ASUS Zenfone AR

por Antonio Delgado 24/08/2017 3
CPU, RAM, Almacenamiento
Pantalla
Cámara
Precio
Web
Snapdragon 821, 6 GB RAM, 128GB
5,7" SuperAMOLED (2.560 x 1.440)
TriCam, triple sensor para AR
899 Euros
Puntuación de ASUS ZenFone AR (ZS571KL) en la review:

Introducción y especificaciones

ASUS siempre ha sido una compañía que ha tratado de innovar en el sector móvil, algunas veces con más fortuna que otras, pero sin duda es una actitud que se agradece en un mercado muy saturado con smartphones que no difieren apenas entre unos y otros.

En su currículum tienen modelos tan innovadores como los Padfone convertibles en tablets, o el uso de zooms ópticos en móviles compactos en la gama Zenfone Zoom, e incluso sus modelos base de Zenfone siempre han destacado por ofrecer una relación calidad/precio muy ajustada.

El Zenfone AR que tenemos aquí es uno de esos dispositivos que, más que buscar una gran acogida en el mercado, demuestran de nuevo que la innovación es algo importante en ASUS. Se trata de los pocos terminales (tan solo existe otro modelo en el mercado de Lenovo) con los sensores necesarios para ser compatible con el sistema de realidad aumentada Project Tango de Google, un sistema que, si bien ya os adelantamos que es la mejor implementación de Realidad Aumentada en un smartphone que hemos visto nunca en funcionamiento, está destinado para un público muy concreto.

Además, también es compatible con la plataforma de realidad virtual Google Daydream.

Especificaciones técnicas

  • Procesador Snapdragon 821
  • 6 GB de RAM
  • 128 GB de almacenamiento interno
  • Pantalla de 5,7” SuperAMOLED de 2.560 x 1440 píxeles de resolución
  • Protección Gorilla Glass 4
  • Sistema de cámara TriCam con todos los sensores necesarios para mapear el entorno
  • Cámara principal de 23 MP con sensor de 1/2,6” y f/2.0. OIS de 4 ejes.
  • Cámara frontal de 8 MP
  • WiFi 802.11 ac, BT 4.2
  • Altavoz de 5 imanes con NXP Smart AMP
  • Dual SIM 4G
  • microSD
  • Android 7.0 con ZenUI
  • 3.300 mAH con carga rápida y carga inversa (no sustituible)
  • USB-C
  • 77,4mm x 158,7mm x 8,9mm
  • 170 gramos

Diseño, pantalla y Cámara

El Zenfone AR rompe con el diseño habitual de los ASUS Zenfone de última generación, sobre todo en la parte trasera. Por una parte, la decisión de ASUS de lanzar todos sus terminales, aunque no tengan que ver entre sí, dentro de la misma familia “ZenFone” puede servir para unificarlos, pero tampoco parece tener mucho sentido que terminales como el Zenfone AR o el Zenfone Zoom S compartan nombre con otros como el Zenfone 3 y sus variantes.

Sea como sea, volviendo al diseño, tenemos una parte trasera con acabado en imitación de cuero que nos recuerda al primer Zenfone Zoom, donde la protuberancia del sistema de cámaras y sensores de Project Tango predomina notablemente.

Donde encontramos más similitudes con otros Zenfone de tercera generación es en el borde metálico con el doble biselado y en el frontal, aunque no hay mucho margen para hacer un frontal diferente a la maría de teléfonos.

ASUS se ha decantado por un sensor de huellas en la parte frontal donde el botón home. Comentar que el sensor funciona como la seda, desbloquea al instante y no da falsos negativos en ningún momento, superando sin problemas al funcionamiento del sensor de terminales como los Galaxy S7 edge.

En los bordes tenemos los botones de encendido y volumen, la bandeja de las dos SIM y de la tarjeta microSD, mientras que en la parte superior hay espacio para un micrófono y en la inferior está el conector minijack de auriculares, el USB-C, el altavoz principal y el micrófono principal.

Hay que destacar que ASUS haya incluido tanto una funda transparente como un protector de pantalla al terminal, unos accesorios que no son especialmente caros pero que pocos fabricantes incluyen, sin duda algo de agradecer que esperamos que más fabricantes copien.

Pantalla

La pantalla de este Zenfone AR está basada en un panel  SUper AMOLED y, al ser un terminal pensado también para realidad virtual con su compatibilidad para el sistema Daydream de Google, cuenta con una resolución WQHD de 2.560 x 1.440 píxeles.

