Review Placa Base Gigabyte Z390 Aorus Pro

Review Placa Base Gigabyte Z390 Aorus Pro

por Javier Rodríguez 22/09/2019 5
Chipset
Memoria
Otros
Precio
Web
Intel Z390
128GB DDR4 4233+
A-RGB, Gigabit, 2xM.2 NVMe
185 Euros
Puntuación de Gigabyte Z390 Aorus Pro en la review:

Introducción a las especificaciones de la Gigabyte Z390 Aorus Pro

A pocos días de que Intel se defienda con su revisión KS del Core i9-9900K, os presentamos uno de los modelos Z390 de Gigabyte más equilibrados. Un modelo con pocos extras, pero con una serie de prestaciones importantes que conforman un “core” en esta placa base muy solido para dar soporte a los mejores procesadores de Intel en esta generación.

Chipset Z390 y almacenamiento

El Z390 es un chipset que no añade grandes novedades, no sobre las generaciones anteriores, que es compatible con cualquier procesador Core de séptima y octava generación, y que ha quedado a nivel conectivo por detrás de las ultimas generaciones de AMD como el AMD X570 que ya soporta conectividad PCI Express 4.0.

Las principales diferencias de esta generación con la anterior generación de chipsets Z370 de Intel se reducen a dos. Una es la introducción de soporte para USB 3.1 Gen2 de forma nativa y la otra el soporte para Wifi integrado, la segunda no se ve implementada en este modelo de Gigabyte.

El Z390, por otro lado, no ofrece novedades técnicas fundamentales sobre el Z370 que conserva su capacidad para realizar overclocking con cualquier procesador Core de tipo K, incluidos los nuevos de 8 núcleos disponibles desde hoy.

Entre las prestaciones de este chipset encontramos 24 líneas PCI Express 3.0, que estas placas aprovechar para aumentar la capacidad de ampliación y usar sistemas de almacenamiento de alta velocidad, y un bus PCI Express 3.0 4x (Bus DMI de 8GT/s) para la comunicación con el procesador.

El soporte para gráficos dedicados viene de la mano del procesador, que en esta gama tienen 16 líneas PCI Express 3.0 adicionales, así que estas 24 líneas quedan dedicadas a otros elementos importantes de cualquier ordenador moderno. Este chipset, a diferencia del Z370, ofrece soporte para 10 puertos USB 3.0 Gen1 que puede ser distribuido también en hasta 6 puertos USB 3.1 Gen2 de hasta 10Gbps. El integrador de la placa elige como distribuir esta conectividad en cada uno de sus modelos.

Otras novedades ligeras las encontramos en la versión de la Firmware ME, que ahora se sitúa en la versión 12 y soporta también el estándar SDXC SDA 3.0. El resto es idéntico al Z370 incluido su proceso de fabricación de 22nm y un consumo de 6w.

Este chipset no ofrece nada nuevo en almacenamiento, y quizás la diferencia más llamativa con los modelos PCI Express 4.0 de su competencia que ahora disfrutan de unidades de almacenamiento de hasta 5GBps de ancho de banda mientras que estos chipsets de Intel se tienen que conformar con unidades de almacenamiento de una generación anterior con velocidades de hasta 3GBps de transferencia secuencial

Las 24 líneas PCI Express 3.0 dan para configurar un gran numero de unidades de última generación con los rendimientos que esperamos de los modelos más avanzados del mercado con este tipo de conectividad.

Entre las tecnologías soportadas tenemos, por supuesto, conectividad M.2 PCI Express con protocolo NVMe que podemos usar en RAID siempre y cuando la placa base tenga los puertos adecuados. Este chipset también soporta tecnologías Optane de Intel incluidas las unidades Intel Optane de última generación como los últimos Optane 905P o las unidades Optane H10 que probamos hace tan solo unos días.

