Gigabyte Aorus GA-Z270X-Gaming5

por Javier Rodríguez 11/03/2017 3
Socket
Memoria
Otros
Precio
Web
LGA1151
64GB DDR4
M.2x2 32Gbps
209 Euros
Puntuación de Gigabyte Aorus GA-Z270X-Gaming5 en la review:

Chipset y almacenamiento

Introducción

Gigabyte tiene una extensa gama de placas base de chipset Z270. Hoy nos detenemos en uno de sus modelos más completos y también en uno de sus modelos más capacitados en esta moda de la iluminación RGB. Es sin duda la placa base más elaborada en este sentido que ha pasado por nuestro laboratorio, pero aparte de la “pirotecnia” también es una placa base muy sólida donde montar un PC de primer orden.

Chipset y almacenamiento

Todos conocemos ya las prestaciones del chipset Z270 de Intel, pero está bien que recordemos algunas de sus claves fundamentales y también alguna de sus carencias. Su principal ventaja es dar soporte a los procesadores Core i5 y Core i7 de socket LGA1151 de Intel. Procesadores entre los que destacan, sobre todo para este chipset ya que ofrece prestaciones mejoradas para overclocking, el Core i7-7700k, Core i5-7600k y Core i3-7350k.

Añade también 4 líneas PCI Express 3.0 adicionales. Esto permite que las placas base de esta generación tengan más integración de controladoras y conectores adicionales. Otra de las novedades interesantes es que ahora hay soporte oficial para tecnologías como el Intel Optane en formato M.2. Se mantiene el soporte Thunderbolt 3 ya introducido con los chipsets de serie 100 y poco más. Seguimos con seis puertos SATA, soporte USB 3.0 de 5Gbps, HD-Audio, etc.

En esta placa base este nuevo chipset se traduce en prestaciones ya conocidas y algunas mejoras conectivas. Estos procesadores soportan la misma capacidad de memoria por lo que esta placa base sigue limitada a cuatro bancos de memoria DDR4 con una capacidad de hasta 64GB. La diferencia es que el nuevo sistema de alimentación digital de esta placa base permite velocidades sostenidas superiores por lo que MSI nos garantiza velocidades de más de 4133MHz en nuestra memoria DDR4.

Esta placa base aprovecha bien las cuatro líneas PCI-Express 3.0 extra que recibe del Z270 para montar un impresionante sistema de almacenamiento de alta velocidad y potenciar también su conectividad mediante slots.

La Aorus GA-Z270X-Gaming5 tiene una configuración de almacenamiento muy completa, pero a la que hay que prestar especial atención si no queremos llevarnos sorpresas a la hora de usar los diferentes conectores. Tiene dos slots M.2 Socket3 con velocidades de hasta 32Gbps que podemos usar con unidades de 80 y 110mm dependiendo del conector. Pueden soportar NVMe y RAID y también la tecnología de almacenamiento Optane de Intel. Estos dos conectores de alta velocidad conviven con un conector U.2 que comparte conectividad con el M.2 secundario.

Los puertos SATA son también de todo menos lo habitual. Tiene los seis conectores habituales, pero se han montado todos formando conectores Express SATA. Como sabéis este tipo de conectores se forman por dos SATA tradicionales y un pequeño conector, con aspecto de SATA, pero más corto. Es evidente que tendremos algunas limitaciones para usarlos todos como ExpressSATA (10Gbps) a la vez y cuando lo hagamos no podremos usar los puertos SATA como tal. Aun así, es una configuración interesante y potente que no nos limita, sobre el papel, el número de unidades SATA que podemos montar en ella.

El Z270 es un chipset de bajo consumo, menos de 5w, en un único chipset. Tiene 11 fases de alimentación para el procesador y 2 fases para los cuatro bancos de memoria DDR4. El sistema de disipación es completamente pasivo y más aparatoso de lo que realmente es ya que buena parte del volumen de placa se lo lleva la cubierta estética de la zona de conectores traseros y sistema de sonido. El chipset tiene un sencillo disipador completamente pasivo, todo lo que necesita para trabajar a temperaturas medias.

