Nvidia Geforce GT 520M. El nuevo mínimo gráfico

por Javier Rodríguez 03/06/2011 ...

Introducción

Introducción.

Que los gráficos integrados en los procesadores Sandy Bridge no son la panacea es algo que no se le escapa a nadie pero creo que muchos usuarios los menosprecia a la hora de comprar ordenadores portátiles. Son motores gráficos bastante capaces que nos permiten incluso jugar en calidades bajas. Es por esto que Nvidia ha dado el paso de mejorar de forma notable su oferta de chips gráficos con rendimientos mejorados y tecnologías de primer orden para sus chips gráficos de gama de entrada para portátiles.

Prestaciones del Geforce GT 520M

Prestaciones del Geforce GT 520M.

El Geforce GT 520M se convierte por tanto en el punto de salida de toda la gama actual de procesadores gráficos para ordenadores portátiles de Nvidia. Es un salto cuantitativo y cualitativo con la generación anterior donde encontraremos más potencia, rendimiento y también más funciones y tecnologías.

El modelo anterior el Geforce 310M tenia que competir con gráficas integradas menos potentes así que se limitaba a usar 16 motores de shaders, como el ion que tan buen resultado dio también en la plataforma Atom, pero ahora el 520M compite con una gráfica más capaz con 12 motores de shaders programables y una potencia superior a la del 310M. Esto hace que Nvidia triplique el numero de motores de shaders del 520M y la haga trabajar también a frecuencias más elevadas. Conjuntamente con un bus de 64-Bit y memoria RAM DDR3 dedicada el 520M es capaz de mantener a las soluciones de Nvidia bastante por encima del rendimiento que pueda generar la gráfica integrada en el procesador.

La Geforce GT 520M cuenta con 48 motores de shaders lo que la iguala con procesadores gráficos de gamas más altas de la anterior generación. Hablo de motores como el 330M, que se ha integrado en decenas de diferentes modelos, a la cual iguala esta 520M siendo de una gama inferior salvo en el bus de datos que la 330M trabajaba a 128-Bit. Esto hace de la 520M una gráfica orientada a resoluciones más reducidas aunque lo cierto es que la 330M tampoco era un portento fuera de estos niveles de calidad.

Cuenta también con 8 motores de texturas y su frecuencia de trabajo cercana a los 750MHz hace de esta tarjeta una solución portentosa sobretodo en aplicaciones donde podamos sacar partido de su capacidad de computo general. Soporta además DirectX 11 y otros tantos estándares de ultima generación como OpenCL, WebGL, DirectCompute, Direct2D y un largo etcétera.

Una tarjeta potente a la que solo le falla el bus de memoria que es donde otros modelos económicos como la GT 540M consiguen grandes resultados con mejoras aun más notables en esta generación. Es otra opción que os recomendamos si buscáis un portátil económico con una potencia gráfica contrastada.

ASUS U30SD y Optimus

ASUS U30SD y Optimus.

Nosotros hemos tenido la suerte de probar este nuevo chip gráfico de gama de entrada en un portátil ligero de ASUS. Concretamente en un ASUS U30SD de 13.3” de pantalla con procesador SandyBridge Core i5-2410 con una frecuencia de trabajo normal de 2.3GHz con modos turbo de 2.9GHz y como es lógico, con gráficos Intel HD 3000 integrados en su mismo encapsulado. La ventaja es que Nvidia puede proporcionar también soluciones Optimus que combinen el ahorro energético de la solución integrada en el procesador con el potencial de proceso renovado de la Geforce 520M.

El ASUS U30SD usado para nuestro análisis de la Geforce GT 520M.

La tarjeta gráfica Intel será buena compañera para manejar Windows, reproducir video de alta definición, trabajar con la aceleración de hardware que soportan todos los navegadores modernos y también nos ofrecerá una autonomía superior mientras hace todo esto ya que su consumo es mínimo con respecto al chip dedicado de Nvidia.

Con Optimus podremos sacar partido de todas las prestaciones conjuntas de ambos chips gráficos sin ni siquiera necesitar intervención por parte del usuario y también sin que prácticamente seamos conscientes de los cambios de una tarjeta a otra. La combinación de hardware y software del sistema Optimus de Nvidia usara una u otra gráfica dependiendo de que aplicación ejecutamos en cada momento. Esto puede hacerse con las configuraciones base del driver o manualmente configurando nosotros mismos que gráfica queremos con cada aplicación o también seleccionando el motor gráfico a usar antes de abrir la aplicación con el simple uso de un menú contextual que podemos lanzar con el botón derecho del ratón como cuando queremos acceder a opciones como “abrir como”, propiedades, etc.

