ASUS P8Z68-V Pro con Intel Z68

por Javier Rodríguez 15/05/2011 ...

Introducción

Introducción.

Intel reservo el chipset capaz de todo para el final y con todo el fiasco del problema de la controladora SATA2 de los chipsets B2 el lanzamiento del Z68 se ha retrasado algún tiempo. Este chipset aporta algunas mejoras interesantes en todos los aspectos pero tampoco supone ninguna revolución en las características fundamentales y principales de la arquitectura Sandy Bridge. Es una actualización de funciones aunque algunas de estas mejoras pueden resultar muy interesantes para según qué aplicaciones.

Claves del Z68

Claves del Z68.

El Z68 no deja de serie un chipset de sexta generación de Intel así que encontraremos básicamente las prestaciones del P67, con buen arreglo para configuraciones graficas complejas, donde encontraremos otras tecnologías como SATA 6gbps y un buen aporte de líneas PCI Express para que los integradores puedan integrar otras tecnologías importantes no soportadas por el chipset como puede ser el USB 3.0.

El Z68 recoge las prestaciones de las gamas más bajas, las integra en un chipset de gama alta y las complementa con algunas funciones adicionales. Tecnologías hibridas que nos permitirán disfrutar de algunos modos que ya encontramos en el mercado pero en otras plataformas, como portátiles, o tecnologías que ya usamos con otros medios como es el almacenamiento hibrido.

Esto se adereza también con mejor soporte para overclocking a nivel de bus que es algo imposible en los chipset anteriores. Son mejoras mínimas con mejoras que no creo que a un usuario de un P67 realmente le vayan a convencer. Mejoras que si pueden ser interesantes para ciertos integradores ya que dan a sus equipos un potencial mayor a la vez que minimizan el mantenimiento de ciertas configuraciones que serían todo un engorro para ciertos usuarios finales.

Smart Response

Smart Response.

Esta tecnología introducida por Intel en este chipset permite aprovechar las prestaciones de un disco SSD para acelerar un disco mecánico principal donde instalaremos el sistema operativo y otros programas. El disco SSD hará una imagen completa, hasta donde su capacidad alcance, de los primeros sectores del disco mecánico haciendo de cache del principal.

Esta tecnología ya la podíamos disfrutar en soluciones comerciales como el HDDBoost de Silverstone que básicamente trabaja del mismo modo. Es una forma interesante de no complicarse la vida, o no complicársela a algunos usuarios que no quieren tener dos unidades, SSD y mecánico, y tener que andar decidiendo que instalar en cada sitio. Personalmente para un usuario avanzado no supone ninguna mejora, al contrario, pero sin duda facilita el trabajo y su efecto a nivel de trabajo diario y disfrute del PC es más que perceptible.

Dos modos de funcionamiento. Uno de comportamiento agresivo.

Esta tecnología se activa a nivel de software una vez que hayamos instalado el sistema operativo en el disco mecánico, primero activando las funciones RAID en bios, que hará las veces de unidad principal. Una vez hecho esto instalaremos los controladores y el software Smart Response que se encargara de la gestión de esta imagen y de que el sistema ataque primero al disco SSD donde tenemos los datos clonados.

En benchmarks que usen una escritura constante en el disco, creando archivos de prueba, la velocidad no tiene apenas mejora pero acceder a archivos que hayan tenido tiempo de ser sincronizados entre ambos discos, como puede ser el sistema operativo y nuestros programas y ficheros habituales, la mejora es notable. La desventaja es que esa cache solo cubrirá hasta la capacidad que admita el disco SSD que instalemos.

Gráficos Híbridos

Gráficos Híbridos.

Intel no ofrece un soporte real para estas tecnologías y no proporciona ningún tipo de software, aplicación o utilidad para ello. Lo que si aporta el Z68 es la capacidad de hacer esos sistemas híbridos que vemos en sistemas de portátil ya que las placas Z68 entre sus prestaciones tienen las salidas graficas que podemos ver en otros chipsets de la serie aparte de soportar conectividad dedicada para sistemas Crossfire y SLI de dos o más GPUs. Esto hace del Z68 un sistema ideal para estas aplicaciones aunque mi opinión personal es que no tienen mucho sentido menos aun contempladas a nivel de software.

