¿Vale la pena esperar a 2017 para renovar tu ordenador?

por Mikel Aguirre 23/11/2016 7

Introducción

Se aproxima tormenta para el año que viene, y es en el buen sentido de la palabra. Esperamos ver un 2017 en el que las diferencias entre los fabricantes de componentes se recorten haciendo que haya una lucha más encarnizada en características de los productos. Algo que sin lugar a dudas beneficia principalmente a los consumidores.

Equipo integrado en la Caja Lian-Li PC-O10 que llegará al mercado en 2017.

Es posible que tengas pensado renovar tu sobremesa próximamente. No dejan de salir nuevos juegos, como siempre subiendo el nivel de exigencia de nuestros equipos y si no has renovado tu equipo este año es posible que estés tentado a hacerlo. Para más inri publicaciones como GEEKNETIC no paramos de hablar de la realidad virtual y de sus grandes exigencias en lo que a capacidad de procesamiento se refiere.

Pero claro, lo que siempre nos preguntamos: ¿si cambias de ordenador ahora te arrepentirás en unos meses si salen cosas nuevas?

Para responder a esta pregunta vamos a analizar en las siguientes páginas de este artículo editorial los componentes más relevantes que tenemos ahora y lo vamos a comparar con lo que esperamos ver en 2017.

Empecemos por lo más importante: Los procesadores

Procesadores

Procesadores de ahora

Actualmente el mercado de procesadores sobremesa está claramente liderado por Intel tanto en rendimiento como en volumen de ventas a través de sus arquitecturas Skylake y Broadwell-E. Echemos un vistazo a cada una.

Skylake: Es una arquitectura fabricada en un proceso de fabricación de transistores 3D FinFET de 14nm. Su rendimiento es el estándar ahora mismo y sus gamas principales son: Core i3, Core i5 y Core i7 con varios modelos en cada uno, y una variedad de modelos K con multiplicador desbloqueado que llevan meses haciendo las delicias de overclockers modestos y avanzados. Los procesadores basados en Skylake llegan hasta 4 núcleos (hasta 8 hilos por hyper-threading) y aunque también soportan memoria DDR3, generalmente se usan con memoria DDR4 en doble canal.

Broadwell-E: Al igual quce la anterior los procesadores basados en esta arquitectura están fabricados con un proceso de 14nm 3D FinFET. Son unos procesadores pensados para el mercado entusiasta y de paso que pueda permitirse los altos precios que cuestan los procesadores como las placas. Como procesadores para entusiastas que son, todos los procesadores Broadwell-E vienen con el multiplicador desbloqueado. Estos procesadores pueden llegar hasta los 10 núcleos (hasta 20 hilos por hyper-threading) en su variante más cara (el Core i7-6950X que cuesta casi 2 mil euros). Los Broadwell-E se caracterizan además por tener cuádruple canal de memoria para la DDR4, lo que le otorga un ancho de banda excepcional para la memoria.

Procesadores en 2017

Es bien sabido que durante la primera mitad de año llegarán a nuestras fronteras los nuevos procesadores Kaby Lake, sucesores de Skylake.

La arquitectura Intel Kaby Lake fue presentada el pasado mes de agosto, sin embargo los únicos procesadores lanzados eran de portátil. No obstante ha servido para dar un buen vistazo a la arquitectura en comparación a Skylake.

Los procesadores de sobremesa Kaby Lake tendrán el mismo proceso de fabricación de 14nm, el mismo socket y una gráfica integrada ligeramente superior a la presente en Skylake. Decimos ligeramente superior ya que las mayores mejoras están en el soporte de codecs de video con soporte directo para codificación/descodificación de HEVC de 10bits y VP9 (4K y 4K 360 de YouTube).

La mejora de la arquitectura con respecto a Skylake no sobrepasa el 10% en rendimiento. Tampoco se esperan procesadores Kaby Lake de más de 4 núcleos.

No se esperan cambios en los controladores de memoria ni en las líneas PCIe y el socket seguirá siendo el LGA 1151.

