MSI Z170 Tomahawk vs. Gigabyte GA-Z170X Gaming 5

por Javier Rodríguez 10/11/2015 8
Socket:
RAM:
Chipset:
Precio
LGA 1151
Hasta 64GB DDR4
Intel Z170
Desde 140 Euros

Introducción

Con el mejor chipset para la gama Skylake de socket LGA-1151 podemos encontrar placas base desde apenas 100 Euros. En este pequeño experimento no nos iremos a los extremos. Hemos seleccionado dos placas base de precio medio, pero con una diferencia, entre ellas, cercana a los 60 Euros. Una diferencia que nos puede suponer comprar una mejor tarjeta gráfica, más memoria o lo que sea.

Lo que intentaremos aquí, es ver qué obtendría el usuario medio, el que no quiere complicaciones, de una gama o de otra. Con ello nos haremos una idea de hasta dónde merece la pena la inversión extra. El orden de análisis es alfabético.

Prestaciones comunes en cualquier placa Z170

Todas las placas base Z170 comparten eso, el chipset. Por tanto, buena parte de sus especificaciones van marcadas más allá de las integraciones, disipadores, colores de PCB o cualquier otra personalización del fabricante. Esto no quiere decir que estas personalizaciones no sean importantes, lo son sin duda, pero la base del hardware y de lo que podremos montar o no en la placa base no lo dicta ni MSI ni Gigabyte, lo dicta Intel.

El Z170 es un gran chipset puesto que no solo aporta las últimas tecnologías, o al menos soporte para ellas, sino que se ha dimensionado adecuadamente a nivel de líneas PCI Express para que precisamente sean los integradores y los usuarios los que decidan cómo quiere ser su ordenador.

Este chipset ofrece hasta 20 líneas PCI Express 3.0. Frente a las 8 PCI Express 2.0 de generaciones anteriores. Un cambio radical que permite hace cosas muy interesantes en esta plataforma. Se suman a las 16 líneas PCI Express 3.0 que montan todos los procesadores Skylake. Un total de 36 líneas que dan juego para sistemas gráficos muy elaborados y placas base con una integración excelente.

Este chipset ofrece también otras mejoras, como un mayor número de puertos USB 3.0, y nuevos métodos de almacenamiento RAID donde se incorporan unidades M.2 a la ecuación. Soporta, con el firmware adecuado, NVMe y Express SATA.

El soporte de overclocking también está más liberado incluyendo procesadores que no son de la serie K. Se permite jugar mucho más con el BCLK, sin saltos predeterminados, y se abre a otros procesadores más allá de la gama de overclocking de Intel. Mejoras importantes

Hay otras prestaciones generales, que no son atribuibles al chipset pero que por necesidad se dan en cualquiera de estas placas base puesto que vienen definidas por el procesador. Se trata, por ejemplo, de los hasta 64GB de capacidad de RAM  DDR4 en doble canal que soporta u otros elementos como la conectividad gráfica.