La calidad del panel es muy buena y su densidad de 525 puntos por pulgada está a la par de los terminales punteros del mercado. Sin duda una densidad necesaria para la realidad virtual, al menos mientras no empecemos a ver llegar a gran escala paneles con mayores resoluciones.

El brillo es suficiente para ver contenido en la mayoría de situaciones de luz, aunque si salimos a pleno sol se puede quedar algo insuficiente.

Cámara

La cámara principal del Zenfone AR está basada en un sensor de 1/2,6 pulgadas con 23 megapíxeles y sistema de estabilización óptica con una apertura de f/2.0, una apertura bastante moderada si la comparamos con la competencia o con los F/1.7 del propio Zenfone Zoom S.

De hecho, esta cámara es prácticamente idéntica a la del Zenfone 3 Deluxe y no hemos notado diferencias representativas en ella más allá de algunos cambios en el procesador

Los 23 megapíxeles ofrecen una resolución superior a los 12-13 MP que estamos acostumbrados a ver últimamente, un plus si queremos realizar ampliaciones, y en entornos de suficiente iluminación se comporta correctamente, con un modo Pro que permite jugar con los valores de la cámara para sacar las fotografías a nuestro gusto.

Quizá el procesado del modo auto es algo agresivo en algunas tomas, sobre todo a la hora de destacar colores en tomas de paisajes, pero por lo general se comporta correctamente.

Aunque cuenta con estabilizador óptico, el sensor junto a la apertura de F/2.0 no es capaz de acercarse a los modelos punteros en fotografía. El modo nocturno permite reducir la resolución combinando varios píxeles en uno para ganar en detalle e iluminación, pero requiere que estemos bastante estáticos.

Por suerte, ASUS ha corregido los problemas de rendimiento de la cámara y de la aplicación de cámara que sufría en el Zenfone 3 Deluxe y ahora funciona todo como la seda, sin retardos a la hora de realizar fotografías, sin duda la llegada de Android 7.0 le ha sentado realmente bien a la cámara del Zenfone.

Realidad Aumentada y Realidad Virtual

Project Tango es una plataforma de realidad aumentada que Google ha creado para unificar aplicaciones y hardware y así poder facilitar la expansión de este concepto de “realidad” modificada. Para poder hacer uso de la plataforma hace falta un móvil equipado con distintos sensores encargados de mapear el entorno y el movimiento, lo que hace que la lista de móviles compatibles sea realmente reducida hasta el punto que solo hay dos móviles compatibles en el mercado, un modelo de Lenovo y este ASUS Zenfone AR.

ASUS ha desarrollado el módulo TriCam formado por distintas cámaras y sensores. Además del sensor de enfoque láser, este sistema incluye un emisor infrarrojo y laser, un detector para mapear el entorno ayudándose de los puntos de luz generados y una cámara encargada de detectar el movimiento, todo ello trabajando codo con codo con la cámara principal de 23 megapíxeles que se encarga de mostrar la imagen sobre la que se superponen los elementos.

Hemos probado varias aplicaciones y os iremos mostrando su utilidad y qué tal funcionan.

La primera ha sido Measure, una aplicación que permite realizar mediciones sobre el entorno pulsando directamente en las zonas que queramos medir. Su manejo es muy sencillo y podremos realizad figuras para medir varios lados o incluso elevarlas tridimensionalmente de manera sencilla.

Las medidas que ofrece la aplicación son realmente precisas, al menos a distancias cortas o moderadas que es donde tendremos más claro el enfoque.

SlingShot Island es un juego donde colocaremos una isla flotante en medio de nuestra habitación y tendremos que ir derribando torres utilizando una catapulta gigante. Podremos rodear la isla moviéndolos y ajustar el tiro con nuestra catapulta gigante. El efecto está muy bien conseguido y, aunque si nos acercamos demasiado se puede perder la proporción de la isla, en general el modelo se integra muy bien en el espacio de juego.

Una de las aplicaciones que más nos ha gustado por lo bien que implementa los elementos en el espacio, tanto a nivel de escala como de perspectiva y movimiento y además por su utilidad es iStagin. En esta aplicación podremos ver un enorme catálogo de muebles y accesorios para nuestro hogar y colocarlos donde queramos para ver como quedarían.

La gran mayoría de modelos cuentan con un buen nivel de detalle y la colocación es perfecta. Además podremos medir distancias para ver qué muebles entrarían (e incluso comprarlos directamente desde la App.

