Overclocking de un Core i5 con una ASUS P7H57D-V Evo

por Javier Rodríguez 21/01/2010 ...

Introducción

Introducción.

Aunque no podemos decir que de momento los nuevos procesadores de Intel sean la inversión mas económica e inteligente que podamos realizar a la hora de invertir en una maquina de juegos relativamente barata pero sí que nos puede ofrecer un punto de partida interesante para lograr un PC de alto rendimiento gracias a la incorporación del overclocking como una de las variables fundamentales para lograr este objetivo. Hoy aprovecharemos los avances de la placa más avanzada de Asus con chipset H57 para realizar un overclocking sencillo y eficiente que cualquiera puede obtener de su procesador Intel de 32nm.

Placa base. Asus P7H57D-V Evo.

Posiblemente una de las mejores placas base del mercado para estos nuevos procesadores con soporte no solo para todas las prestaciones del procesador, también para la tarjeta grafica integrada en el, sino también con las ultimas prestaciones que incorporan los chipsets Intel de esta nueva generación.

Es una placa base que también compensa la falta de algunos nuevos sistemas de almacenamiento con una integración directa e inteligente de controladoras añadidas que ofrezcan estas nuevas prestaciones punteras. Me refiero tanto al USB 3.0 como al Serial ATA 3 o 6Gbps que son dos sistemas de conectividad de almacenamiento de alta velocidad que son ya casi fundamentales no solo por el aprovechamiento presente que podamos hacer de ello, que ya es factible, sino para que el PC nos aguante actualizado para la nueva generación de dispositivos y discos duros tanto mecánicos como SSD que están por llevar. Es a mi modo de verlo una inversión de futuro importante con un coste mínimo.

Esta placa tiene también alguna que otra peculiaridad para ser una placa de chipset H57. Una de ellas es que dispone de dos slots PEG que pueden funcionar en modo Crossfire o SLI siempre y cuando no usemos un procesador con grafica integrada. En cierto modo no tiene mucho sentido porque de optar por esta placa es porque tenemos uno de estos procesadores, sino optaríamos por un P55, pero es una opción que esta ahí presente para el que le interese.

Uno de sus puntos fuertes es que es una placa pensada con cabeza y estructura de tal manera que sus controladoras añadidas produzcan la potencia que prometen bajo cualquier circunstancia. Para ello Asus integra un puente PCI Express Gen 2 de 4x que interconecta las dos controladoras dedicadas con un puente de casi 16Gb/s de ancho de banda lo permite una transferencia completa y real para ambas controladoras por encima incluso de su potencial real.

Otro de los fuertes de esta placa base es que está pensada para ofrecer overclocking de calidad tanto sepamos lo que hacemos como si no. Diversos sistemas de hardware y software integrados en esta placa, como por ejemplo su sistema de alimentación hibrido de 12 fases (8 para el procesador) o sus diversos programas para Windows como TurboV que hacen muy fácil realizar overclocking, con total garantía, para usuarios con cualquier nivel.

Otro de sus puntos interesantes es su compatibilidad con todo tipo de memorias. Esta placa base integra MemOK! Que es un sistema de Asus que auto configura las memorias para una compatibilidad total. Con este sistema yo aun no he visto una placa base Asus que se pelee con cualquier tipo de memoria sean peores o mejores. Cuidado que esto no significa que tus memorias que no suben ni 20MHz y con latencias altas se vayan a reconvertir en unos “misiles”, simplemente no darán problemas, que no es poco.

Manos a la obra. TurboV

Manos a la obra. TurboV.

TurboV es un sistema de software que Asus ha perfeccionado bastante en los últimos meses. Permite tanto realizar ajustes milimétricos a muchos aspectos de nuestro sistema, como voltaje y frecuencias, así como acceder a alguno de los modos de overclocking rápido de que dispone la placa.

Es una aplicación tremendamente grafica, de aspecto excelente y muy intuitivo que hace del overclocking algo bastante espectacular. Podremos cargar parámetros preconfigurados con LevelUP!, realizar un overclocking milimétrico mediante un sistema automático que va aumentando tanto frecuencias como voltajes y que realiza test de estabilidad en tiempo real o simplemente realizar ajustes manuales.

Con esta aplicación muchos usuarios sin experiencia comprenderán un poco más que procesos se realizan para lograr un overclocking de resultados notables como es el ajuste progresivo de frecuencias y el aumento controlado de los voltajes hasta conseguir los resultados deseados.

Autotune en pleno proceso de overclocking.

Manos a la obra. AutoTune en bios

Manos a la obra. AutoTune en bios.

