ASUS Geforce GTX 1060 Strix

por Javier Rodríguez 18/09/2016 6
GPU
Memoria
Otros
Precio
Web
Nvidia GTX 1060
6GB VRAM GDDR5
Ventación híbrida
369 Euros

Introducción

La tendencia actual de sistemas de ventilación híbrida ha hecho que ganas gaming como las tarjetas ROG de ASUS se mezclen con otras gamas como la Strix cuya principal era precisamente ofrecer nuevas tecnologías en ventilación. Este tipo de soluciones nos ofrecen la potencia que buscamos de una tarjeta gaming con la comodidad de tener un sistema de ventiladores silenciosos en todo momento que disponen de parada completa cuando no exigimos a la tarjeta superar ciertos niveles de temperatura. Esa es la esencia de la gama Strix que en combinación con chips tan eficientes como el GTX 1060 de Nvidia, logra resultados de rendimiento elevados con consumos reducidos y un comportamiento silencioso.

Un chip solvente y eficiente

Pascal ha demostrado que puede ser una arquitectura rápida y potente y más eficiente que generaciones anteriores que ya eran todo un logro en este sentido. La Geforce GTX 1060 profundiza en este avance con una ganancia importante de rendimiento sobre la generación anterior a la vez que consigue reducir el consumo. Esto se traduce en diseños más compactos y eficientes.

El hardware de la Geforce GTX 1060 tiene la esencia de toda la gama Pascal. Fabricados mediante un proceso FinFET de tan solo 16nm y con un consumo medio de tan solo 120 vatios. Esa eficiencia permite un sistema de alimentación reducido y por tanto la fuente recomendada se reduce a 400w, para todo un sistema completo con este chip gráfico.

Las especificaciones de hardware son evidentemente más reducidas que las de sus hermanas mayores, pero no deja de ser un chip solvente. Son 1280 motores CUDA, con una velocidad turbo de 1.7GHz, 6GB GDDR5 de VRAM con una velocidad de 8Gbps (8200 en este modelo) que producen 192GB/s de ancho de banda mediante un bus de datos de 192-Bit. Las mejoras con respecto a la generación anterior, las Geforce GTX 960, son más que evidentes. Sin duda buena parte de estas mejoras la tienen la competencia creciente de AMD con los nuevos chips Polaris de 14nm FinFET.

Su único punto débil, y la verdad no le encontramos explicación salvo que Nvidia quiera proteger sus gamas alta de precios elevados, es que no dispone de conector SLI. No podemos montar dos de estas gráficas, cuando seguro que tienen capacidad de sobra para ello, para que trabajen en paralelo. Sin duda es una decisión meramente comercial.