Este modelo de Gigabyte es un claro ejemplo y una buena demostración de este catalogo de tecnologías. La Gigabyte Z390 Aorus Pro cuenta con dos conectores M.2. El primero tiene un largo disponible de hasta 110mm, soporta tanto conectividad SATA como PCI Express 3.0 de 2x/4x, el segundo tiene el mismo tipo de conectividad, pero el largo de unidad está limitado a 80mm que por otro lado es el estándar del mercado.  Podemos montar sistemas RAID con todos ellos. Soportan todos hasta 32Gbps y soportan las unidades más rápidas del mercado con interfaz PCI Express 3.0.

En cuanto a conectividad SATA, la Gigabyte Z390 Aorus Master dispone de los esperados seis conectores SATA que aporta el chipset. Soportan modos RAID de hasta nivel 5 y comparten conectividad con los primeros puertos M.2. Si instalamos unidades SATA M.2 en estos puertos, algunos conectores SATA tradicionales quedaran inhabilitados.  En cuanto a memoria RAM, esta placa base tiene capacidad para hasta 128GB de memoria DDR4 con velocidades de hasta 4266MHz con overclocking y perfiles XMP 2.0.

Ampliación y conectividad

La Gigabyte Z390 Aorus Pro es una placa base de formato ATX lo que nos permite tener un buen numero de slots para tarjetas de ampliación. Este modelo tiene dos slots PEG principales que pueden funcionar hasta PCI Express 3.0 8x cuando trabajan juntos o 16X cuando solo el slot principal esta en uso. Ambos tienen un armazón metálico adicional para mejorar su resistencia mecánica y soportan modos de GPU en paralelo tanto Nvidia SLI como AMD Crossfire.

Todos tienen separación doble así que podemos montar tarjetas gráficas en paralelo con espacio extra para la ventilación adecuada de las mismas. Existe también un tercer slot de tamaño PEG (hasta 16x) pero está limitado electrónicamente a 4x así que esta mas destinado a otro tipo de tarjetas de ampliación más allá de tarjetas gráficas. El conjunto se completa con tres puertos PCI Express 3.0 de 1x para otras tarjetas de ampliación.

Toda la conectividad USB de esta placa base esta provista por el propio chipset Z390, aunque la conectividad USB 2.0 se provee mediante hubs multiplicadores, y eso es algo que personalmente me gusta mucho. No hay chips añadidos, no hay drivers de más, y todos los recursos se conservan para otros elementos importantes.

En el frontal podemos encontrar dos puertos USB 3.0 de tipo A, con velocidad de hasta 5Gbps, pero también un puerto USB-C con hasta 5Gbps de velocidad de acceso. Ambos conectores van directos al chipset Intel Z390. El frontal cuenta también con cuatro puertos USB 2.0 clásicos.

En la zona posterior de la placa base tenemos también un buen catálogo de conectores, también un puerto HDMI, ya que todos los procesadores de esta plataforma tienen graficas integradas.

En el panel posterior podemos encontrar cuatro puertos USB 2.0 adicionales, tres puertos USB 3.2 Gen1 tipo A (5Gbps) con protección extra y control de voltaje para sistemas DAC externos, dos puertos USB 3.2 Gen2 tipo A, los de color rojo, y un conector USB-C USB 3.2 Gen2 con velocidad de acceso de 10Gbps. Todos y cada uno de ellos soportados directamente por el chipset Z390.

Este panel posterior también incluye un conector HDMI 1.4b, un conector Ethernet soportado por un chipset Intel I219v de Intel, los conectores de audio habituales a los que se suma un conector SPDIF óptico. 

Diseño, alimentación y otras cosas de interés

Varios elementos muy interesantes confluyen en este nuevo modelo de Gigabyte, se ve perfectamente la tendencia de la marca a usar materiales como el aluminio, contrastado con el negro de sus PCB y en sintonía con ciertos elementos de refrigeración y refuerzo como sus disipadores para los conectores M.2 o los protectores de slots gráficos o incluso en los conectores de corriente auxiliar para el procesador.

La disipación de estas placas base también se confía a los sistemas clásicos basados en radiadores de aluminio de cierto volumen. En este modelo este tipo de elementos metálicos contrastan con sus cubiertas, que dan el toque estético moderno, y también con el añadido mas profuso, si cabe, de leds RGB para conseguir efectos mas complejos alrededor de toda la placa base.

