ASUS Zen AiO Pro Z240IC

por Javier Rodríguez 20/04/2016 4
Pantalla
Procesador y RAM
Otros
Precio
Web
Tactil IPS 1920x1080 puntos
Core i5-6400T 8GB RAM DDR4
Intel Realsense, Geforce GTX 950M
1200 Euros

Introducción

Los ordenadores todo en uno (AIO – All in One) nos ofrecen la posibilidad de concentrar todas nuestras necesidades informáticas en una pantalla. Nos olvidamos de torres, de adaptadores VESA, y suelen traducirse en una durabilidad superior. Tienen también sus inconvenientes y carencias, pero según ha avanzado la calidad de las pantallas, se han afinado los consumos de las CPU más poderosas y han bajado los precios, se han convertido en una alternativa muy inteligente y uno de los segmentos de ordenador personal que más crecen.

Diseño

No podemos obviar que el gran creador del concepto todo en uno es Apple. Desde sus primeros iMac hasta los presentes. Es la gran competencia y el espejo donde se fijan el resto de fabricantes. Aun así, los iMac suelen ser modelos con precios elevados (si tenemos en cuenta el hardware integrado) y tienen una variedad limitada que nos deja a algunos usuarios con la sensación de quedar bastante limitados.

Nosotros hemos escogido para nuestro análisis uno de los Zen AiO Pro más economicos, dentro de su variante de pantalla de 24”. Este modelo podemos encontrarlo por unos 1200 Euros con impuestos incluidos. Pero tiene algo en común con todos los modelos de esta nueva gama de ASUS, el diseño.

Este no es el primer sistema todo en uno que diseña ASUS, tienen ya experiencia en la materia y han cogido alguno de los mejores elementos de sus modelos anteriores y tomado prestado el concepto de chasis de una sola pieza para lograr un producto redondo, aunque mejorable. El diseño en aluminio cepillado, anodizado en color “oro”, es sublime. Toda la cubierta es de una sola pieza, para acceder al interior tenemos que retirar la pantalla, y lo mismo ocurre con la pata de soporte, que también está fabricada en una única pieza. Todo este conjunto ofrece robustez y durabilidad al ASUS Zen AiO Pro.

La todo es sencillez en este ordenador. La pantalla ocupa todo el frontal, salvo los marcos necesarios para albergar su excelente sistema de sonido de seis altavoces en dos canales. O también para ocultar su cámara Intel RealSense, o los pequeños leds de actividad que para mí es un detalle fundamental en cualquier ordenador. El usuario siempre tiene que tener una información mínima del estado de su sistema.

No hay unidades ópticas, no hay conectores frontales, no hay botones. Todo se ha ocultado al usuario, pero quedando accesible. La conectividad fisca queda detrás de la unidad, pero fácilmente accesible puesto que la peana deja espacio para que podamos meter la mano con facilidad. Encontraremos detrás cuatro puertos USB 3.0, uno de tipo USB 2.0 destinado al conjunto de teclado y ratón que incluye, y dos puertos de salida para HDMI. La pena es que uno de ellos no sea de entrada.

Encontraremos también un puerto USB 3.1 con conector tipo C, es capaz de ofrecer anchos de banda de hasta 10Gbps. Al otro lado de la peana encontraremos las conexiones analógicas de sonido y un lector de tarjetas SD. Se completa la conectividad física con un puerto Ethernet y una conexión para la fuente de alimentación, justamente en el centro de la unidad. Están puestos ahí porque serán cables fijos y así quedan mejor gestionados por la apertura para cableado que tiene la peana a media altura y que deja los cables completamente ocultos a la vista del usuario.

La fuente es externa, de 120w, así que tendremos que gestionar ese cargador por nuestros propios medios. Ofrece facilidad de cambio, pero personalmente prefiero las fuentes de alimentación integradas.

Solo encontraremos un botón en el Zen Pro AiO Z240IC y está también en la parte trasera. Es grande y está destinado, como podéis imaginar, a encender y apagar la unidad. El diseño queda completamente de una pieza y la gestión del calor se realiza mediante rejillas ocultas en el perfil bajo de la pantalla. Hay que tener en cuenta que casi todos los modelos de esta gama cuentan con pantallas táctiles y por tanto la pantalla tiene que tener un ángulo de ataque y una proximidad adecuada al usuario.

Los acabados son de excelente calidad salvo en el conjunto de teclado y ratón que vienen con él. No solo no mantienen los materiales de la unidad principal, sino que además tienen otro tono de color. Sinceramente no veo a la altura de esta unidad los accesorios que se incluyen con él. Ha sido la única gran decepción de mis pruebas con este bello ordenador todo en uno. El conjunto tiene unas dimensiones de 534x410x47mm de espesor. El peso es de 6.2Kg netos. Viene montado en la caja de una sola pieza, listo para colocar en la mesa y encender. Eso es una de las grandes cosas de los AIO.