ATI Radeon 5970. Maximizando prestaciones

por Javier Rodríguez 20/11/2009 ...

Introducción.

¿Buscas lo mejor de lo mejor para tu ordenador y el precio y la infraestructura que tengas que montar en ordenador son lo de menos? Si tu respuesta es si entonces sin duda esta nueva tarjeta grafica de AMD te interesa y mucho. Primero porque es la tarjeta  grafica más potente del mercado y segundo porque te permite acceder a la configuración grafica más potente que el dinero puede pagar que es un Crossfire de dos de estas tarjetas.

Maximización de prestaciones en un formato no apto para sistemas convencionales donde AMD echa el resto para dar la puntilla a un final de año donde ha mantenido a Nvidia contra las cuerdas.

Sencilla en concepto pero compleja en la práctica.

La Radeon 5970 se compone de dos chips gráficos Radeon 5870 con toda su arquitectura sin tocarse un ápice y frecuencias de Radeon 5850 para mantener las formas y un funcionamiento sin peros. Se dice rápido, dos chips gráficos de 40nm, 2.15 millones de transistores por cabeza, con 1600 unidades de shaders, 80 unidades TMU y 32 ROPS por unidad. Cada una con un bus de memoria GDDR5 de 256-Bit, 1GB de Buffer y un ancho de banda cercano a los 145GB/s. Todo esto multiplicado por dos y montado en un único PCB que debemos alimentar y refrigerar.

Parece sencillo pero cuando uno se centra en los datos se da cuenta de que AMD ha creado un monstruo que demuestra el potencial de desarrollo actual de la marca y su ímpetu por no solo recobrar el tiempo perdido sino también por mostrarse como el referente tecnológico en un sector al que aún le queda mucho futuro por delante.

Una de las cosas que más sorprende de esta nueva unidad de AMD es que es una tarjeta enorme pero de diseño muy inteligente. AMD ha sabido diseñar un cuerpo de disipación prácticamente estanco donde toda la corriente de calor generada es expulsada de forma directa al exterior de la caja del ordenador. Toda una disipación en línea donde las GPUs se sitúan en la zona más cercana al exterior de la caja y donde se consigue una corriente de aire progresiva donde los elementos que forman menos calor se refrigeran primero y no se ven afectados por los elementos de mayor disipación que a su vez tienen menos recorrido para su expulsión al exterior. Un diseño que no deja cabos sueltos, todos los elementos principales de la tarjeta se refrigeran y que también permite una buena escalabilidad permitiendo montar dos tarjetas de una forma muy eficiente donde la una a la otra se perjudican, térmicamente, lo justo y necesario.

La tarjeta en sí, de 34cm de largo, es lo más impresionante que yo haya visto jamás montado dentro de un ordenador. Requiere de dos tomas de corriente, una de 8 contactos y otra de 6, que se sitúan en el lateral de la tarjeta para una fácil disposición de los cables. En el frontal de la tarjeta encontramos dos conexiones DVI de doble enlace y una salida mini-displayport que permiten un total de 3 pantallas con una resolución independiente en cada una de 2560x1600 puntos. Las salidas no interfieren a la salida de aire por el segundo slot con lo que AMD consigue un diseño conectivo de gran calidad sin perjudicar a la dinámica térmica de la tarjeta.

Son casi 300W de disipación de calor cuando los dos chips se deciden a trabajar al unísono, 600W si montados dos de estas bellezas (cosa que haremos en pocos días), aunque no tenemos que temer demasiado por nuestra factura de la luz si utilizamos también el ordenador para tareas más livianas ya que es capaz de reducir su consumo en estados de reposo a tan solo 42w lo que la hace una unidad todoterreno que conservara nuestro consumo eléctrico, ruido y calor en condiciones bastante buenas salvo cuando le metamos “caña”.