Tu Próximo Teclado Gaming Será Analógico

por Mikel Aguirre 20/02/2019 19

Introducción

En este artículo abordamos lo que con gran probabilidad supondrá la próxima tecnología en teclados gaming que consiste en la entrada analógica, o como los bautizamos aquí, los teclados analógicos.

Antes de nada, echemos un breve vistazo a la situación y trayectoria de los teclados gaming:

A estas alturas el teclado mecánico está sobradamente asentado en el mundo de los periféricos destinados a juegos. Tal es su importancia que hoy en día los teclados de membrana ya no los consideramos “gaming”, por mucho que haya todavía alguno que se sigue vendiendo para gaming y que hay unos pocos “gamers” que se resisten y los prefieren en lugar de los mecánicos.

Lo curioso es que los teclados mecánicos son de todo menos nuevos. Por ejemplo, los interruptores Cherry MX que encontramos en muchos teclados gaming modernos existen desde 1980. Aun así, ya había teclados mecánicos antes que Cherry; el mismo Apple One que salió en 1976 ya llevaba interruptores mecánicos en su teclado hechos por el fabricante Alps Electric que dejó este mercado hace unas cuantas décadas.

Apple One

Con la llegada masiva del PC a las empresas los teclados de membrana fueron cobrando más protagonismo ya que son más económicos, hacen mucho menos ruido y cuesta menos esfuerzo pulsar una tecla con respecto a los teclados mecánicos.

No ha sido hasta que llegó el boom de los juegos de PC y los e-Sports que los teclados mecánicos han vuelto a tomar relevancia.

Lo que un teclado mecánico aporta a un jugador de PC es, principalmente, una mayor sensibilidad al pulsar las teclas. Por este motivo la gran mayoría de jugadores de PC, empezando por los jugadores profesionales de e-Sports, los prefieren ya que puede mejorar su rendimiento y desempeño en juegos competitivos.

Dentro de los teclados mecánicos existen varios sistemas, mecanismos y tipos de interruptores. Si quieres saber más sobre los distintos tipos de interruptores que se usan hoy en día te recomendamos que leas esta guía de interruptores de teclados.

 Teclado Gaming Mecánico RGB

La "revolución" más reciente en teclados gaming ha sido la implementación de iluminación RGB independiente en cada tecla o en cada interruptor. Afortunadamente, por mi salud mental y la tuya como lector, no vamos a dedicar los miles de palabras de este artículo a la iluminación RGB.

Este artículo aborda lo que algunos esperan que sea la próxima revolución en periféricos gaming: Los Teclados Analógicos.

¡Aviso a navegantes! A continuación, viene el groso del artículo, 6 mil palabras repartidas en distintas secciones (seleccionables en el menú lateral de la derecha) solo para tratar el tema de los teclados analógicos y las distintas tecnologías en profundidad. Aunque el tema es interesante y definitivamente importante si eres jugador de PC, si no tienes tiempo de leerlo te he dejado un pequeño resumen al final en el Anexo 1 (clic para saltar ahí).

¿Qué es un Teclado Analógico?

Llamamos teclado analógico a aquel cuyas teclas son capaces de detectar distintos puntos del recorrido de la pulsación enviando una señal distinta al PC en función de la distancia recorrida con el dedo sobre la tecla.

Cada tecla de un teclado convencional no analógico, sea mecánico, de membrana o de cualquier otro mecanismo tiene lo que se llama una única activación o, mejor dicho, dos posibles estados: Tecla pulsada (1) y tecla sin pulsar (0). Esto es así sea cual sea el recorrido de pulsación de la tecla.

Una tecla analógica lo que nos permite es aprovechar todo o buena parte de su recorrido de pulsación para enviar una señal distinta en cada parte del recorrido de la tecla. Si el recorrido de, por ejemplo, la tecla W, es de 4mm, al presionar a 1.8mm enviará una señal, si seguimos presionando sin levantar el dedo hasta 1.9mm enviará otra distinta, a 2.0mm otra distinta y así sucesivamente hasta el máximo que permita la tecla o hasta que levantemos el dedo.