El funcionamiento de Optimus es automático pero también configurable y manejable de forma manual y según nuestros gustos o necesidades puntuales.

Así tendremos lo mejor de las dos tarjetas gráficas de forma simultanea. Autonomía, rendimiento adecuado para trabajar y potencia para nuestros procesos creativos multimedia, juegos, computación asistida por la GPU, etc.

CUDA, OpenGL, WebGL, Direct2D, OpenCL

CUDA, OpenGL, WebGL, Direct2D, OpenCL...

Precisamente uno de los fuertes que nos ofrecen los chips gráficos de Nvidia es su aporte de estándares cada vez más usados en la ejecución de decenas de aplicaciones que en su mayor parte son multimedia, de creación o producción, pero que cada vez se extiende más a otros aspectos de uso profesional y doméstico.

Algunas de estas tecnologías también son accesibles para la gráfica Intel, no en vano cuenta con 12 motores de shaders, pero lo cierto es que a día de hoy Nvidia le gana por la mano en cuanto a soporte de aplicaciones que pueden usar sus tecnologías. Sobretodo CUDA que esta muy extendido como API de computo general para GPUs con motores de shaders programables. Una gráfica de 16 motores CUDA, como un Ion o la Geforce 310M, realizan un trabajo magnifico para reproducir video de alta definición, conversiones de formato a velocidades superiores a los que logra el procesador (aun contando los nuevos Intel con la tecnología AVX) así que un motor gráfico tres veces más potente, con frecuencias más elevadas, consigue resultados excelentes en este aspecto.

Programas variados aprovechan las prestaciones de las graficas modernas para

acelerar procesos multimedia de forma notable.

Hará de nuestro equipo un portento multimedia si contamos con las aplicaciones adecuadas que son a día de hoy numerosas. Incluso nos aportara capacidad de proceso en aplicaciones profesionales de diseño y por supuesto en la reproducción de contenidos de alta definición.

Este tipo de aporte ira aumentando según los desarrolladores sepan, puedan y quieran sacar partido de la capacidad de computo de este tipo de chips gráficos. Lo que si esta claro es que la Geforce 520M supone un aumento de los mínimos hasta ahora suministrados por Nvidia que prácticamente triplica el rendimiento de este tipo de aplicaciones.

Rendimiento

Rendimiento.

Hemos realizado algunas pruebas, ligeras, de como trabaja esta tarjeta gráfica y también alguna comparativa del rendimiento que ofrece la Intel en los mismos Test. Por supuesto que con este nivel de prestaciones analizar el rendimiento de esta tarjeta gráfica en test DirectX 11 no tendría mucho sentido ya que lo que ganaríamos por un lado lo perderíamos teniendo que ajustar otros niveles de calidad a posiciones bastante más mediocres. Aun así la Geforce 520M se muestra como un chip gráfico solvente para esos ordenadores compactos, ligeros y también de precios ajustados.

A la izquierda el resultado de 3DMark 2006 usando la Geforce GT 520M, a la derecha

utilizando la Intel HD 3000 que integra el procesador Core i5-2410.

Aunque la tarjeta grafica Intel también soporta descodificación de video mediante sistemas como DXVA, lo cierto es que los últimos drivers no son todo lo sólidos que debería. Cosa que no ocurre con Nvidia, que como veis reproduce video 1080p de alto bit-ratio con un consumo del 2% de CPU.

Aunque la tarjeta Intel también sabe sus trucos y el soporte de Flash 10.3 es perfecto.

Consumo del 9% de CPU reproduciendo video Flash a 1080p. Mas o menos igual que con la Nvidia.

Análisis y Conclusión

Análisis y Conclusión.

La Geforce 520M es un buen punto de partida para toda esta generación que mejoran de forma notable los mínimos de potencia para cualquier ordenador portátil. El cambio de gráfica de Intel ha sido interesante y los integradores de chips dedicados se ponen de nuevo por delante con facilidad pero ofreciéndonos a los usuarios un rendimiento muy superior a generaciones anteriores.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

Temas Relacionados: Tarjetas Gráficas ADATA
Redactor del Artículo: Javier Rodríguez

Javier Rodríguez

Empecé a publicar artículos sobre los componentes de PC que pasaban por mis manos en 1999, al tiempo que era director técnico de la cadena de tiendas de informática Batch-PC. Me uní a Geeknetic como redactor jefe y responsable de laboratorio en 2005. El hardware es mi pasión, aunque en mi tiempo libre acostumbro a disfrutar de juegos de PC multijugador.