Donde verdaderamente se pone interesante la cosa es en AMD. En Enero llegarán los nuevos procesadores Summit Ridge que están basados en la arquitectura AMD Zen. AMD por fin ha dado el salto y ha conseguido un rendimiento muy similar a los procesadores Intel Skylake y por tanto también a los Kaby Lake. Esto lo consiguen gracias a una arquitectura muy mejorada y un proceso de fabricación de 14nm FinFET, el mismo que usan en sus tarjetas gráficas Polaris.

Vamos a vivir un 2017 muy intenso en que la lucha en rendimiento va a ser intensa entre ambos fabricantes. A nivel de precio no cambiará tanto la cosa ya que Intel ha mantenido una posición dominante muy superior durante una década entera y la percepción del consumidor y la penetración en los canales de distribución no cambian de la noche a la mañana. Esto hará que Intel se pueda permitir seguir manteniendo los precios durante una buena temporada y que AMD probablemente se posicione ligeramente por debajo pero sin pasarse.

En altas gamas, sucediendo a Broadwell-E, debería llegar Skylake-E, pero con toda probabilidad no lo veremos llegar hasta al menos la mitad del año. Lo poco que se presupone de momento sobre Skylake-E es que probablemente tenga más líneas de memoria y un distinto socket con respecto a Broadwell-E.

En definitiva: si necesitas renovar tu ordenador y tienes que decidir si hacerlo ahora o esperar, el procesador no es una razón por la que esperar, salvo que por una cuestión marquista o de preferencia quieras tener un procesador de AMD capaz de rendir como los Intel actuales a un precio ligeramente más bajo.

Placas Base

Placas Base Ahora

Al final las placas base dependen inevitablemente de las plataformas asociadas a los procesadores mencionados más arriba. Para Skylake disponemos de placas base con chipset Z170 y para Broadwell-E seguimos con el antiguo chipset X99 cuyas placas recientemente han recibido una actualización con motivo del lanzamiento de Broadwell-E.

Hoy en día prácticamente toda placa de más de 120 euros de fabricantes de calidad como ASUS, Gigabyte, MSI, EVGA y Supermicro está fabricada con placas de circuitos impresos de una calidad excelente, de varias capas y con una disposición de mosfets, choques y capacitadores de calidad y sistemas de disipación muy cuidados. Todo ello con hasta 16 fases de potencia en algunos modelos.

Al final la diferencia entre una placa base con chipset Z170 con respecto a otra con un chipset igual la marcan cosas mucho más banales que el rendimiento, que es la calidad del sistema de audio, la disposición que tengan los componentes para que nuestro sistema de refrigeración sea compatible, la cantidad de puertos PCIe o de puertos M.2 y puertos SATA o el hecho de disponer de conectores tipo C. Otra cosa ya es que nos guste más el diseño de una o de otra, o que nos sea más cómodo hacer overclocking en una que en otra.

Todas las placas Z170 en principio deberían ser capaces de soportar los mismos procesadores Skylake, proporcionar las mismas tecnologías y el mismo rendimiento base, cuesten 120 euros o 300 euros.

Con X99 viene a pasar lo mismo, con la excepción de que tenemos un punto de partida de 220 euros para la placa base más barata y que tener 4 módulos para sacar partido al cuádruple canal puede ser un tanto más caro.

Placas Base en 2017

Con la llegada de los nuevos procesadores Kaby Lake, llegarán también las nuevas placas base de serie Z270 para sustituir a las Z170. La mejora más destacada viene siendo el aumento de las líneas PCI Express 3.0, que pasa de 20 en el Z170 a 24 en el Z270. Sin embargo tenemos que tener en cuenta que las líneas PCI Express en el chipset no tienen el mismo enlace y efectividad que las líneas PCI Express integradas en los procesadores Skylake y Kaby Lake. Donde más notaremos esto es en la integración de más puertos M.2, puertos thunderbolt y USB 3.1 GEN2 sobre PCI Express en las placas base Z270.

Cabe mencionar que los procesadores Kaby Lake son compatibles tanto con las placas base Z170 como Z270 y lo mismo ocurre con los actuales Skylake. Todo ello con socket LGA 1151.

Lo único que puede marcar la diferencia es que los fabricantes de placas base hayan integrado alguna tecnología de audio nueva, o tecnologías de fabricación ligeramente mejoradas con respecto a la generación anterior: Z170. No vemos razón además para que una placa Z270 vaya a costar más de lo que cuestan ahora las Z170.