Un elemento que me gusta mucho es su cubre conectores traseros completamente integrado. Va perfectamente combinado con la zona de cubierta y se extiende perfectamente con los disipadores del sistema VRM de la placa terminando cerca de la zona de PCB de sonido que en este caso queda completamente expuesta, a diferencia de otros modelos más caros. 

La placa esta muy bien distribuida, tiene todos los elementos en placa que esperamos encontrar en un modelo de gama alta y añade un gran soporte para sistemas externos de RGB y también A-RGB. Encontramos también un gran número de conectores para ventiladores, ocho conectores híbridos en total, situados estratégicamente, pero carece de algunos elementos de diagnostico y control como el display POST o diversos switches de control que encontramos en modelos más caros de la marca.

El sistema de alimentación de la nueva Gigabyte Z390 Aorus Pro dispone de un sistema VRM digital, con la nueva tecnología IR PowIRstage de Gigabyte que se combina con un controlador PWM digital. Consta de 12 + 1 fases digitales (una independiente para la RAM) con capacitadores solidos japoneses y Chokes de alta capacidad. Cada fase tiene una potencia de 40A y en paralelo logran una limpieza extraordinaria de la corriente alterna con la que suministramos potencia al ordenador.

Gigabyte ha integrado también una entrada de potencia doble para el procesador (8+4) con un máximo de entrada de 540A con una capacidad de filtrado de las 12 fases de hasta 360A. Es un diseño muy sobredimensionado sobre las necesidades reales de estos procesadores, que rondan los 120-150w de consumo real con overclocking, pero también muy eficiente por lo que las temperaturas de trabajo son siempre muy adecuadas. Gigabyte también ha ampliado la extensión de la zona de alimentación del procesador y esta mayor superficie se combina también con el ya clásico sistema de doble capa de cobre que Gigabyte lleva usando varias generaciones.

Gigabyte ha diseñado este modelo para que sus usuarios tengan “garantizados” las frecuencias por encima de los 5GHz en esta nueva generación de procesadores. Para ello han ampliado el sistema de alimentación, pero también el sistema de refrigeración de la placa base. Los disipadores de MosFETs no disfrutan de la conexión de heatpipe directa de los modelos más caros, pero se siguen usando materiales de gran calidad y en este caso se amplían almohadillas de contacto térmico con las que están conectados a sus disipadores de corte angulado y gran superficie de disipación.

Sonido

La ultima placa base de Gigabyte que analizamos usaba el mismo y magnifico sistema de sonido integrado de este modelo. El nuevo sistema Aorus Audio combina un DSP solvente como es la versión VB del Realtek ALC1120, aunque este modelo carece de un DSP dedicado como encontramos en otros modelos más caros.

Gigabyte usa componentes de gran calidad además de un PCB aislado para su sistema de sonido. Estos componentes los vemos en los capacitadores solidos rojos marca Wima y en los capacitadores dorados Nichicon que Gigabyte muestra al usuario como otro componente principal de esta placa base.

El ALC1220 de Realtek, en su versión VB, integra un potente sistema de amplificación para auriculares con autodetección de impedancia. Tiene un ratio de ruido de hasta 120dB y soporta auriculares de alta impedancia, clase monitorización. También tiene una entrada de micrófono altamente filtrada con un rango dinámico de 110-114dB(A).

Gigabyte combina toda esta potencia de sonido con conectividad trasera analógica para sistemas de altavoces 7.1 y también dispone de una salida digital para conexiones SPDIF ópticas. El frontal es de tipo HD Audio y disfruta también de las prestaciones de los conectores traseros incluido el amplificador automático para auriculares.

Bios y Software

Si bien Gigabyte es seguramente la marca de primera línea con la Bios UEFI de estética menos cuidada se ve en esta generación que están en la tarea de personalizar mas el interfaz en ciertas gamas. La trama de color para Aorus ahora es diferente y se están introduciendo otros cambios estéticos y funcionales.

