MSI X99A Workstation

por Javier Rodríguez 13/11/2016 6
Socket
Memoria
Otros
Precio
Web
LGA2011v3
DDR4 ECC
M.2 Ultra, U.2 Turbo
380 Euros

Introducción

Esta placa base es una especia de hibrido entre solución profesional y doméstica. Usa un Socket que tiene una versatilidad enorme en este sentido puesto que soporta una gran variedad de procesadores Core i7, para sistemas domésticos, y de procesadores Xeon para servidores y estaciones de trabajo. Esto es gracias a su socket LGA2011-v3 y al chipset X99 que no es más que una versión domestica de los chipsets serie C de Intel para este socket.

El resultado no cambiara para nada lo que ya conocemos de esta plataforma de Intel, pero nos puede dar un punto de vista más “profesional” a lo que puede ser el PC que usamos a diario.


Chipset y almacenamiento

MSI ha optado por un clásico doméstico como es el X99 de Intel. Hay otros chipsets más “profesionales” para socket LGA2011-v3 como puede ser la serie C600 de Intel. Estos últimos están también muy orientados a sistemas servidor, pero no son tampoco grandes mejoras o muy diferentes a lo que ofrece el X99 de Intel. El X99, a pesar de lo que se puede pensar, es un chipset perfectamente adaptado a soluciones profesionales con una estandarización que va desde el soporte para memoria ECC (con corrección de errores), un gran número de líneas PCI Express y soporte para los estándares de almacenamiento más avanzados.

Tiene capacidad para 8 líneas PCI Express 2.0 y 10 puertos SATA con soporte para Intel RST 14 lo que facilita el acceso a modos RAID avanzados como el 5. Es una plataforma bien adaptada para soluciones Ethernet múltiples, especialmente las firmadas por la propia Intel, y tiene capacidad para 14 puertos USB entre los que podemos encontrar seis puertos nativos de tipo USB 3.0 (USB 3.1 Gen1 5Gbps).

Tiene soporte para las tecnologías empresariales más avanzadas de Intel como el firmware ME en su versión 9.1, “Rapid Start Technology” e integración de sistema de Audio HD. No tendremos soporte para otras prestaciones interesantes como el vPro o el Remote PC Assist.

Este chipset es de un único chip y está fabricando mediante un proceso de 32nm. Tiene un consumo medio de 6.5w así que es fácilmente disipable sin necesidad de ventilación activa. Todo esto suma para tener un sistema estable, seguro y silencioso.

Sin duda no es el chipset más moderno de la marca, pero sigue siendo una base muy interesante para hacer crecer un ordenador de muy altas prestaciones. Lo que falta lo puede poner algunos de los mejores procesadores que tiene Intel en su catálogo que son todos, o casi todos, para este socket.