Los sistemas gráficos actuales, los dedicados, tienen desde consumos realmente bajos, con niveles de rendimiento como nunca antes hemos disfrutado, como altos consumos en los modelos de gama más alta pero que en modos de reposo o poca carga escalan perfectamente su consumo para adecuarse a las necesidades de cada momento. Un chipset de estas características, para máquinas de gama media y alta, no tienen necesidades de estos apaños a nivel de software.

Aun así hemos probado el sistema GPU Virtu al que da soporte ASUS en nuestra placa de pruebas para conocer su funcionamiento y si realmente supone alguna mejora tangible. Aunque ASUS también dará soporte al sistema Synergy de Nvidia, que está por presentarse aún, y que sin duda, al menos vista la experiencia de la marca con el sistema Optimus en portátiles, parece que tendrá bastante mejor soporte aunque solo para gráficas de esta marca.

ASUS P8Z68-V Pro

ASUS P8Z68-V Pro.

Este modelo de ASUS es un buen referente de lo que podemos esperar con este chipset. Placas dentro de lo que conocemos como gamas normales, al menos serán las que más veamos, con una buena combinación de prestaciones donde nada quede descartado. Este modelo de ASUS destaca por su diseño sencillo pero que cuenta con múltiples opciones y capacidades que pueden valer tanto para un PC convencional de gama media y alta hasta sistemas de mucho overclocking con buenas combinaciones de motores gráficos medios y potentes.

La placa cuenta con dos controladoras USB 3.0 firmadas por ASMedia, filial de ASUS, dando dos conectores traseros y dos frontales, a los que se suman hasta 14 puertos USB 2.0. También cuenta con controladoras IDE añadidas para ampliar hasta 8 los conectores SATA internos, con cuatro SATA 6gbps y 4 SATA 3gbps, así como otros añadidos como un puerto External SATA.

La placa cuenta con tres slots PEG de 16x aunque solo el primero puede funcionar a esta velocidad quedando el segundo en 8x, que limita al primero a 8x si usamos dos gráficas, y un tercero a 4x al que se suman dos puertos PCI Express 1x y un PCI de 32-bit para soporte de legado. La placa cuenta con cuatro bancos de memoria, que es lo habitual para estos procesadores, con soporte de hasta 32GB de RAM que oficialmente deben ser de 1333MHz aunque la placa soporta frecuencias bastante más elevadas.

La tarjeta Ethernet viene firmada por Intel, sin duda un acierto, la tarjeta de sonido es una Realtek ALC897 HD Audio con salidas analógicas y digitales.

Las salidas de conectividad a monitor con las que cuenta esta placa son HDMI y DVI. En el caso del HDMI encontraremos soporte de sonido integrado y el DVI es de doble enlace y tipo I así que podemos adaptarlo a conectividad analógica Sub15 sin problema alguno. Por supuesto estamos hablando de una placa ATX con otros añadidos interesantes, que solemos ver en este fabricante como el sistema MemOK para olvidarnos de problemas de compatibilidad de memorias, botones de encendido rápido en placa, capacitadores digitales, etc.

Otro añadido de la placa es el conector Bluetooth 2.0 de tamaño micro que está integrado en uno de los conectores USB 2.0 posteriores. Este enlace Bluetooth no solo funciona de forma convencional sino que permite controlar algunos aspectos de la placa en remoto incluyendo teléfonos móviles.

Overclocking

Overclocking.

Uno de los potenciales de esta generación de chipsets es que presumen de algo más de capacidad de overclocking para procesadores no destinados a estos quehaceres. No tiene mucho sentido si nos paramos a pensar que un procesador para overclockers tan interesante como el Core i5 2500k ya apenas supera los 170 Euros de coste.