En cuanto a funcionalidad no tengo queja porque estas bios ofrecen un sistema realmente potente para los usuarios más avezados, pero también es muy accesible para aquellos que solo quieran tener su PC bien configurado en pocos clics. Soy fan del sistema Smart Fan 5 de Gigabyte que incluye un sistema de parada completa de ventiladores según sus lecturas de temperatura y también de su doble modo de control de ventiladores (DC o PWM) con excelencia en su sistema de calibración automática de los mismos. Tener un PC potente y silencioso ya no es solo una realidad, sino que las placas Gigabyte lo hacen tremendamente sencillo.

En cuanto a overclocking lo cierto es que es fácil lograr buenos objetivos en los nuevos procesadores Core i9 de Intel. En dos parámetros puedes tener un procesador a 5GHz en todos los núcleos con voltajes controlados. Si hemos detectado algo de “vdroop” en las configuraciones fijas de voltaje para CPU, pero todo dentro de lo esperado. El resultado podéis verlo en nuestro análisis del Core i9-9900K de Intel.

El conjunto de programas de Gigabytes nos permite un control directo de casi todos los aspectos de nuestro ordenador directamente desde Windows. AppCenter nos mantendrá nuestras aplicaciones, bios y drivers actualizados, EasyTune nos permitirá ajustar los parámetros de rendimiento del sistema y otras aplicaciones como System Information Viewer nos dan acceso a monitorización del sistema y también al sistema Smart Fan 5 de Gigabyte que nos facilitará el ajuste de los ventiladores incluyendo un modo de completa parada en los rangos de temperatura que establezcamos.

Gigabyte incluye también en este modelo el programa cFosSpeed para la priorización de paquetes. Es un añadido interesante si tenéis una conexión a internet algo limitada, pero si disfrutáis de una conexión de fibra simétrica de 50mbps en adelante este tipo de programas tendrán poca o muy poca influencia en vuestro ping en juegos.

El RGB de esta placa también tiene varios programas y formas de ser aprovechado. Sus múltiples conectores alrededor de la placa se soportan con diversas aplicaciones como RGB Fusion que nos permite sincronizar zonas tanto de la propia placa base como de elementos añadidos. Esto incluye RAM, tarjetas gráficas, ventiladores de caja, sistemas de refrigeración, puentes SLI, etc. Las aplicaciones para control también se extienden a plataformas móviles como Android e iOS.

Una buena placa base sin integración adicional

Este modelo de Gigabyte es mas sencillo que otros modelos de la marca que hemos probado, también es sensiblemente mas económica, pero tiene esos elementos clave de las gamas mas altas de Gigabyte, como los elementos de refuerzo mecánico, mejora térmica de unidades de almacenamiento y una gran capacidad conectiva que incluye conector USB-C frontal.

Un modelo de gama media que puede hacer maravillas con los mejores procesadores de Intel y donde no deberíamos echar de menos nada salvo que tengamos necesidad de integrar conectividad inalámbrica o similares. Es evidente que tiene algunas carencias sobre los modelos más caros, aunque personalmente solo echaría de menos el DAC en el sistema de sonido y normalmente si buscamos realmente un sonido muy elaborado intentaremos integrar alguna solución interna o externa dedicada.

En conjunto una muy buena placa, de uno de los fabricantes mas aclamados y con un precio muy adecuado por debajo de los 190 Euros.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Potente sistema de alimentación
Magnifica capacidad de almacenamiento NVMe
Construcción sólida
No integra controladoras añadidas
LO PEOR
Echo de menos alguna conectividad grafica Display Port
El extra de un chip Ethernet adicional sería bienvenido
Premio a Gigabyte Z390 Aorus Pro
  • Producto: Gigabyte Z390 Aorus Pro
  • Fecha: 23/09/2019 10:01:45
Redactor del Artículo: Javier Rodríguez

Javier Rodríguez

Empecé a publicar artículos sobre los componentes de PC que pasaban por mis manos en 1999, al tiempo que era director técnico de la cadena de tiendas de informática Batch-PC. Me uní a Geeknetic como redactor jefe y responsable de laboratorio en 2005. El hardware es mi pasión, aunque en mi tiempo libre acostumbro a disfrutar de juegos de PC multijugador.