Esta placa base dispone de una opción en bios donde realizar un overclocking directo y de calidad con pinchar en una única opción. En realidad existen dos modos, una es conocida como LevelUP y que parametriza el procesador con unos parámetros predefinidos en el laboratorio de Asus. Es un sistema clásico que aunque se mantiene queda obsoleto con la introducción reciente del sistema Autotune.

También accesible desde la bios, y mucho más rápido que desde Windows.

Este sistema comprueba las posibilidades de nuestro procesador y lo parametriza para su mejor configuración con solo pulsar un botón y simplemente esperando algunos arranques automáticos hasta que da con la configuración mas adecuada. Con este proceso podemos encontrar niveles de overclocking bastante decentes de entre un 10-15%, para un procesador como nuestro 661 que parte ya de una frecuencia de 3.33GHz, sin ningún tipo de problema de estabilidad o configuraciones adicionales. Ejecutar y disfrutar.

El sólo aumenta la frecuencia de nuestro procesador hasta los 4.26GHz.

Personalización propia

Personalización propia.

Si queremos llegar un poco mas allá entonces deberemos poner de nuestra parte y aprovechar las amplias funciones de personalización de la bios de la Asus para intentar llegar a una frecuencia superior. Un buen objetivo es poder trabajar con un bus interno de 200MHz, para que las memorias 1600MHz esté totalmente cuadradas en su capacidad natural y también porque se consigue una frecuencia elevada sin tener que utilizar el máximo de multiplicador de nuestro procesador.

El Core i5 661 trabaja a una frecuencia de 3.33GHz, sin turbo, por lo que su multiplicador es de 25x. Si hacemos trabajar el bus a 200Mhz, que es algo bastante normal para estos procesadores de nueva generación, con un multiplicador de 25x tendríamos un máximo teórico de 5GHz. Nuestro objetivo es mas lógico y natural buscando alcanzar los 4.4GHz sin usar voltajes elevados ni de chipset, ni de procesador ni tampoco de memoria. Para alcanzar esta frecuencia basta usar un bus de 22x y aumentar el voltaje hasta los 1.4v para lograr la perfecta estabilidad del sistema. De este modo, y desactivando modos de ahorro y turbo logramos un funcionamiento constante a esta frecuencia que es casi 800MHz mas rápida que el modo turbo del procesador que se sitúa en los 3.6GHz.

Nuestro resultado final con 4.4GHz.

Resultados

Resultados.

Hemos comparado los resultados trabajando con el procesador a sus frecuencias naturales, con el modo turbo activado, y realizado algunas pruebas sintéticas con programas muy conocidos. Los resultados hablan de una mejora notable del rendimiento que oscila entre el 20 y el 25% de mejora.

Con este aumento de rendimiento y combinado con una grafica dedicada medianamente potente podemos lograr unos resultados tan interesantes en juegos como los que hemos comprobado en test reales con diferentes juegos bastante recientes.

Rebanar zombis a unos 100FPS de media con calidad muy alta, FSAA 4x y 1920x1200 puntos demuestra

que este procesador no envidia nada a ningún cuatro núcleos existente.

Lo mismo podemos decir de los mas de 70FPS del benchmark del Resident Evil 5 a 1920x1200 puntos, FSAA 4x, calidad Alta y AF 16x.

Batman es un juego muy exigente en niveles de calidad alta con PhysX activado pero aun asi

podemos tener tasas muy decente de entre 30-50FPS con una Geforce GTX 275.

Análisis y Conclusión

Análisis y Conclusión.

Con un poco de overclocking siempre se ganan enteros de rendimiento que se agradecen sobretodo para los que buscan maximizar el rendimiento en sus Pc. Con las placas base actuales, como esta que hemos utilizado en esta ocasión, cada vez es mas fácil lograr niveles de overclocking medios y altos para cualquier tipo de usuarios. Con pinchar en una opción de la bios o usar un estético programa en Windows, podemos acceder a estos niveles de rendimiento tan interesantes que potencian notablemente la capacidad del procesador para superar sus limitaciones de arquitectura para ofrecer un rendimiento puntero sobretodo en aplicaciones que echen en falta más núcleos disponibles en el sistema.

CPU-Z y Hwmonitor mostrando el funcionamiento de nuestro procesador.

Creo que estos procesadores tienen un potencial notable pero que su integración doble los limita bastante. En cuanto veamos procesadores sin grafica integrada, fabricados mediante este proceso, creo que las frecuencias con aire superaran fácilmente los 4.6 o los 4.8GHz y esto ya son frecuencias muy serias para este tipo de arquitectura tan eficiente.

  • Producto: Asus P7H57D-V Evo
  • Fecha: 21/01/2010 0:22:50