En la siguiente imagen podemos ver la diferencia entre un interruptor analógico y uno convencional como los que acostumbramos a usar.

comparativa interruptor analogico y convencional

Recibe el nombre de interruptor análogico y por tanto teclado analógico porque el tipo de señal emitida al PC se conoce como “entrada analógica”. Por ese motivo los mini joysticks que incorporan algunos gamepads o mandos de consola reciben los nombres de “control analógico”, “mando analógico” o “stick analógico”.

De hecho, lo que las teclas de un teclado analógico hacen es, precisamente, lo mismo que el “stick analógico” o mini-joystick de los gamepads.

¿Para qué sirve tener un teclado analógico?

El teclado analógico nos permite configurar sus teclas analógicas para usarlas de forma progresiva en determinadas situaciones en juegos. Dependiendo del juego aporta unas ventajas u otras. Algunos ejemplos:

  • Juego de conducción (Need for Speed, Forza, Formula 1, etc):

    • Pulsamos la tecla de aceleración:

      • Teclado convencional: La aceleración del vehículo es constante.
      • Teclado analógico: La aceleración depende de la intensidad con la que se pulse la tecla, igual que un pedal de aceleración de un coche o igual que con el stick analógico de un gamepad. Si pulsamos hasta el fondo conseguimos el mismo efecto del teclado convencional: aceleración a fondo.

    • Pulsamos la tecla de giro a la derecha.

      • Teclado convencional: Girará a la derecha con el máximo de intensidad haciendo un giro brusco.
      • Teclado analógico: En función de cuánto pulsemos la tecla para abajo más brusco o más suave será el giro.

    • Pulsamos la tecla de freno:

      • Teclado convencional: Frena con el máximo de intensidad.
      • Teclado analógico: La intensidad de la frenada depende del grado de pulsación de la tecla, pudiendo frenar suavemente o de forma brusca.

  • Juego FPS (Counter-Strike, Fortnite, PUBG, etc):

    • Desplazamientos:

      • Teclado convencional: siempre te desplazas a la misma velocidad, tanto lateralmente como en distintas direcciones.
      • Teclado analógico: Puedes desplazarte lentamente por ejemplo cuando vas con sigilo y te acercas a una esquina. La velocidad a la que te desplazas es totalmente variable en función del grado con el que presionemos la tecla.

  • Juego de aviación:

    • Exactamente igual que en los juegos de conducción, los controles de las superficies de control (derecha, izquierda, arriba y abajo) van de forma gradual en un teclado analógico y van de forma brusca en un teclado convencional.

A fin de cuentas, se trata de ajustar la intensidad de movimiento de aquello que estemos controlando en el juego a la intensidad de pulsación de la tecla.

Wooting Carreras Animado

¿Es mejor jugar con un teclado analógico?

Antes de responder esta pregunta voy a responder la siguiente: ¿Qué inconvenientes tiene un teclado analógico?

Aunque resulte sorprendente la respuesta es NINGUNO. La razón es que en un teclado analógico la función analógica se puede desactivar por completo y usarse exactamente del mismo modo que un teclado mecánico gaming convencional.

De hecho, las tecnologías de interruptores analógicos principales que veremos en los siguientes apartados están basadas en interruptores mecánicos convencionales que ya se usan en teclados mecánicos hoy en día. Si desactivamos la función analógica, es exactamente igual de bueno que cualquier otro teclado mecánico. Incluso sus funciones y efectos RGB siguen funcionando perfectamente tanto si tenemos el modo analógico activado o no.

Por tanto, podemos afirmar que las funciones analógicas solo añaden ventajas a un teclado y ningún inconveniente, al menos, con respecto a su uso, características, rendimiento y funciones.

Ahora bien, centrémonos en las ventajas.

