MSI Z270 XPOWER Gaming Titanium

por Javier Rodríguez 25/01/2017 1
Socket LGA1151
Memoria
Otros
Precio
Web
Core 6 y 7 generacion
DDR4 4133MHz
3xM.2, U.2, 2xGbit
355 Euros
Puntuación de MSI Z270 XPOWER Gaming Titanium en la review:

Chipset y almacenamiento

Introducción

El chipset Z270 es una variante cara, sin duda, pero podemos encontrarlo con precios muy variados, más que en las gamas más altas, con placas base por poco más de 100 Euros, algunas con precios locos de más de 500 Euros y modelos de gama alta como este que superan una cifra para nada despreciable de 350 Euros.

Para justificar esta diferencia de precio, con respecto a los modelos más básicos que al final también disfrutan de la misma tecnología, tenemos que ir a los elementos integrados de forma adicional. Es en este tipo de factores y en otros también funcionales donde una placa base de 350 Euros debe justificarse. Hoy veremos si el modelo más potente de MSI realmente merece la pena.

Chipset y almacenamiento

El chipset Z270 no ofrece grandes novedades sobre el Z170, pero sí que introduce mejoras sobre la anterior generación. Soporta cualquier procesador de socket LGA1151, de esta o la anterior generación, y en esta variante añade también 4 líneas PCI Express 3.0 adicionales. Esto permite que las placas base de esta generación tengan más integración de controladoras y conectores adicionales.

Otra de las novedades interesantes es que ahora hay soporte oficial para tecnologías como el Intel Optane en formato M.2. Se mantiene el soporte Thunderbolt 3 ya introducido con los chipsets de serie 100 y poco más. Seguimos con seis puertos SATA, soporte USB 3.0 de 5Gbps, HD-Audio, etc.

En esta placa base este nuevo chipset se traduce en prestaciones ya conocidas y algunas mejoras conectivas. Estos procesadores soportan la misma capacidad de memoria por lo que esta placa base sigue limitada a cuatro bancos de memoria DDR4 con una capacidad de hasta 64GB. La diferencia es que el nuevo sistema de alimentación digital de esta placa base permite velocidades sostenidas superiores por lo que MSI nos garantiza velocidades de hasta 4133MHz en nuestra memoria DDR4.

Esta placa base aprovecha bien las cuatro líneas PCI-Express 3.0 extra que recibe del Z270 para montar un impresionante sistema de almacenamiento de alta velocidad y potenciar también su conectividad mediante slots.

A los seis puertos SATA habituales, con modos RAID si usamos procesadores de gama media-alta, se suman un slot U.2 para unidades de almacenamiento de alta velocidad y ni que decir tiene que esta placa soporta el protocolo NVMe que es el que nos abre al mundo de unidades de hasta 3GB/s de ancho de banda. El conector U.2 es solo la punta de lanza porque en la misma placa base podemos encontrar tres slots M.2 Socket 3 con velocidades de hasta 32Gbps “por barba” con posibilidad de hacerlos trabajar en RAID a través de la bios de la placa. Eso supone que podemos acceder a velocidades de más de 7GB/s con las unidades adecuadas. Todos estos conectores soportan la tecnología Optane de Intel.

El Z270 es un chipset de bajo consumo, menos de 5w, en un único chipset. Esta placa base lo refrigera con un disipador que hace una función más estética que realmente de necesidades de disipación. Es una placa despejada con un sistema de alimentación digital de 9 fases, más 2 para la memoria, completamente digitales. Produce niveles muy bajos de temperaturas y tiene un funcionamiento sublime.

Ampliación y conectividad

Ampliación y conectividad

Esta placa es un portento conectivo. Es uno de sus fuertes. En su bella superficie gris metalizado podemos encontrar cuatro puertos PEG que tienen que compartir las líneas PCI Express del procesador y de la placa base. Eso hace que, aunque tengan una configuración mecánica 16x los enlaces máximos sean de 8x para dos gráficas y de 8x/4x/4x/4x cuando usamos todos los slots de este tipo. El soporte para Crossfire de AMD y SLI de Nvidia está garantizado.

La alimentación de estos conectores se potencia con un conector de alimentación PEG de seis contactos directamente en placa. De este modo garantizamos suministro de calidad

Aparte de estos conectores podremos encontrar dos puertos adicionales de tipo 1x. No es una gran cantidad de puertos, pero se compensa con otras características que hacen de esta placa base un modelo muy exclusivo. Algunos de estos elementos se cuentan por triplicado. Me refiero a sus slots M.2 Socket3 de hasta 32Gbps de ancho de banda con soporte NVMe.  Dos de ellos alcanzan los 80mm de largo y uno de ellos hasta 110mm de largo. Todos ellos soportan la tecnología Optane de Intel. El conjunto se completa también con un conector U.2 que será útil porque muchas unidades Optane, que están aún por salir al mercado, usaran este tipo de interfaz PCI Express.

La conectividad Ethernet de esta placa base es simplemente sublime. Dos conectores Gigabit firmados por Intel (I219-V + I211AT) que tienen capacidad para trabajar en agrupación de enlaces logrando velocidades de hasta 2Gbps de subida y bajada. Chips de bajo latencia y escaso consumo de CPU y la garantía de un funcionamiento sobresaliente.

