Geforce GTX 480 en SLI

por Javier Rodríguez 19/05/2010 ...

Introducción.

Cualquier grafica moderna desde las gamas más bajas a las gamas más altas tiene ahora capacidad para trabajar en paralelo con otras tarjetas de su misma o similares condiciones. En el caso de Nvidia las posibilidades son más restrictivas pero los resultados son realmente interesantes. Hoy conoceremos estos resultados de manos de sendas Geforce GTX 480 trabajando sobre una plataforma de gama alta de Intel.

Una pequeña base sobre SLI.

SLI (Scalable Link Interface) se remonta casi a la primera historia de los aceleradores gráficos para PC. La segunda generación de chips Voodoo de 3DFX (compañía que posteriormente compro Nvidia) ya disponían de este estándar que permitía trabajar dos aceleradoras 3D de este fabricante de forma simultánea en el mismo PC. Estas tarjetas utilizaban un interfaz PCI y fueron durante mucho tiempo la única incorporación de esta tecnología debido, entre otras cosas, a las limitaciones del interfaz gráfico posterior (el AGP) que solo permitía un interfaz por puente norte y por tanto hacia difícil mantener unas tasas de ancho de banda eficientes para manejar dos o más tarjetas gráficas de forma simultánea.

La Voodoo 2 fue la primera grafica 3D con capacidad

para trabajar en paralelo con una tarjeta gemela.

Esto cambia con la incorporación del PCI Express como nuevo interfaz comunicativo. El PCI Express depende únicamente de la capacidad de enlaces del chipset y por tanto permite más diversidad de configuraciones según las necesidades del integrador. Se incorpora el interfaz capaz de devolver la posibilidad de trabajo en paralelo y los fabricantes de graficas comienzan a aprovecharlo.

Han pasado años y tanto AMD como Nvidia han tardado en optimizar sus soluciones pero podemos decir que estamos en el camino donde tanto el desarrollo de software como el del hardware permiten un aprovechamiento máximo del trabajo conjunto de dos o más chips gráficos en el mismo PC. La menor dependencia de los estándares gráficos por parte del procesador y también la mayor potencia de los mismos permite que los chips gráficos trabajen con eficiencia, conseguido también mediante los enlaces de alta velocidad integrados en forma de puentes dedicados en algunas graficas de doble chip, por el propio aporte de los chipsets modernos o incluso por la integración de puentes dedicados en las placas base de gama más alta.