Si jugamos con un teclado convencional, sea mecánico o no, al pulsar la tecla y mantenerla pulsada el personaje o vehículo o lo que sea que estemos controlando realizará y mantendrá el movimiento al máximo que tengamos configurado. Por tanto, en un teclado no analógico, si queremos hacer algo con precisión la única solución es hacer muchísimas pulsaciones seguidas.

Por el contrario, si jugamos con un teclado analógico, ya que podemos ajustar el movimiento y graduarlo con la intensidad con la que pulsamos la tecla, podemos movernos con una precisión tremenda sin levantar el dedo de la tecla, graduando la intensidad de movimiento de forma instantánea y olvidándonos de hacer diferentes pulsaciones continuadas.

Wooting FPS Animado

Esto en un juego FPS o en un juego de carreras otorga una ventaja táctica muy importante al jugador con respecto a teclados convencionales. Imagina un juego como Battlefield o Grand Theft Auto donde se combinan los juegos de acción y disparos con el manejo de vehículos.

Tipos de Teclados Analógicos

Los tipos de mecanismos y tecnologías para teclados analógicos podemos dividirlos en 4 tipos actualmente dependiendo del mecanismo o tecnología para que se produzca la detección analógica: capacitivos, magnéticos y ópticos. No obstante, solo los ópticos son los que ya están disponibles y por tanto están encaminados a popularizarse inicialmente. Veamos cada uno:

Interruptor analógico capacitivo de membrana

Se trata de un mecanismo desarrollado a partir de los interruptores de membrana. Consiste en colocar un sensor capacitivo debajo del interruptor a fin de medir la fuerza con la que se está presionando la tecla.

La medición de la fuerza no se realiza hasta que se ha pulsado la tecla por completo, y depende de la presión que ejerzamos con la tecla pulsada se transmitirá un valor u otro al PC, ejerciendo de función analógica.

Este sistema tiene ciertos problemas. Para empezar, depende del uso de interruptores de membrana, lo cual hoy en día no es lo preferido en el mercado de los teclados para jugar. Por otro lado, el hecho de que se tenga que hacer primero el recorrido de la tecla y después la presión para trasladar el efecto analógico es algo poco natural y a lo que es difícil acostumbrarse. Aunque no hemos probado esta tecnología de primera mano, resulta obvio que es complicado que el juego responda de la forma deseada.

La marca Roccat lanzó un teclado basado en esta tecnología llamado Roccat Isku+ Force FX pero aunque, a fecha de redacción de este artículo, aún lo podemos encontrar a la venta, la marca ya lo ha quitado de su catálogo de producto y no tienen ningún otro de tecnología similar para sustituirlo.

Roccat Isku+ Force FX

No tenemos constancia de ningún otro fabricante que tenga el menor interés en continuar por este camino, al menos para el mundo de los teclados gaming. Por ese motivo y porque lo vemos como una tecnología de entrada analógica poco apropiada para juegos daremos protagonismo en este artículo al resto de tecnologías que trataremos a continuación.

Interruptor analógico magnético

El interruptor magnético no es nada nuevo, se ha usado en productos varias décadas atrás de forma no analógica. Se ha hablado en ocasiones de lo fácil que sería medir el campo magnético de dichos interruptores para hacer un interruptor analógico, pero no ha sido hasta que una nueva startup, llamada Alltrons, ha decidido desarrollarlo.

Lo que está desarrollando Alltrons es una tecnología que, en lugar crear interruptores dedicados nuevos, aprovecha interruptores existentes como por ejemplo los Cherry MX y les añade un sensor analógico magnético debajo. Con tan solo añadir un sensor magnético al PCB debajo del interruptor es capaz de medir el recorrido del mismo.

El funcionamiento a grandes rasgos ocurre del siguiente modo: el sensor magnético proyecta un campo electromagnético sobre el interruptor y éste, con el movimiento de su muelle metálico, produce variaciones en dicho campo electromagnético detectables por el sensor. En función de cómo sea la variación del campo electromagnético el teclado es capaz de interpretar la distancia recorrida por la tecla, en un rango que va de 0,01mm a 4,00mm.