Ampliación y conectividad

Ampliación y conectividad

La Aorus GA-Z270X-Gaming5 dispone de tres puertos PEG principales. Son todos de tipo 16X, pero solo uno de ellos tiene realmente capacidad para esta velocidad de enlace. Los otros dos tienen conectividad máxima de 8x, el segundo, y de 4x el tercero. Entre ellos podemos localizar tres puertos PCI Express 1x adicionales y, como ya hemos descrito antes, entre ellos podemos localizar dos puertos M.2 de almacenamiento de alta velocidad.

Tiene certificación tanto para soluciones Crossfire como SLI para montar configuraciones de hasta dos tarjetas. La conectividad trasera también es extensa, así como los conectores para frontal de caja.

Como veis en la imagen cuenta con cuatro puertos USB 2.0, un puerto de legado, dos puertos USB 3.0 tipo A y los conectores habituales para un sistema de sonido de calidad. Dos de los puertos USB 2.0, coloreados en amarillo, han sido especialmente diseñados para aquellos usuarios que usan sistemas DAC USB externos. Mejoran la estabilidad de la entrega de potencia del conector para tener una calidad de sonido sostenida.

Disponemos también de dos conectores de video, Displayport y HDMI, y de dos puertos USB 3.1 Gen2 de 10Gbps proporcionados por un chip ASMedia ASM2142 adicional. Este chip está conectado mediante un enlace PCI Express 3.0 de 2x lo que le permite ofrecer a ambos conectores un ancho de banda de 16Gbps. Las configuraciones normalmente son en base a los puertos PCI Express 2.0 del chipset por lo que la capacidad de ancho de banda se limita a 10Gbps para ambos conectores.

Gigabyte también añade algo que yo aprecio mucho. Un doble conector Ethernet Gigabit. La pena es que no son los dos Intel para usar modos de “teaming” con doble enlace o enlace de tolerancia a fallos, pero muchos usuarios se conformaran con tener dos interfaces de red. Uno está firmado por Intel y otro es un “sobreactuado” Killer E2500 de Qualcomm.

Para el frontal la placa nos ofrece cuatro puertos USB 2.0 adicionales y también cuatro puertos USB 3.0 Gen1 de 5Gbps con el conector tradicional de 19 pines. Suficiente para cualquier chasis actual y en conjunto un buen paquete de conectores donde se ve que Gigabyte ha trabajado los detalles.

Diseño cuidado y muy luminoso

Diseño cuidado y muy luminoso

Aparte de la gran cantidad de leds RGB que contiene esta placa base lo cierto es que el diseño es magnífico. Es una placa muy bien distribuida donde todos los conectores están como y donde deben estar. Tiene algunos controles en placa que están situados en la parte superior y que nos permiten activar algunos modos de overclocking y de uso de energía desde la propia placa base.

Su combinación de PCB completamente negro con algunos elementos estéticos en blancos combina realmente bien y se adapta a los gustos de muchos usuarios que ahora miran mucho esta combinación para dar ese toque colorido a sus creaciones.

La estructura es la clásica que encontraremos en cualquier placa base Z270. Cumple también perfectamente con las medidas estándar del ATX, ni más ni menos, y me gusta especialmente lo bien que ha situado Gigabyte las zonas de ampliación con libertad para cambiar unidades M.2 con la gráfica principal instalada en el sistema. Entre los dos slots principales también hay doble espacio de ventilación para que las tarjetas gráficas respiren adecuadamente.

Gigabyte también añade en este modelo refuerzos mecánicos en sus slots principales. Una moda a la que se han aficionado todos los fabricantes pero que personalmente creo que es una medida más estética que realmente funcional. He visto arrancar slots de una placa base, sin duda, pero suelen ser errores muy aislados.

