ASUS Maximus VIII Gene

por Javier Rodríguez 13/08/2015 3
Formato
Socket y memoria
Otros
Precio
Web
Micro-ATX
LGA 1151 y DDR4
M.2 Socket3 32Gbps
229,90 Euros

Introducción y prestaciones básicas

Introducción

Lo que hace grande al mundo del PC es precisamente la diversidad de opciones que tenemos sus usuarios para adaptar la tecnología a nuestras necesidades o preferencias. Los formatos compactos de placa base son una buena alternativa para los que buscan sistemas más reducidos. El formato Micro-ATX es el punto de equilibrio entre capacidad de ampliación y tamaño y actualmente podemos encontrar magníficas placas base con esta estructura.

La Maximus VIII Gene es la octava generación de una estirpe de placas base de tamaño MicroATX que miran a sus hermanas mayores sin complejos. Un portento que nos permitirá montar máquinas de ensueño en formatos de máquina mucho más reducidos que los tamaños estándar en ATX. Esta generación introduce un diseño más sencillo, más efectivo, y da soporte a la última generación de procesadores y memorias que podemos encontrar en el mercado.

Prestaciones básicas

Esta placa base está diseñada para los nuevos procesadores Core Skylake-K de Intel, que os presentamos la semana pasada, como el Core i5-6600k y el Core i7-6700k. Dos procesadores con un buen potencial de overclocking, aunque quizás no tanto como se esperaba inicialmente, y que introducen con ellos un chipset mucho más capaz que los que le precedían. Una combinación que también arrastra otras mejoras y avances como la estandarización de ciertos formatos de almacenamiento y la introducción de la memoria DDR4 en las gamas medias.

La Maximus VIII Gene integra un socket 1151 donde podemos instalar esta generación de procesadores de 14nm con hasta cuatro núcleos y ocho hilos de proceso. Integran nuevos gráficos y soporte dual para memoria DDR3 o DDR4. Siempre en doble canal de 128-Bit teóricos.

El formato más compacto de la Maximus VIII Gene no nos impide montar hasta cuatro slots de memoria DDR4 con velocidades superiores a los 3700MHz. Podemos montar hasta 64GB de RAM en estas placas base, cortesía de la mayor densidad que se puede alcanzar en DDR4 a precios razonables. Las nuevas memorias tienen un consumo de entre 1.2-1.35v así que generan menos calor (las memorias DDR3 de alta velocidad normalmente trabajan a un voltaje de 1.65v). Con las memorias adecuadas podemos tener rendimientos superiores a los 40GB/s de ancho de banda. La memoria DDR4 acabará siendo más barata que la DDR3 y de hecho su reducción de precios desde su introducción a finales del año pasado está siendo más que notable.

Lo que no puede faltar en ninguna placa Z170, barata o cara, es al menos un slot M.2 de tipo ultra con socket 3 y enlace PCI Express 3.0 de 4x. Esto nos proporciona un enlace de 32Gbps que muchos discos modernos aprovecharán para proporcionarnos velocidades de acceso y lineales desconocidas en sistemas domésticos. La pena es que la Maximus VIII Gene, por su formato, solo cuenta con uno de estos slots. Es una pena porque ahora Intel, con el Z170, soporta modos RAID también en slots M.2 PCI Express. Contaremos con soporte NVMe así que estaremos adaptados a la nueva generación de discos de altas prestaciones que están por llegar y algunos ya presentes como el Intel Series 750 o, sin ser NVMe, unidades como el Samsung SM951. El tamaño de unidad que admite esta placa es hasta 110mm de largo.

El almacenamiento tradicional está cubierto por seis conectores SATA 6Gbps de los cuales cuatro están combinados en dos conectores SATA Express. Todos están suministrados por el chipset y cuentan con modos RAID hasta de nivel 5.

En cuanto a la capacidad de expansión de tarjetas hay que apuntar que el formato Micro ATX reduce a un máximo de 4 las posiciones para slots de ampliación. La ASUS Maximus VIII Gene aprovecha tres de estas posiciones puesto que la cuarta la deja para tener espacio suficiente para unidades M.2 de tamaño largo. Es una pérdida asumible.

Los dos slots principales de ampliación son de tipo PEG y soportan enlaces 8x de tipo PCI Express 3.0 cuando se usan de forma combinada. Hasta 16x cuando usamos uno solo. Se añade también un slot PCI Express 3.0 de tipo 4x para que tengamos algo más de capacidad de ampliación. La separación entre tarjetas gráficas es de doble slot así que podremos montar sistemas de doble GPU, o de cuádruple, sin el más mínimo problema ya sean de AMD o de Nvidia.