La tecnología es relativamente sencilla y fácil de implementar a nivel de hardware. Tan solo hay que diseñar el PCB del teclado dibujando espirales (bobinas) que ejercen de sensor alrededor del hueco donde se encaja el interruptor mecánico. Añadiendo un conversor analógico-digital para interpretar la señal, multiplexores y unos cuantos condensadores tenemos todo el hardware necesario para hacerlo funcionar.

Sensor magnético Alltrons

Ya que el sensor lo que detecta es el movimiento del muelle, esta tecnología es compatible con todo interruptor que tenga muelle, como son los Cherry MX. Un fabricante de teclados que use esta tecnología podría de hecho decidir no soldar los pines de los interruptores Cherry MX (o compatibles) y hacer que el usuario puede cambiar un interruptor por otro al vuelo. De hacer esto tan solo es necesaria una recalibración para que el sensor analógico magnético funcione a la perfección. Dicha recalibración podría llevarse a cabo automáticamente si el fabricante que lo integre en sus teclados desarrolla un firmware o un software capaz de realizarlo.

Ya que el sensor forma parte del diseño del PCB directamente, el coste de implementar esta tecnología, al menos a nivel de hardware, es muy económico. Esto significa que esta tecnología puede no solo llegar a teclados de alta gama de 200 euros, sino que también podrá trasladarse a gamas tan económicas como los teclados de 60 o 70 euros con interruptores Outemu.

Actualmente esta tecnología está en una fase de desarrollo considerablemente temprana en comparación a las tecnologías que veremos más adelante en este artículo. El ingeniero de Alltrons que está trabajando en su desarrollo, Kayle Knops, nos cuenta que en este momento está trabajando para hacer que su prototipo de pruebas inicial de 8 teclas pueda trasladarse a teclados completos. Según nos indica, esto es un problema más de firmware y software que de hardware, por la forma en que la tecnología está pensada para interpretar las señales de los sensores.

Así mismo, otra barrera a superar es la de evitar las interferencias electromagnéticas producidas por otros dispositivos, como por ejemplo los móviles. Según nos cuenta Kayle es relativamente sencillo de solucionar a base de trabajar el firmware y el software para ello, aunque aún no se ha llegado a esa fase del desarrollo.

Ya que esta tecnología está en una fase de desarrollo tan temprana todavía no tenemos información sobre qué marcas o fabricantes sacarán teclados analógicos basados en ella. No obstante, al menos sobre el papel, podemos asegurar que es una tecnología prometedora y estamos deseando trastear con ella y verla en algún producto.

Según Kayle, este mismo trimestre (Q1 2019) saldrá un pequeño macropad de 8 teclas basado en esta tecnología y espera que salga el primer teclado TKL a finales de 2019.

Interruptor analógico óptico

Un interruptor óptico tiene un funcionamiento relativamente sencillo. Se emite una luz infrarroja. Ésta interactúa con el interruptor de una forma distinta en función del recorrido de la tecla que se haya realizado. Dicha interacción de la luz la recoge un sensor debajo del interruptor y transmite una señal al teclado que es distinta para cada distancia recorrida con la tecla.

Actualmente existen 2 variantes muy diferentes de interruptores analógicos ópticos:

  • Aimpad: Un sensor óptico colocado debajo de interruptores mecánicos estándar tipo Cherry MX o similares.
  • Flaretech: Un interruptor óptico propio que dirige el haz de luz infrarroja por su interior a través de espejos y prismas.

Ambas tecnologías ya se encuentran en el mercado actualmente, funcionan perfectamente y están disponibles para comprar en modelos de teclado de algunos fabricantes.

Dado que estas dos son las tecnologías que están más desarrolladas y que de hecho disponen de modelos ya en el mercado, vamos a dedicarles un apartado completo a cada una para ver el funcionamiento y las ventajas de cada una.