La gran promesa es la incorporación de la tecnología Intel Optane a las placas Z270, también conocida como SSD Xpoint 3D en que se mezcla la RAM con el almacenamiento en un único dispositivo eliminando el cuello de botella entre el almacenamiento y la memoria RAM. Sin embargo no vamos a ver este tipo de almacenamiento en el mercado de consumo de momento y cuando llegue va a costar tanto que solo se podrá usar en entornos profesionales. Pasarán años hasta que se ejecute la revolución que promete y se extienda por ordenadores domésticos.

En definitiva: Salvo que te sea indispensable aumentar el número de unidades de almacenamiento M.2 sobre PCI Express, o dispositivos USB 3.1 GEN2 o encuentres una característica propia del fabricante de la placa que se ajuste a tus necesidades, no hay una gran diferencia entre las placas Z170 y Z270. Puedes comprar una placa Z170 ahora y con gran probabilidad no te arrepentirás cuando salgan las Z270.

Tarjetas Gráficas

Tarjetas Gráficas Ahora

Actualmente tenemos liderando a NVIDIA tanto en rendimiento como en ventas, con un amplio margen, gracias a su arquitectura Pascal de 16nm. La TITAN X basada en esta arquitectura es la reina sin duda, aunque dado su alto coste es difícil verla en el mercado. Inmediatamente después la GTX 1080 vendría a ser la tarjeta de alta gama más popular ya que su volumen de producción es mucho más alto, podemos encontrar una variedad de modelos en el mercado desde los 700 euros. Tendemos a comparar todo contra los resultados quedan las GTX1080 que son la referencia del estándar de rendimiento gráfico en GPUs de producción a gran escala ahora mismo. Viene siendo seguida por la GTX 1070 que podemos considerar una gama media bastante alta en rendimiento y precio. NVIDIA no tiene competencia para ninguno de estos productos.

En gama media sí que estamos viviendo ahora mismo un momento mucho más interesante ya que AMD dispone de las Radeon 480 y 470 que ofrecen un rendimiento bastante aceptable a precios muy competitivos. Estamos hablando de unos 230 para la Radeon RX480 más barata (Sapphire) contra la que compiten de tú a tú unas GeForce GTX 1060 de NVIDIA por aproximadamente 20 euros más.

Pese a que durante el año van llegando nuevas tarjetas gráficas de gamas inferiores (no hace tanto que salieron las GTX 1050 y GTX 1050ti), el pescado ya está todo vendido en estas arquitecturas y no va a salir nada relevante salvo que los dudosos rumores de una GTX 1080Ti se hagan realidad, pero yo no contaría con ello en 2016.

Tarjetas Gráficas en 2017

Se ha viene hablando desde 2015 de una nueva posible arquitectura que será la sucesora de Pascal. Esta arquitectura se conoce como Volta y se dice que llegará primero a supercomputadores. La escasa rumorología apunta hacia memoria HBM2 y GDDR6 con hasta 14-16Gbps de tasa de transferencia, que es el doble de la GDDR5 y mucho más que la GDDR5X que usan las GTX 1080.

Teniendo en cuenta que NVIDIA tardó más de año y medio en lanzar sus GPUs Pascal desde que se lanzaron las Maxwell, y que Pascal se lanzó en mayo de 2016, es más que probable que no veamos una nueva arquitectura de NVIDIA hasta finales de 2017.

Lo único que podría llegar antes es una GTX 1080ti que se lleva rumoreando desde hace tiempo. Lo más probable es que la GTX 1080ti sea un as bajo la manga que NVIDIA se está guardando para cuando AMD lance su esperada arquitectura VEGA.

Roadmap de arquitecturas para GPUs de AMD

VEGA es la verdadera promesa de AMD, su salto definitivo a una capacidad de procesamiento gráfico capaz de competir con NVIDIA en altas gamas. La arquitectura con un proceso de fabricación en transistores de 14nm FinFET junto al uso de memoria HBM2 le debería permitir dar un salto suficientemente grande como para situarse como mínimo entre una GTX 1070 y una GTX 1080 si no es aún superior. Que Vega venga con 12 TFLOPs y un ancho de banda de 2048 bits son sin duda alentadores.