La conectividad de red es reducida en este modelo. Aun así es de calidad. Disponemos de un puerto Ethernet Gigabit soportado por un chip Intel i219V con tecnología Gamefirst III de ASUS. No hay conectividad inalámbrica en este modelo, ni Wifi, ni Bluetooth. Echamos de menos también un doble enlace Ethernet con el que poder hacer agregación de enlaces. Una técnica que cada vez usamos más usuarios domésticos y que cada día cuesta más encontrar en placas base de gama media-alta.

Solo hay un chip de control añadido en esta placa, más allá de los habituales chips de red y sonido. Se trata de un ASMedia que nos ofrece los dos conectores USB 3.1 que encontraremos en esta placa. Ahora los vemos al detalle.

Diseño y disposición

Diseño y disposición

El diseño de esta nueva gama ROG de ASUS ha cambiado bastante y para bien. Un diseño más sencillo, sin los elementos verticales de generaciones anteriores, con un sistema de disipación que hace honor al montaje de alimentación digital de estas placas. Sencillo y efectivo olvidándose algo del color gris para entrar en los grises metalizados y el rojo como elemento destacable y que es esencia de esta gama.

La Maximus VIII Gene es una placa más sencilla que sus dos generaciones anteriores con un sistema de alimentación digital de componentes de alta calidad y su conocido sistema “5-way optimization” que permite a los usuarios menos experimentados aumentar el rendimiento de su sistema de forma automática a la vez que controla consumos, velocidad de ventiladores, etc.

Como buena placa ROG cuenta con controles y monitorización en placa. Se ha extendido el uso de sensores propios a lo largo de componentes críticos de la placa y se ha ampliado el número de conectores para ventiladores. Podemos incluso comprar un modulo añadido de control para cuatro ventiladores PWM adicionales. La placa cuenta con seis conectores principales para ventiladores y uno adicional orientado para el uso con bombas de refrigeración líquida. Es una de las mejoras funcionales introducidas en las mejores placas ASUS con chipset Z170.

El formato Micro ATX tiene prácticamente la misma holgura para sistemas de refrigeración que el formato ATX y otros elementos en placa. Los controles de encendido y reset se complementan con otros botones rápidos como el MemOK clásico de ASUS, o botones de encendido en modo “seguro” para asegurarnos de que  nuestros parámetros de overclocking más radicales no sean un impedimento para seguir intentándolo.

Para el panel frontal podemos colocar hasta cuatro puertos USB 2.0 y dos puertos USB 3.0. Todos proporcionados por el chipset Z170. El panel trasero dispone de seis puertos USB 3.0 y dos puertos USB 3.1. Uno de ellos en formato Tipo-C. En este panel posterior encontraremos dos botones, uno de reseteo de bios y otro el conocido ROG connect. También dispondremos de conector PS2 de legado para teclado y ratón y los puertos analógicos y digitales típicos de cualquier solución de sonido.

La conectividad gráfica viene a cargo de un conector DP 1.2, 4k a 60Hz, y de un conector HDMI 1.4b que solo alcanza 4k a 30Hz. Darán servicio a los gráficos integrados en el chipset. Se echa de menos en esta placa algunos conectores USB 2.0 traseros pero creo que con 8 puertos la cosa esta bastante bien suministrada.

Prestaciones especiales

Prestaciones especiales

En esta nueva generación ya no hay tarjetas de sonido que salen en vertical de la placa ni nada similar. ASUS ha optimizado el diseño de su sistema de sonido Supreme FX y confía en ofrecer tanto o más nivel de calidad sin necesidad de extraer la tarjeta de sonido del PCB principal.

Esta versión de 2015 mantiene su conocido DSP pero se mejoran algunos aspectos como los nuevos DAC ESS ES9023P, nuevos reguladores de reloj, amplificadores para auriculares RC4580, capacitadores Nichicon especialmente diseñados para sistema de sonido Hi-Fi y un nuevo elemento muy típico en sistemas de alta definición como es un De-Pop relay que elimina el desagradable “pop” que hace un sistema de sonido al encender o apagarse. Se han tocado todos los sistemas e incluso se ha añadido un nuevo controlador impedancia de auriculares por hardware.

El aislamiento de los PCB se ha profundizado usando diferentes capas para los diferentes canales de sonido y manteniendo el PCB principal y el de sonido completamente aislados mediante zonas de bloqueo de emisiones electromagnéticas. Los conectores traseros principales cuentan con cubierta de acero inoxidable y conectores chapados en oro. Luego veremos que se complementa con un potente sistema de gestión de sonido por software.