Interruptores Analógicos Ópticos Flaretech

Flaretech es el nombre que reciben los interruptores ópticos fabricados por Adomax. Inicialmente los interruptores ópticos que hemos visto de este fabricante no eran analógicos. El primer teclado con interruptores ópticos Adomax Flaretech fue el Aorus K9 que lleva un tiempo a la venta.

Este interruptor óptico no analógico, es capaz imitar muy bien a los Cherry MX. La diferencia está en que la actuación del interruptor no se realiza por contacto de pines eléctricos sino por detección de la pulsación de la tecla por infrarrojos. La sensación está muy lograda y resulta difícil notar la diferencia con respecto a un interruptor mecánico convencional.

La siguiente imagen nos ayuda a comprender cuál es el funcionamiento de este interruptor.

Interruptor Óptico Flaretech

El LED está emitiendo constantemente un haz de luz infrarroja canalizada en vertical hacía arriba hasta la lente A. La lente A da un giro de 90 grados a la luz y el haz es ahora horizontal. La lente B es un prisma que está amarrado al vástago (la parte móvil) del interruptor. Cuanto la tecla no está pulsada la luz pasa de largo y el sensor no recibe nada. Cuando pulsamos la tecla, la lente B entra en contacto con la luz y hace girar la luz otros 90 grados apuntando en vertical hacia el sensor de abajo. En el momento en que el sensor recibe luz se detecta que la tecla ha sido pulsada y el teclado transmite la señal al PC.

Desde un principio se habló de que esta tecnología de interruptor óptico podría fácilmente transformarse para permitir la entrada analógica pero no ha sido hasta que Wooting ha desarrollado una variación de este interruptor junto a su fabricante, Adomax Flaretech, que ha sido posible llevarlo a cabo.

El cambio radica en que en lugar de ser una simple detección de si hay luz o no, ahora el interruptor es capaz variar la cantidad de luz que llega al sensor dependiendo de cuánto se haya pulsado la tecla. De esta forma la cantidad de luz detectada por el sensor permite determinar cuánto recorrido de tecla se ha realizado y por tanto enviar una señal distinta al PC a cada punto del recorrido.

Wooting y Adomax Flaretech han conseguido esto gracias a un cúmulo de cambios: una emisión escalonada de la luz, un sensor capaz de detectar distintas intensidades de luz infrarroja y un firmware y un software capaz de transformar las señales y hacerlas llegar al PC en forma de entrada analógica.

En la siguiente imagen tenemos un esquema del recorrido que hace la luz infrarroja en el interruptor óptico analógico.

Esquema Interruptor Flaretech

Adomax Flaretech ha modificado, con la ayuda de Wooting, el diseño del reflector (Lente A) con el que entra en contacto la luz infrarroja para que sea escalonado. Dichos escalones hacen que la luz se dirija en horizontal hacia el prisma amarrado al vástago del interruptor abarcando todo el ancho que da el reflector.

De esta forma tan pronto una parte del prisma entra en contacto con el haz de luz, una parte de la luz enviada por el reflector se hace llegar al sensor. Según se va continuando el recorrido de la tecla y con él el recorrido del prisma en contacto con el haz de luz infrarroja, más cantidad de luz se hace llegar al sensor.

Hecho esto queda la difícil tarea de crear un PCB que contenga un LED infrarrojo y un sensor apropiados por cada tecla y desarrollar un firmware y un software capaces de interpretar las señales y convertirlas en una señal digital interpretable por el PC, que sea distinta en función del recorrido que se haya hecho al pulsar la tecla.

Esto es justo lo que ha hecho Wooting para lanzar dos teclados basados en esta tecnología: El Wooting One de nuestra review que es TKL y la versión completa Wooting Two.

Partes Interruptors Flaretech

En la imagen de arriba tenemos las partes más importantes del interruptor de Flaretech en el Wooting One. De izquierda a derecha tenemos la lente reflectora A en la que podemos apreciar los escalones, después tenemos el vástago con el prisma triangular y a la derecha tenemos el hueco donde va el interruptor donde podemos pareciar el LED infrarrojo y el sensor.