A diferencia de los procesadores, la popularidad y penetración de AMD en el mercado de tarjetas gráficas es bastante decente. AMD es respetada por buena parte del público por prácticas empresariales más abiertas y limpias que su competencia en cuanto al uso de estándares y licenciamiento de tecnologías como por ejemplo el FreeSync. No tenemos que olvidar además que la llegada de los productos es a través de los partners fabricantes de tarjetas gráficas como XFX, Sapphire, ASUS, etc.

Si llega el día en que AMD tenga un chip gráfico que pueda competir de tú a tú con los chips gráficos de alta  gama de NVIDIA, tendremos una lucha encarnizada, con fabricantes de por medio. Sin duda revistas como la nuestra y los propios consumidores, estamos deseando que llegue el momento.

El problema viene siendo que no tenemos expectativa a día de hoy de que las nuevas GPUs AMD Vega vayan a salir hasta mediados de 2017. Desde nuestro punto de vista es un poco tarde, teniendo en cuenta que con toda probabilidad el chip gráfico de AMD basado en VEGA  más potente no superará a la GTX 1080. En caso de que lo fuera, para ese momento la arquitectura Pascal de NVIDIA estará tan consolidada que tendrán un as bajo la manga con el que responder.

En definitiva: salvo que quieras esperar hasta la segunda mitad de 2017, que es mucho tiempo, no se esperan grandes novedades en tarjetas gráficas a corto plazo en 2017, a excepción de una rumoreada GTX 1080ti.

Otros Componentes

Fuentes de Alimentación

Actualmente en el mercado de fuentes de alimentación el mercado se dirige en dos direcciones distintas.

Por un lado tenemos fabricantes como FSP, Enermax y Seasonic que buscan la perfección y la eficiencia a un nivel muy alto. Este año hemos conocido las fuentes titanium de Seasonic, que son actualmente las mejores del mercado. Un nivel de eficiencia superior al 90% por el que hay que pagar un alto precio.

Por otro lado tenemos a los OEMs marquistas como Cooler Master, BeQuiet! y Corsair que se han hecho un nombre gracias a ponerle una pegatina con su logo y un precio muy competitivo a las fuentes de otros fabricantes de calidad, lo cual está muy bien. El problema es que esto lo han hecho a un precio tan excesivamente competitivo que ahora que tienen la penetración y cuota en el mercado están usando fabricantes más mediocres para las mismas gamas en que antes usaban fabricantes citados en el párrafo anterior.

Esta tendencia seguirá igual en 2017 y si ya de por si el mercado de fuentes de alimentación es lento, ahora se va a estancar más, debido en gran medida a que los componentes de ahora tienen menos consumo que hace unos años.

Cajas

Seguramente este sea uno de los componentes que tal vez pueda suponer una diferencia y al mismo tiempo ser imposible de predecir. Al final prácticamente lo más importante en una caja es su diseño y aspecto, sin olvidar por supuesto sus prestaciones, volumen de bahías y cantidad de puertos frontales.

La elección del diseño de una caja es tan personal que poco podemos decir al respecto. En cuanto a sus características, dudo mucho que vayamos a ver cajas con más bahías de 2.5 o de 3.5 pulgadas con respecto a lo que ya hemos visto hasta ahora, entre otras cosas porque la tendencia es a tener más unidades M.2. Lo que sí que puede que veamos es la incorporación de más cajas con puertos frontales Thunderbolt y USB tipo C. Ese último sobretodo ya que su estandarización y masificación es ya una realidad y lo vemos expandirse en muchos dispositivos.

A nivel estético hay una tendencia hacia el cristal templado para las ventanas y el uso de LEDs RGB. Lo más probable es que esta tendencia continúe.

Nueva caja Corsair Crystal con acabados en cristal templado

Refrigeración

Las evoluciones en refrigeración son casi tan impredecibles como los nuevos diseños de cajas. Todo parece inventado hasta que el día menos pensado llega un fabricante y lanza un sistema integrado que rinde como nada visto hasta el momento. Es lo que pasó cuando Enermax lanzó su Liqmax II de 240MM que un servidor se tiene instalado en su equipo doméstico, nadie se esperaba tal rendimiento. Por algo se llevó el merecido premio al mejor sistema de refrigeración líquida de 2015 otorgado por la EHA.

