Placa base ASUS Rampage V Extreme

por Javier Rodríguez 15/10/2014 13
Socket
Memoria
Otros
Precio
Web
LGA2011-v3
Hasta 128GB DDR4 - 3000+
OC Panel, Wifi-AC 3x3, M.2 Ultra
409 Euros

Introducción

Durante los últimos análisis nos ha costado un poco encontrar la placa base perfecta que combine todas las prestaciones técnicas y los elementos que esperamos de una placa base de gama alta destinada a dar servicio a los procesadores domésticos más rápidos y potentes jamás fabricados.

Algunas de estas placas han estado a la altura y algunas con precios ajustados y otras, por desgracia, ni un coste elevado les ha permitido colocarse entre nuestra elección perfecta. Quizás, con esta Rampage V Extreme de ASUS, hayamos logrado el objetivo de encontrar la placa X99 que se mantendrá un tiempo como nuestra placa base preferida. Eso sí, no a cualquier precio, puesto que esta es la placa más cara que ha pasado por el laboratorio de HispaZone con un precio que supera, aunque en poco, los 400 Euros.

Prestaciones básicas

A la ASUS Rampage V Extreme no le falta de nada. Casi podría acabar aquí pero esto no es la red del “pajarito” así que nos podemos permitir entrar en detalles. La Rampage V Extreme es una placa base de ensueño que cuenta con todo lo que ofrece el X99 y que no deja ninguna tecnología de lado. Está bien organizada, como veremos después, y a mí particularmente me parece que cuenta con los accesorios justos y el diseño adecuado para su público objetivo.

Vídeo Análisis inicial: 

En su socket “OC”, el que ASUS ha diseñado con más pines que el socket oficial, podemos montar cualquier procesador Core i7 o Xeon para socket 2011-v3. Modelos domésticos de hasta 8 núcleos y 16 hilos de proceso o modelos profesionales Xeon con 18 núcleos y hasta 36 hilos de proceso. Procesadores de rendimiento espectacular, en todas o casi todas sus variantes, que encontrarán en esta placa un buen soporte en todos los sentidos.

Esta placa cuenta con los 8 bancos de memoria DDR4 habituales, con cuádruple canal de memoria, con capacidad para hasta 128GB de RAM usando módulos de 16GB que ciertamente son casi imposibles de conseguir en los círculos habituales. La memoria que soporta esta placa base es de más de 3300MHz así que podremos instalar las memorias más rápidas que encontremos en el mercado sin problema de ajustes y con plena compatibilidad con perfiles XMP agresivos. 

Esta placa base cuenta con soporte para configuraciones de cuatro gráficas simultáneas ya sean AMD o Nvidia. En procesadores de 40 líneas PCI Express 3.0 podremos trabajar con una configuración 16/8/8/8, mientras que en modelos de procesadores con 28 líneas estaremos limitados a configuraciones máximas de tres tarjetas gráficas. A estos cuatro puertos completos, que cuentan don doble slot de separación entre ellos, se les une otro conector PEG, con máximo enlace 8x y otro puerto PCI Express 1x. Ciertamente esta no es la placa base más potente que hay en el mercado, otras añaden puentes PCI Express intermedios que permiten trabajar a la gráficas en buses más elevados aunque al final todo tiene que pasar por el procesador y su bus de PCI Express para gráficas es el que es y por mucho chip intermedio que añadamos eso no va a cambiar. No hemos encontrado en esta placa ningún defecto en su construcción en cuanto a distancias y posicionamiento vertical de los slots, todo está como debe estar y montar en ella cuatro gráficas no es más problema que tener las gráficas y la potencia de alimentación suficiente.

Detalle de los principales puertos PEG y de los multiplexadores PCI Express 3.0 ASMedia 1480. 

En esta placa ASUS se ha permitido más espacio, es un modelo Extended ATX, por lo que se ha permitido más espacio para algunas cosas que en otros modelos. No tendremos ese problema del slot M.2 vertical de la X99 Deluxe y además este conector es de tipo M.2 Ultra. Para mi gusto está muy bien posicionado en la placa, tiene tamaño 22110 máximo y ese ancho de banda sorprendente de hasta 32gbps que, debo recordar, habrá que repartir también entre las gráficas conectadas.

Las posibilidades  de almacenamiento de esta placa no acaban en el puerto M.2 Ultra (PCI Express 3.0 4x), aunque personalmente ya iría bien servido, muchos de vosotros encontraréis también apetecibles los 8 conectores SATA 6gbps y los dos conectores Express SATA 10gbps con los que cuenta la Rampage V Extreme. Uno de los Express SATA lo suministra el chipset pero el otro lo proporciona una controladora añadida ASMedia. Los puertos SATA son todos nativos. De los puertos Express SATA, como ya sabéis, podemos sacar dos puertos SATA así que en realidad disponemos de un total de 12 puertos SATA 6gbps aunque estos puertos no podrán entrar en configuraciones RAID. Configuraciones RAID que pueden ser de niveles 0, 1, 5 y 10.

Una de las pegas de esta placa, nadie es perfecto, es que su controlador Ethernet Gigabit Intel se encuentra muy solo. Una placa de esta índole debería montar dos puertos Ethernet, a poder ser de la misma marca, que podamos configurar en funciones avanzadas como el teaming (tolerancia a fallos, aumento del ancho de banda, etc.), haciendo de firewall, conexión a diferentes redes y otro largo etcétera de cosas que se pueden hacer con dos chips Ethernet de calidad.

Se le perdona, en parte, porque integra la que seguramente sea la mejor tarjeta inalámbrica jamás integrada de serie en una placa base. Su sistema de antenas 3x3 es del tipo que encontramos en los routers más poderosos del mercado y permite a esta placa base conectarse a redes Wifi-AC con una velocidad máxima de hasta 1300mpbs cuando los chips más capaces de Intel, Centrino, suelen alcanzar como máximo los 867MHz. Nosotros lo hemos podido probar con un router de estas características con velocidades cercanas, a nuestra red local, de más de 40MB/s reales.