ASUS Maximus VIII Gene

por Javier Rodríguez 13/08/2015 3
Formato
Socket y memoria
Otros
Precio
Web
Micro-ATX
LGA 1151 y DDR4
M.2 Socket3 32Gbps
229,90 Euros

Introducción

Lo que hace grande al mundo del PC es precisamente la diversidad de opciones que tenemos sus usuarios para adaptar la tecnología a nuestras necesidades o preferencias. Los formatos compactos de placa base son una buena alternativa para los que buscan sistemas más reducidos. El formato Micro-ATX es el punto de equilibrio entre capacidad de ampliación y tamaño y actualmente podemos encontrar magníficas placas base con esta estructura.

La Maximus VIII Gene es la octava generación de una estirpe de placas base de tamaño MicroATX que miran a sus hermanas mayores sin complejos. Un portento que nos permitirá montar máquinas de ensueño en formatos de máquina mucho más reducidos que los tamaños estándar en ATX. Esta generación introduce un diseño más sencillo, más efectivo, y da soporte a la última generación de procesadores y memorias que podemos encontrar en el mercado.

Prestaciones básicas

Esta placa base está diseñada para los nuevos procesadores Core Skylake-K de Intel, que os presentamos la semana pasada, como el Core i5-6600k y el Core i7-6700k. Dos procesadores con un buen potencial de overclocking, aunque quizás no tanto como se esperaba inicialmente, y que introducen con ellos un chipset mucho más capaz que los que le precedían. Una combinación que también arrastra otras mejoras y avances como la estandarización de ciertos formatos de almacenamiento y la introducción de la memoria DDR4 en las gamas medias.

La Maximus VIII Gene integra un socket 1151 donde podemos instalar esta generación de procesadores de 14nm con hasta cuatro núcleos y ocho hilos de proceso. Integran nuevos gráficos y soporte dual para memoria DDR3 o DDR4. Siempre en doble canal de 128-Bit teóricos.

El formato más compacto de la Maximus VIII Gene no nos impide montar hasta cuatro slots de memoria DDR4 con velocidades superiores a los 3700MHz. Podemos montar hasta 64GB de RAM en estas placas base, cortesía de la mayor densidad que se puede alcanzar en DDR4 a precios razonables. Las nuevas memorias tienen un consumo de entre 1.2-1.35v así que generan menos calor (las memorias DDR3 de alta velocidad normalmente trabajan a un voltaje de 1.65v). Con las memorias adecuadas podemos tener rendimientos superiores a los 40GB/s de ancho de banda. La memoria DDR4 acabará siendo más barata que la DDR3 y de hecho su reducción de precios desde su introducción a finales del año pasado está siendo más que notable.

Lo que no puede faltar en ninguna placa Z170, barata o cara, es al menos un slot M.2 de tipo ultra con socket 3 y enlace PCI Express 3.0 de 4x. Esto nos proporciona un enlace de 32Gbps que muchos discos modernos aprovecharán para proporcionarnos velocidades de acceso y lineales desconocidas en sistemas domésticos. La pena es que la Maximus VIII Gene, por su formato, solo cuenta con uno de estos slots. Es una pena porque ahora Intel, con el Z170, soporta modos RAID también en slots M.2 PCI Express. Contaremos con soporte NVMe así que estaremos adaptados a la nueva generación de discos de altas prestaciones que están por llegar y algunos ya presentes como el Intel Series 750 o, sin ser NVMe, unidades como el Samsung SM951. El tamaño de unidad que admite esta placa es hasta 110mm de largo.

El almacenamiento tradicional está cubierto por seis conectores SATA 6Gbps de los cuales cuatro están combinados en dos conectores SATA Express. Todos están suministrados por el chipset y cuentan con modos RAID hasta de nivel 5.

En cuanto a la capacidad de expansión de tarjetas hay que apuntar que el formato Micro ATX reduce a un máximo de 4 las posiciones para slots de ampliación. La ASUS Maximus VIII Gene aprovecha tres de estas posiciones puesto que la cuarta la deja para tener espacio suficiente para unidades M.2 de tamaño largo. Es una pérdida asumible.

Los dos slots principales de ampliación son de tipo PEG y soportan enlaces 8x de tipo PCI Express 3.0 cuando se usan de forma combinada. Hasta 16x cuando usamos uno solo. Se añade también un slot PCI Express 3.0 de tipo 4x para que tengamos algo más de capacidad de ampliación. La separación entre tarjetas gráficas es de doble slot así que podremos montar sistemas de doble GPU, o de cuádruple, sin el más mínimo problema ya sean de AMD o de Nvidia.

La conectividad de red es reducida en este modelo. Aun así es de calidad. Disponemos de un puerto Ethernet Gigabit soportado por un chip Intel i219V con tecnología Gamefirst III de ASUS. No hay conectividad inalámbrica en este modelo, ni Wifi, ni Bluetooth. Echamos de menos también un doble enlace Ethernet con el que poder hacer agregación de enlaces. Una técnica que cada vez usamos más usuarios domésticos y que cada día cuesta más encontrar en placas base de gama media-alta.

Solo hay un chip de control añadido en esta placa, más allá de los habituales chips de red y sonido. Se trata de un ASMedia que nos ofrece los dos conectores USB 3.1 que encontraremos en esta placa. Ahora los vemos al detalle.