Otra aplicación que realiza muy bien el posicionamiento es Dinos Among US, una aplicación creada por el museo de Historia Natural de América donde podremos colocar distintas especies de dinosaurios en el entorno y ver cómo sería si existieran en la actualidad.

Es cierto que los modelos son bastante, por no decir muy, poligonales, pero se integran tan bien en el entorno y con su movimiento que prácticamente nos olvidamos de ese detalle.

La aplicación permite grabar pequeños vídeos, aunque con una calidad bastante mala que no hace justicia a lo que se ve realmente, aun así os dejamos con un pequeño vídeo para que podáis ver cómo se mantienen en su posición aunque nos movamos a su alrededor.

 

Hemos probado también BMW Visualiser, una aplicación que nos muestra dos modelos de vehículos de BMW que podremos configurar e ir viendo tanto en el exterior como en el interior.  Aunque el modelo de los vehículos está bien creado y se puede recorrer el vehículo con facilidad, es una de las aplicaciones en las que es bastante complicado acertar a la hora de colocar el vehículo y sus proporciones no suelen erar demasiado conseguidas.

Otra aplicación con mucho potencial pero a la que todavía le falta trabajo es MagicPlan. Utilizando los sensores, podremos ir indicando donde se encuentran las paredes, suelo, techos y elementos de una o más habitaciones y nos generará el plano completo. Sin embargo, muchas veces no reconoce bien las paredes y su control es bastante caótico, además muchas funciones son de pago.

 Como adelantábamos al principio, el ASUS Zenfone AR es el terminal con el que hemos disfrutado de la mejor implementación de realidad aumentada. El sistema de mapeado es realmente preciso y los objetos que se proyectan en él quedan perfectamente fijados incluso si nos movemos.

Es cierto que depende de cada aplicación el efecto está más o menos conseguido, pero sin duda a nivel de hardware su funcionamiento es impecable.

Un problema al que se enfrenta este terminal y Project Tango en general es que el catálogo de aplicaciones es bastante limitado y, encima, hay bastantes aplicaciones que tienen restricciones regionales incomprensibles, por lo que se reduce aún más.

No ayuda a esta situación que solo haya dos móviles compatibles, además, si bien su implementación y funcionamiento funciona muy bien, no es una tecnología para todo el mundo. Está bien que puedas amueblar tu piso virtualmente desde el móvil y puede ser útil en algunos casos, pero ¿Tan útil como para gastarse 900 Euros en un móvil específico para usar esta tecnología?. Lo dudamos mucho.

Donde sí que puede tener más sentido el Zenfone AR y, en general, Project Tango, es en entornos profesionales concretos, para decoradores, arquitectos, o incluso técnicos que puedan ver a tiempo real superpuestas las instrucciones o piezas que se requieren cambiar.

Realidad Virtual.

El ASUS Zenfone AR es también compatible con Project Daydream, el sistema de realidad virtual avanzado de Google, por lo que podremos emparejarlo con gafas compatibles con el mando de control Daydream. La resolución de su panel y potencia del procesador son más que suficientes pare disfrutar del catálogo de aplicaciones y juegos VR disponibles en la plataforma sin problemas, aunque necesitaremos el mando compatible para acceder a ellas y no se incluye con el terminal.

Hay que destacar un detalle bastante curioso del móvil, o al menos de su embalaje: la caja del ASUS Zenfone AR se puede convertir en un visor de realidad aumentada, ya que con unos cuantos plegados con imanes incluidos y gracias a las dos lentes que se incluyen es posible montarlo en poco tiempo.

Si bien sirve para poder probar durante un rato la realidad virtual en el dispositivo, no tiene cintas para sujetarlo a la cabeza, por lo que no sirve para un uso prolongado y es bastante engorroso en esos casos.

Sea como sea, los sensores del móvil hacen su trabajo y el procesador y gpu son capaces de manejar con soltura los movimientos de cabeza a tiempo real sin producir mareos por culpa de lags o retardos.

Autonomía y rendimiento.

Los 3.300 mAh de batería del Zenfone AR lo colocan en la media de autonomía de terminales con procesadores y hardware similar, pero con el hándicap que supone el consumo extra de las aplicaciones y juegos de realidad aumentada y realidad virtual.

No le hubiera venido mal una batería de más capacidad, sobre todo teniendo en cuenta que tiene una pantalla de 5,7” y un tamaño considerable para añadir algo más grande, aunque posiblemente supusiera un aumento de grosor. Quizás en un terminal tan centrado en tecnologías como Project Tango mantener un grosor fino no sea tan importante como una mayor autonomía.