La placa también incluye una gran cantidad de puertos USB añadidos mediante controladoras ASMedia. El chipset Z270 no tiene capacidad para USB 3.1 Gen2 así que las marcas se afanan en ofrecer esta capacidad de forma añadida. MSI tiene cuatro puertos de este tipo, todos traseros, y uno de ellos es de tipo USB-C. En el frente se dedican dos de los puertos USB 3.0 tradicionales que si están soportando directamente por el chipset.

Diseño sobresaliente

Diseño sobresaliente

Sin duda uno de los elementos de más valor de esta placa base es su acabado estético y de refrigeración, así como sus capacidades de overclocking. Es una placa base que ofrece un diseño energético sobresaliente con añadidos importantes como las dos líneas de alimentación digital para sus cuatro bancos de memoria RAM.

El procesador tiene 16 líneas de alimentación digital y una zona de ventilación pasiva conectada por heatpipes que es un buen ejemplo de eficiencia térmica en una placa base moderna.

Todo esto es sin duda es llamativo pero lo más espectacular de esta placa base es su acabado estético general. Se trata de un PCB con pintura especial simulando el color del titanio e incluye el acabado en brillo. Los disipadores combinan el negro y este color metalizado para un contraste de acabado perfecto. Los slots tienen un soporte de seguridad, incluidas memorias, socket M.2 y slots PCI Express, que protege cada elemento de daños mecánicos.

La zona la tarjeta de sonido tiene su propio PCB aislado y un escudo EMI que continua el conjunto de disipación principal y protector de conectores de la placa. Todo perfectamente organizado y con un acabado de primera calidad.

Esta placa base también hace sencillo el proceso de overclocking mediante un selector, por hardware o software, con 11 perfiles de frecuencias desarrollados por los ingenieros de MSI. Realizar un overclocking moderado, de calidad, es tan sencillo como girar una rueda de nuestra placa base o activar un modo a través del Command Center de MSI.

La distribución de la placa tiene todos los elementos conectivos donde esperamos encontrarlos, en la posición adecuada y se potencia la conectividad de ventiladores con hasta seis conectores PWM inteligentes. Cuenta también con un conector para bombas con intensidad ampliada de 15 amperios. Perfecto para sistemas de refrigeración avanzados.

Se ha cuidado también el aislamiento de los componentes, así como la protección para sobretensiones tanto en conectores frontales como traseros. Tendremos en placa elementos como un display POST, botones en placa para encendido y reset y también leds de debug para conocer en todo momento el estado de nuestra placa y los componentes instalados.  Este modelo cuenta también con un control adicional para ajuste de overclocking en tiempo real y puntos de registro de voltaje para tener mediciones de la placa en tiempo real de una forma cómoda y segura.

Funcionalidad de software y sonido

Funcionalidad de software y sonido

MSI completa el equipamiento de la placa con un sistema de sonido completamente rediseñado. Cierto es que se mantiene el mismo sistema de aislamiento de PCB en diferentes capas, y el uso de componentes especialmente diseñados para Audio, pero también se incorpora un nuevo DSP con magnificas características.

Ahora contaremos con soporte para muestreo de 32-Bit, con un ratio de ruido de 120dB SNR y soporte para DSD. Se mantiene también el diseño de doble amplificador para conectores traseros y delanteros. Estos amplificadores soportan auriculares de monitorización con impedancia de hasta 600ohmios.

MSI estrena también los nuevos Códec Nahimic 2 que nos permitirán elementos de modificación y efectos avanzados. El nuevo Nahimic trae novedades interesantes como un sistema de rastreo visual de fuentes de sonido y mejoras en la calidad de la voz aumentando la claridad y la nitidez de nuestras comunicaciones vocales.

El paquete de software incluye utilidades como la priorización y optimización de redes, RAMDisk, optimizador de transferencia para unidades SSD y SSD; programabilidad de cualquier teclado conectado al PC, tenga esta funcionalidad o no, sistema OSD de información en pantalla cuando jugamos y un largo etcétera.

Nuestra experiencia y veredicto

Nuestra experiencia y veredicto

Si tenemos capacidad y ganas para sacar partido a los mejores procesadores del mercado no se me ocurre mejor placa base que utilizar. Es también un elemento de calidad con componentes de excelente factura. Su aspecto es inmejorable en forma y modernidad e incluye un gran paquete de software además de los mejores sistemas de overclocking automático que ha desarrollado MSI hasta la fecha.

No es el modelo más caro del mercado, tampoco el que más componentes especiales integra, pero es una gran placa base para jugadores y ofrece un aspecto magnifico compatible con los mejores sistemas de iluminación RGB, que podemos controlar desde la misma placa base, y las tecnologías esenciales desarrolladas de forma espectacular.

Los resultados con nuestro procesador Core i7-7700k son más o menos los mismos que hemos logrado con las ultimas placas base similares que hemos probado. Esto se debe sobre todo a la incapacidad de estos nuevos procesadores de mantener temperaturas adecuadas a voltajes medios-altos. Se pueden lograr buenas frecuencias, pero nada que no se haya visto antes y el rendimiento queda muy parejo a generaciones anteriores.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

  • Producto: MSI Z270 XPOWER
  • Fecha: 26/01/2017 0:00:20