El sistema de ventilación cuenta con 5 puntos de ventilación híbridos preparados para todo tipo de sistemas de ventilación ya sean ventiladores PWM, DC, bombas de impulsión, etc. Dispone también de seis sensores y un nuevo sistema de gestión de ventilación que lograran ajustar todos los ventiladores de nuestro sistema de forma inteligente y buscando los niveles de ruido muy reducidos.

Tiene más de 20 leds en su configuración luminosa y pueden configurarse en el color que queramos y con diversos efectos luminosos. Esta placa tiene además un conector estándar para tiras de leds por lo que podremos sincronizar todo el sistema de iluminación directamente desde la placa base y su sistema de gestión por software desde Windows o desde aplicaciones para sistemas móviles.

Funcionalidad de software y sonido

Funcionalidad de software y sonido

Si bien creo que Gigabyte tiene una de las bios UEFI (dual Bios en este modelo) más simples del mercado, aun después de la mejora de este año, pero lo cierto es que lo que tiene que hacer lo hace a la perfección y son excelentes herramientas de overclocking para cualquiera tenga o no conocimientos avanzados sobre el tema. Es fácil sacar partido de cualquier procesador en esta base y lo mismo ocurre con memorias con frecuencias poco convencionales. Potenciaremos nuestro rendimiento en los dos frentes de los cuatro frentes fundamentales del rendimiento de cualquier PC (CPU, memoria, gráficos y almacenamiento).

El sistema de sonido de esta placa base, en general de Gigabyte en sus modelos de gama media y alta, es excelente. Un DSP de calidad como es el ALC1220 se combina con los códec X-Fi MB5 de Creative y un buen conjunto de componentes y elementos sonoros dedicados.

La placa cuenta con una zona aislada del PCB, canales de sonido en diferentes capas y componentes especialmente diseñados para sistemas de sonido de alta fidelidad. Dispone de amplificador para auriculares con sensor automático de impedancia y dispone de módulos OP-AMP intercambiables para que cada usuario pueda personalidad el sonido de su placa base.

Tiene incluso, cosa que ya comentamos antes, dos puertos USB especialmente diseñado para sistemas de sonido USB alimentados por el puerto. Una corriente más estable garantiza que nuestro DAC USB se comporte como debe y de lo mejor de sí.

Gigabyte tiene una aplicación de gestión automática de utilidades para sus placas base que nos hará la vida muy sencilla y nos permitirá también sacar todo el partido a nuestra placa base. El software Easy Tune, un clásico de la marca, sigue siendo el pilar fundamental.

Nuestra experiencia y veredicto

Nuestra experiencia y veredicto

Es la primera placa base de la gama Aorus de Gigabyte que tengo la oportunidad de probar y lo cierto es que ha sido una experiencia muy satisfactoria. Fácil de overclockear en niveles moderados, sin apenas intervención o parametrización y con un desempeño de gran calidad.

Muy buen overclocking con voltajes de CPU ajustados. Si bien esto es merito de la CPU si que también es responsabilidad de Gigabyte porque esta logrado mediante los sistemas de ajuste automatizado de la placa. Simplemente eligiendo el multiplicador que queriamos.

Es una placa base de aspecto moderno y bien trabajada donde tendremos muchas oportunidades de acabar disponiendo de un gran PC. Su gran capacidad de almacenamiento, su buena configuración de ampliación y su sistema de sonido la hace un modelo realmente apetecible.

Lo mejor es que este modelo no es caro, poco más de 200 Euros, lo que la sitúa en una posición muy competitiva. No tiene grandes extras, pero es muy completa y su funcionamiento es impecable. Es una de esas que siempre aparecerá en tu lista de placas a tener muy en cuenta a la hora de montar un buen PC basado en el socket LGA 1151 de Intel.

  • Producto: Aorus GA-Z270X-Gaming5
  • Fecha: 11/03/2017 23:02:58
Secciones: Placas Base