Al final, si utilizamos AR y VR nos costará bastante llegar a la noche sin tener que haber recargado el terminal. Por suerte la disponibilidad de carga rápida, aunque sea pa cargar la mitad de la batería, nos solucionará parte del problema.

Curiosamente ASUS también incluye carga inversa en el Zenfone AR, lo que permitiría cargar otros dispositivos con la batería del propio terminal. Esto, si bien era bastante práctico en terminales como el Zenfone MAX o en el Zoom S con su batería de 5.000 mAh, quizás sea demasiado optimista en este terminal.

Rendimiento

El procesador escogido por ASUS para dar vida al Zenfone AR es el Snapdragon 821, el procesador más potente de Qualcomm en la pasada generación. Aun así, no languidece ante ninguna tarea y ya hemos visto que es más que suficiente para Tango y Daydream.

Ayudan también los 6 GB de memoria RAM que integra. No tendremos problema para realizar ninguna tarea por muy exigente que sea, pero es cierto que hablamos de un terminal de 899 Euros y, por ese precio, muchos esperaran lo último de lo último como un Snapdragon 835.

Básicamente, estamos ante el mismo hardware interno que el Zenfone 3 Deluxe que ya analizamos en su día y su rendimiento en los test ha sido el mismo, con alguna variación concreta debido a las propias variaciones de los test, pero sin ninguna sorpresa.

Podéis ver todas las gráficas de rendimiento en la review que realizamos al Zenfone 3 Deluxe.

Análisis y conclusión.

El ASUS Zenfone AR lo tiene complicado para colocarse como un móvil de consumo al uso que compita con modelos convencionales en su gama, pero tampoco es su objetivo.

Hablamos de un terminal de 899 Euros, una cantidad que se acerca o incluso supera a los terminales de gama más alta de la competencia, donde encontraremos móviles más potentes y con funciones como la cámara, considerablemente mejores, por lo que posiblemente el Zenfone AR nunca llegue a convertirse en un superventas. A fin y al cabo, la tecnología de Project Tango tiene mucho más sentido en entornos concretos como profesionales para tareas muy concretas, por lo que tampoco creo que la intención de ASUS haya sido la de convertir al Zenfone AR en un terminal mainstream.

No deja de ser una demostración de lo que es capaz de hacer ASUS en cuanto a innovación se refiere y, queramos o no, es de las pocas opciones que existen en el mercado si queremos disfrutar de la realidad aumentada de Project Tango o incluso la Realidad Virtual de Daydream, dos tecnologías con las que el Zenfone AR se comporta de maravilla.

De hecho, tenemos que volver a repetir: El ASUS Zenfone AR nos ha ofrecido la mejor experiencia de realidad aumentada que hemos probado nunca en un smartphone. Se nota el buen trabajo y la presencia de los sensores de la cámara TriCam. Habíamos probado sistemas de AR en terminales convencionales y esto es otro mundo completamente distinto, con una mayor precisión a la hora del mapeado y colocación de los modelos incluso en movimiento.

También hay que volver a comentar que la escasez de aplicaciones que aprovechen las capacidades de este terminal es un hándicap importante y el hecho de que solo existan dos terminales compatibles con Project Tango no parece que vaya a ayudar a que esta situación cambie pronto, pero posiblemente veamos nuevas aplicaciones en breves centradas en sectores y entornos más concretos donde un dispositivo como este tiene mucho más sentido, mucho más que en el mercado doméstico.

Quizás en un futuro veamos esta tecnología implementada de forma masiva en terminales convencionales con precios más ajustados. Mientras tanto, el ASUS Zenfone AR es prácticamente el único terminal del mercado que nos podrá ofrecer una experiencia de realidad aumentada tan bien ejecutada.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
La mejor experiencia de Realidad Aumentada para smartphones
6 GB de RAM
Pantalla de alta resolución SuperAMOLED
Potente
Diseño cuidado
Compatible con Project Tango y Daydream
Mejoras importantes en el funcionamiento de la cámara respecto del Zenfone 3 Deluxe
Se incluye protector de pantalla y funda
La caja se convierte en unas gafas de Realidad Virtual provisionales
LO PEOR
Batería escasa
Precio elevado para el mercado doméstico
Procesador de generación pasada
Demasiado bloatware y aplicaciones prescindibles en ZenUI
  • Producto: ASUS Zenfone AR
  • Fecha: 24/08/2017 15:18:42