Uno de los problemas de esta tecnología a día de hoy es que no se puede aprovechar la totalidad del recorrido de la tecla. El recorrido completo de la tecla es de 4mm, pero el rango analógico va desde los 1,5mm de pulsación hasta los 3,6mm. Esto significa que tenemos que pulsar un poco la tecla antes de que comience la detección analógica y la detección analógica finaliza antes de que terminemos de pulsarla.

Según Wooting, es posible continuar invirtiendo en el desarrollo del interruptor para llegar a alcanzar un rango analógico que aproveche los 4mm de recorrido completo que tiene el interruptor. No obstante, corresponde a Adomax Flaretech continuar con el desarrollo para alcanzarlo.

Pese a este inconveniente el resultado, tal como se puede ver en nuestra review del Wooting One, es fantástico y proporciona una experiencia analógica muy buena y satisfactoria.

Wooting One

Los teclados de Wooting ya están a la venta y su precio es similar al de otros teclados mecánicos de alta gama (150 euros). Se puede comprar con distintos tipos de interruptores en función del efecto que queramos en la tecla: Linear55 Red (similar al efecto lineal del Cherry MX Red), Clicky55 Blue (similar al efecto click del Cherry MX Blue) y Linear 80 Black (similar al efecto lineal del Cherry MX Black). También podremos, una vez comprado el teclado, cambiar los interruptores por otro de los que ofrece la propia marca Flaretech.

En la fecha de redacción de este artículo no existe versión española del teclado a la venta, no obstante, las cubiertas de las teclas son perfectamente compatibles con las de otros teclados mecánicos. De todas formas, según se vaya popularizando la tecnología, es probable que encontremos la variante en español próximamente.

Otra ventaja de esta tecnología es que ningún fabricante de teclados tiene exclusividad sobre ella y está disponible para que otros fabricantes la aprovechen. Además, la propia Wooting se presta a colaborar con otros fabricantes para desarrollar el PCB, el firmware y todo lo que sea necesario.

Es probable que veamos teclados analógicos de otros fabricantes usando esta tecnología pronto.

Interruptores Analógicos Ópticos Aimpad

Aimpad ha desarrollado una tecnología óptica que es capaz de obtener una señal analógica usando interruptores mecánicos convencionales tales como los Cherry MX.

El funcionamiento normal de un interruptor Cherry MX (o similar de otras marcas) ocurre del siguiente modo a grandes rasgos en un teclado convencional:

  1. Un muelle mantiene el vástago alzado, y éste a su vez, la tecla alzada cuando no se está pulsando. Mientras el vástago esté alzado un bulto que sobresale de un lateral del mismo bloquea el contacto de dos pestañas metálicas.
  2. Al pulsar la tecla y hacer descender el vástago ejerciendo fuerza sobre el muelle, el bulto ya no bloquea las pestañas y éstas entran en contacto haciendo que se cierre el circuito y por tanto se mande la señal de “tecla pulsada” al PCB y éste a su vez al PC.
  3. Al dejar de pulsar la tecla el muelle empuja el vástago y la tecla hacia arriba separando de nuevo las pestañas de metal y abriendo por tanto el circuito.

Esto es así para todos los interruptores Cherry MX o similares de otras marcas como Kailh y Outemu. Para simular distintos efectos tenemos interruptores lineales, táctiles y con efecto “click” en cada uno de los fabricantes, incluyendo Cherry, como podemos ver en la siguiente animación:

Interruptores Cherry MX

Como seguramente sabrás, el color del vástago hace referencia al modelo de interruptor dentro de la gama Cherry MX. El resto de fabricantes intentan imitar estos clores de vástago ya que es un concepto muy asimilado por el consumidor. Hay que decir que Cherry MX, tenga o no tenga el mejor interruptor mecánico, sí que es el preferido y el más popular. Por ese motivo es difícil encontrar un teclado de alta gama de primeras marcas con interruptores de otro fabricante, salvo algunas excepciones.