En cualquier caso los saltos de rendimiento en sistemas de refrigeración idénticos no cambian tanto. Un salto de cualquier sistema de refrigeración de otro fabricante existente en 2015 al Liqmax II de Enermax no suponía un cambio de más de 2 o 3 grados en carga máxima. En otras palabras, es una mejora considerable pero no han inventado la rueda…

No se espera la llegada al mercado de consumo la estandarización de sistemas de refrigeración más agresivos como el intercambio de fase. Ya tuvieron su oportunidad hace años y nunca acabaron cuajando. Nuestra esperanza en ver algo fuera de lo ordinario estaba puesta en CapTherm, un sistema de refrigeración basado en la ebullición y construido de forma sorprendente con explosiones de dinamita. Sus productos nunca llegaron finalmente y dudo mucho que lleguen.

La tendencia además siempre será hacer que los procesadores y las tarjetas gráficas sean más eficientes y por tanto se calienten menos, haciendo que la eficiencia de los sistemas de refrigeración sea cada vez más irrelevante.

Almacenamiento Interno

Aquí tal vez veamos una ligera mejora en precios, como viene siendo habitual. Año tras año los SSDs van bajando de precio mientras su implantación se va estandarizando y dejando de lado a los mecánicos.

Lo que esperamos que ocurra es que el uso de unidades M.2 en sobremesa vaya aumentando y con ello su precio disminuya ligeramente e iguale poco a poco al precio de los SSDs de 2.5 pulgadas para el mismo tamaño y maca. No es que fabricar un M.2 sea más caro, es más barato de hecho, el coste lo suben las licencias que tienen que pagar por el uso de tecnologías y que la demanda todavía no es suficientemente alta, pero todo llegará.

De tecnologías como Intel Optane, tal como se ha mencionado en la 3ª página de este editorial,  podemos olvidarnos de momento ya que si llegan al mercado antes de que acabe 2017, será a precios astronómicos.

Conclusiones

Conclusiones

Visto lo visto, existen pocas razones que me lleven a pensar que a priori los primeros 6 meses de 2017 nos vayan a traer grandes avances tecnológicos en ordenadores de sobremesa.

Los precios, salvo ofertas puntuales y alguna que otra rebaja de después de navidad, no van a bajar durante los primeros 6 meses de 2017 por lo que eso tampoco justifica el esperar.

Otra de las variables es el precio de la memoria, que está al alza, comprar la misma memoria RAM ahora cuesta más dinero que a principios de año, y esto es algo bastante impredecible de cara al 2017. Esperamos que no suba más. Una vez más, nada por lo que podamos aventurarnos a esperar.

Lo que sí va a ocurrir es que AMD con toda seguridad se va a acercar en rendimiento a Intel con la salida de su Summit Ridge basado en Zen en Enero de 2017. No va a superar a Intel pero sí puede que tengas una preferencia personal por AMD, en cuyo caso sí es recomendable esperar.

Algo parecido puede que ocurra en tarjetas gráficas, sin embargo a diferencia de sus procesadores, cuyo rendimiento ya se conoce, no tenemos ni idea del alcance de rendimiento que pueden tener las gráficas AMD Vega y mucho menos si van a salir o no en los próximos 6 meses. Dada la incertidumbre y la escasa rumorología, la experiencia nos lleva a pensar que tardaremos muchos meses en recibir en el mercado tarjetas gráficas de AMD que alcancen a NVIDIA.

En definitiva, si quieres renovar tu ordenador en este momento puedes hacerlo sin miedo a que se quede desfasado pronto ya que lo que está por llegar no va a superar lo que ya tenemos.

Nuestra predicción es que un ordenador comprado y montado hoy con lo último de lo último y lo mejor de lo mejor, rinde muy parecido que un ordenador que compres en Abril o Mayo de 2017. Tal vez no ocurra lo mismo a finales de 2017, pero ¿estás dispuesto a esperar tanto?