde los 28GB/s por chip a una cantidad superior a los 100GB/s por cada apilado de chips HBM, y todo ello con un voltaje inferior.

Habrá que esperar a la llegada de las primeras gráficas con esta tecnología para ver su desempeño real, pero no hay duda de que el futuro pinta realmente bien. De hecho en el futuro veremos estas memorias HBM en otros productos como pueden ser las propias APU de AMD o tarjetas gráficas de portátiles por ejemplo