Precisamente por este motivo (marketing e imagen de marca) resulta importante que se consiga añadir la funcionalidad analógica a un interruptor Cherry MX sin realizar ninguna modificación al interruptor.

Entonces, ¿Cómo es posible añadir funcionalidad analógica a un interruptor ya existente que no es analógico?

Lo que ha conseguido hacer Aimpad es colocar un sensor óptico y un led infrarrojo debajo del interruptor. Se apunta la luz infrarroja hacia el vástago y cuanto más abajo está el vástago más luz refleja hacia el sensor. La luz ha de entrar dentro del interruptor por lo que para hacer esto sin agujerear el interruptor resulta indispensable usar interruptores cuyo encapsulado sea translúcido y permita le paso de la luz infrarroja. Así es como son de hecho los interruptores Cherry MX RGB.

Cherry MX RED RGB

Teniendo esto en cuenta, si pulsamos la tecla 1 milímetro para abajo, la luz que refleja el vástago hacia el sensor óptico es distinta que la luz reflejada a 2 milímetros de recorrido de pulsación. Esto permite que el teclado pueda interpretarlo como una señal distinta a cada distancia de pulsación, permitiendo interpretar todo el recorrido de la tecla de forma distinta, para luego convertirlo en una señal analógica.

Aimpad

Una de las grandes ventajas de este método es que tenemos un rango analógico que utiliza casi el total de los 4mm de recorrido que tienen los interruptores Cherry MX o similares: va de 0,01mm a 3,90mm.

Sin embargo, esta tecnología tiene un serio problema: el precio. Ya que la luz infrarroja ha de atravesar el encapsulado translúcido del interruptor Cherry, rebotar en el vástago y luego volver a atravesar el encapsulado para ser detectado por el sensor, no vale cualquier LED infrarrojo ni cualquier sensor que haya en el mercado. Necesitamos una luz infrarroja más potente y un sensor con mucha más sensibilidad.

A fin de cuentas, calculamos que por cada tecla en la que implementemos el Aimpad tenemos que sumarle al menos 1 euro al PVP total del teclado. Esto hace que, al menos de momento, sea inviable que implementemos esta tecnología en todo el teclado y no queda otro remedio más que limitarlo a algunas teclas.

El primer teclado en llegar al mercado con esta tecnología es el Cooler Master MK850. Debido al alto coste de implementación la tecnología Aimpad se queda limitada únicamente a las 8 teclas QWER + ASDF. Aun así, el precio del MK850 asciende a la friolera de 220 euros, por culpa en gran parte de las 8 teclas Aimpad.

Cooler Master MK850 Teclas Aimpad

Es un teclado de alta gama con componentes de muy buena calidad, excelentes acabados y multitud de características más allá del Aimpad, todo sea dicho. Si quieres saber más sobre el Cooler Master MK850 te alegrará saber que hay una unidad de camino a nuestro laboratorio y que muy pronto tendremos la review publicada en GEEKNETIC.

Otro de los problemas de la tecnología Aimpad es que puede ser susceptible al polvo y a las virutas de alimentos tales como “Cheetos” y similares. Para solucionarlo Aimpad está desarrollando un sistema para que cada tecla se calibre de forma automática para adaptarse a circunstancias como el polvo o virutas de cualquier tipo que interfieran con el haz de luz y el sensor. Esta calibración automática además sirve para que el sensor analógico se calibre si cambiamos el interruptor por otro distinto o si usamos amortiguadores de sonido en las teclas.

El MK850 de Cooler Master no viene de serie con esta calibración automática, no obstante, Aimpad nos asegura que se podrá actualizar su firmware a posteriori para incluirlo.