En el Z68 no encontraremos grandes novedades a este respecto ya que si queremos tener un overclocking de calidad tendremos que optar por los procesadores con el multiplicador liberado. Es la mejor forma y los precios no son tan elevados para que alguien con esta técnica en mente no pueda permitírselo.

Los niveles de overclocking son similares en el Z68 o el P67.

Nuestra experiencia con esta placa de ASUS es que los niveles normales de overclocking siguen siendo los mismos. Fácil llegar a 4.5Ghz sin apenas preocuparnos de voltajes, y mayor potencial si queremos arriesgar un poco más. Todo dependerá de nuestro procesador y sistema de refrigeración.

Resultados

Resultados.

Hemos recopilado toda la información que hemos ido recabando de las novedades de este chipset a base de pruebas de rendimiento mediante el nuevo PCMark 7. Hemos comparado diferentes resultados con la gráfica integrada, grafica dedicada, sistema de GPU virtual, Smart Response,...todas con su análisis de consumo paralelo para poder medir las ventajas y desventajas de estos nuevos sistemas y tecnologías integradas. También hemos añadido nuestros resultados con overclocking.

La máquina de pruebas es esta:

Placa Base: ASUS P8Z68-V Pro.

Procesador: Intel Core i7-2600k.

Memoria: OCZ HyperX H2O 2133MHz (4GB en 2 módulos).

Disco duro: Barracuda 7200.12 1TB, Kingston V100+ 64GB SSD.

Fuente: OCZ Serie Z 1000w.

Tarjeta gráfica: Nvidia GTX 560Ti.

Sistema operativo: Windows 7 64-Bit.

PCMark 7. Resultado general.

PCMark 7. Detalle.

La mejora con Smart Response es evidente. Nosotros hemos desarrollado nuestras pruebas en el modo normal que es precisamente el que recomendamos a cualquier usuario ya que si quieres maximizar el rendimiento la solución no es esta sino usar un disco SSD rápido de forma independiente. Así que si tomas este camino de aceleración hibrida lo mejor es hacerlo con cabeza en el modo mas conservador donde la mejora ya es perceptible y los riesgos mínimos.

Este sistema de LucidLogix no tiene sentido alguno. Solo esta pensado para ejecutarse con una lista de "juegos" que tiene predefinida y aunque no se perdida de rendimiento no me parece que este sea el modo natural de funcionar. Cierto es que la grafica de Intel nos acelerara buena parte de los procesos multimedia con reproducción de mucha calidad sin carga de procesador pero creo que el funcionamiento debería ser mas "inteligente" como ya han demostrado otras tecnologías que se puede hacer.

Consumos en carga y reposo.

Análisis y Conclusión

Análisis y Conclusión.

El Z68 es un chipset que no ofrece grandes mejoras, no es un cambio definitivo y las mejoras que integra no suponen ninguna mejora real sino un par de funciones que algunos integradores estarían pidiendo como es poder ofrecer sistemas combinados de SSD con discos mecánicos que fuera transparente para el usuario y que supusiese un mínimo mantenimiento a la vez que se ofrece una solución más eficiente al cliente. Esto combinado con el uso de las gráficas del procesador puede dar lugar a sistemas realmente atractivos pero pienso que nada cercano a lo que es un sistema de alto rendimiento donde sin duda la opción no es un sistema hibrido sino saber administrar por un lado el uso de uno o más discos SSD con la alta capacidad-coste que ofrecen los discos mecánicos.

En cuanto a los gráficos híbridos no creo que nadie en su sano juicio se complique la vida con otra capa de software añadida a las constantes actualizaciones que tenemos que hacer de controladores gráficos para ir sacando el máximo provecho a las mismas con cada título o juego que sale al mercado. En definitiva una opción más en el mercado con un par de trucos recién aprendidos pero nada por lo que sorprenderse.

  • Producto: ASUS P8Z68-V Pro
  • Fecha: 15/05/2011 13:18:01
Secciones: Placas Base