Gigabyte GA-X58A-UD7 Prereview

por Javier Rodríguez 13/12/2009 ...

Introducción.

Nuevos modelos como la Gigabyte GA-X58A-UD7 que nos recuerdan que el chipset X58 no está muerto y que en breve recibirá refuerzos importantes que le volverán a colocar como el socket de gama más alta de Intel con los procesadores domésticos más potentes de la marca. Para esta renovación se espera la integración de las últimas tecnologías que estamos empezando a ver en otros sockets como el 1156 que ya integra, en una gran mayoría de placas, soluciones dedicadas para dar soporte a tecnologías como el SATA-3 o el USB 3.0.

Diferencias entre X58 y P55.

Cada día que pasa tenemos más la sensación de que el socket 1366 de Intel ha quedado obsoleto y aunque el P55 introduce algunas mejoras notables, sobretodo la eliminación de uno del puente norte del chipset, el X58 sigue siendo el chipset más potente de Intel y donde encontramos las prestaciones más elevadas.

Las diferencias entre ambas plataformas son en parte generadas por los propios procesadores y sus prestaciones nativas pero otras si dependen del chipset y de sus capacidades.  La principal diferencia entre los procesadores es por un lado su bus Quickpath que en el caso de los procesadores de socket 1366 llega hasta los 6.4bits/s frente a los 4.8Gbits/s de sus hermanos pequeños de socket 1156. Su controladora de memoria también es más avanzada, con soporte de triple canal en el caso del socket 1366 y doble en el socket 1156, pero con más velocidad soportada oficialmente en el caso del socket 1156 con compatibilidad para memoria DDR3 de hasta 1333 frente a los 1066MHz de los procesadores de socket 1366. Estas diferencias de soporte de memoria también llevan a que los modelos de socket 1366 soporten hasta 24GB de RAM frente a los 16GB de los modelos de socket de 1156 pines.

Existe otra diferencia, que aunque no es definitiva, podría decantar a cierto tipo de usuarios que buscan las soluciones graficas más avanzadas. Nos referimos de forma directa al número de canales PCI Express que soporta el X58 y que es superior con creces al P55. Esto permite no solo instalar dos graficas trabajando en enlaces de 16x de forma simultánea, frente a un máximo de 8x del P55, sino que también permite más opciones, como tres graficas simultaneas, o montar más controladoras dedicadas en la placa sin recortes en sus anchos de banda.

Donde el P55 demuestra que esta por delante de la generación del X58 es en su gestión interna y como realiza sus funciones. Lo más destacable, que es sin duda una gran ventaja, es que solo requiere de un chip para realizar prácticamente las mismas tareas para las que el X58 necesita dos. Por tanto es una solución más económica en todos los sentidos y una solución que permite más métodos de integración.

Otra de sus ventajas intrínsecas es que su puente sur, renovado completamente, soporta mas conectividad USB ampliando el número de puertos de 12 a 16 conexiones simultaneas. Esto permite la integración de ciertas prestaciones a través de USB 2.0 y compensa en parte la deficiencia de líneas PCI Express.