No hay muchos mas elementos nuevos en la Maximus VIII Gene que sean añadidos especiales salvo quizás el cuidado que ha puesto ASUS en evitar problemas de sobrecargas a los diferentes elementos de la placa. Desde el conector de red, hasta cada puerto USB, tiene sus resistencias y protecciones de sobre-corriente, de hecho se usan hasta reguladores de voltaje para los conectores USB para que estos den una potencia estable y segura a nuestros periféricos.

Los puertos USB admite, sobre todo los USB 3.1, carga de elementos de más consumo en carga como son tablets o smartphone. Podremos cargarlos perfectamente con estos conectores. Los frontales, en nuestras pruebas, también han sido capaces aunque con algo menos de velocidad de carga.

 

 

BIOS y software

BIOS y software

ASUS tiene una de las mejores bios UEFI de la industria. Son gráficamente espectaculares pero además ofrecen al usuario medio una forma rápida y cómoda de acceder a las funciones principales y de usar las herramientas de optimización automática de la placa. En estos modelos ROG, ASUS añade también perfiles desarrollados por sus ingenieros para sacar partido del potencial de overclocking de la placa a través de modelos que nos ayudan con los parámetros más complejos. De este modo cualquiera puede cacharrear y aprovechar las posibilidades renovadas de overclocking de la serie Skylake. 

El software incluido con la placa es también completo y variado. En esta gama ASUS echa el resto y podemos encontrar funciones avanzadas como su software de priorización de paquetes, la segunda edición del sistema de programabilidad de teclados clásicos Keybot, su sistema de RAMDisk para generar unidades de almacenamiento sobre RAM (con persistencia al reiniciar o apagar) o también novedades como el CacheRAM que nos permite usar la RAM a modo de cache de sistema de almacenamiento. Igual que usamos memoria SSD para acelerar el proceso de discos mecánicos pero orientado a acelerar, más si cabe, el proceso de datos en discos SSD mediante el uso de la memoria RAM del sistema. 

Overclocking y conclusión

Overclocking y conclusión

No os voy a engañar. No hemos conseguido los ansiados 5GHz en nuestro Core i7-6700k de pruebas. Este procesador no da más con nuestras exigencias de voltajes y temperaturas bajas pero esta placa nos da un juego de overclocking que hemos disfrutado mucho. Es capaz de trabajar con frecuencias de bus muy elevadas, a velocidades muy decentes, y con el tiempo adecuado se pueden lograr overclocking de calidad con las ventajas técnicas que ofrecen buses BCLK, cache y memorias muy elevadas. Esta placa lo consigue manteniendo temperaturas y estabilidad perfectas.

Placas como ésta nos permiten aprovechar mejor las prestaciones de overclocking a nivel de bus de estos procesadores. Aquí lo tenemos a 250MHz de BCLK con un multiplicador 18x y una frecuencia de trabajo estable de 4500MHz. 

Podemos incluso apretar más los buses y hacerlo trabajar por encima de los 300MHz. Aquí el equilibrio de voltajes, cache, mutliplicador y otros parámetros requerirán de bastante más tiempo de pruebas y también de una mejor aceptación por parte de nuestro procesador. El overclocking siempre tiene un factor importante de suerte además de las condiciones y medios adecuados. 

En esta otra prueba hicimos trabajar al procesador con un bus de 360MHz, nada mal, pero el multiplicador tuvimos que dejarlo bastante bajo. Los voltajes de procesador en todas estas pruebas siempre los mantuvimos en un máximo de 1.35v

Esta nueva generación de placas ROG de ASUS vuelven al concepto inicial de lograr una placa base que sobresalga en overclocking y que tenga también las bases de hardware y de software para satisfacer también a usuarios que buscan grandes prestaciones. Yo creo que lo consigue con un diseño más sencillo que generaciones anteriores y el resultado es en general muy bueno.

La Maximus VIII Gene no es una placa base muy económica pero tampoco es excesivamente cara. Para ser sus primeras semanas en el mercado tiene un precio de 220 Euros que creo que es bastante equilibrado para esta gama de producto. Su formato la hará especialmente indicada para los que buscan sistemas compactos pero con buenas opciones de overclocking y la posibilidad de ampliación de tarjetas añadida sobre otros formatos más compactos como el ITX. Es un producto muy equilibrado y con el que hemos disfrutado mucho.

  • Producto: ASUS Maximus VIII Gene
  • Fecha: 14/08/2015 0:15:35
Secciones: Placas Base