La tecnología Aimpad es propietaria y está pensada para ser licenciada a marcas y fabricantes. No obstante, Cooler Master tiene un contrato de exclusividad con Aimpad para ser el único en implementar su tecnología en sus teclados hasta diciembre de 2019. Una vez finalizado dicho contrato otros fabricantes podrán implementarla en sus teclados.

Ya que el mayor problema de esta tecnología es que por una cuestión de costes tan solo se implementa, a día de hoy, en 8 de las teclas de un teclado completo, nos consta que Cooler Master está trabajando en formas de fabricarlo en masa a un coste inferior, optimizando los componentes y el proceso de fabricación. Esperamos ver otros teclados de Cooler Master que implementen esta tecnología de forma más extensa antes de que acabe el año.

Comparativa entre distintos interruptores analógicos disponibles

Ya que existen varias tecnologías impulsadas por distintas marcas para el desarrollo y la llegada en masa de teclados analógicos resulta conveniente compararlas y ver qué nos aporta cada una. Pese a que Alltrons todavía no tiene su tecnología suficientemente madura y no hay productos en el mercado resulta conveniente incluirlo en la comparativa por la importancia que pueden tener una vez empiecen a salir productos al mercado este mismo año.

  Alltrons Flaretech Aimpad
Tipo de sensor analógico Magnética / Bobina Óptico / Infrarrojo Óptico / Infrarrojo
Ubicación del sensor En PCB bajo el interruptor Interruptor propio específico En PCB bajo el interruptor
Interruptores compatibles Todos los que tengan muelle Flaretech Linear55 Red, Flaretech Clicky55 Blue, Flaretech Linear80 Black Todos los RGB excepto Brown y Black
Rango Analógico De 0,01mm a 4,00mm De 1,50mm a 3,60mm De 0,01mm a 3,90mm
Licencia de la tecnología Propietaria Libre Propietaria
Exclusividad Desconocido Ninguna Cooler Master hasta Dic. 2019
Estado del desarrollo En desarrollo, sin productos Teclados ya a la venta Teclados a la venta en Q1 2019
Coste de implementación Bajo Medio Alto
Teclados comerciales Ninguno Wooting One & Two Cooler Master MK850
Volumen de teclas Teclado Completo Teclado Completo Limitado a 8 teclas
Disponible en Español Teclados aún no disponibles No Sí, en Q1 2019
PVP de teclado completo Desconocido 160 Euros 220 Euros

Ubicación del sensor e interruptores compatibles

La primera gran diferencia que vemos es que el sistema de Flaretech usa un interruptor propio específicamente diseñado para funcionar a través del haz óptico. En los interruptores Flaretech no hay un contacto metálico que ejerce de pulsación como en los Cherry MX o similares. Tanto si usamos el interruptor Flaretech de forma analógica como si no, la pulsación de la tecla se realiza a través del sensor infrarrojo y la circulación del haz de luz por el interruptor.

Esto significa que estamos obligados a usar los interruptores de Flaretech. No obstante, Flaretech nos da 3 opciones, Linear 55 Red, Clicky 55 Blue y Linear 80 Black, que simulan en gran medida los Cherry MX del mismo color.

Aimpad y Alltrons, con tecnología óptica y magnética respectivamente, colocan sus sensores en el PCB debajo del interruptor y son capaces de detectar el movimiento de interruptores Cherry MX originales u otros de otras marcas compatibles. La diferencia entre ambos es que Alltrons puede funcionar con cualquier interruptor que tenga un muelle magnético y Aimpad solo puede funcionar con interruptores que sean RGB y su color refleje bien la luz infrarroja, es decir, todos los RGB excepto el Cherry MX Black y el Cherry MX Brown.

Rango analógico

Otra gran diferencia la tenemos en el rango analógico. Pese a que los interruptores de Flaretech tienen el mismo recorrido de 4mm que tienen los Cherry MX, tan solo son capaces de realizar la detección analógica desde los 1,5mm hasta los 3,6mm, lo que es prácticamente la mitad de su recorrido. Tanto Alltrons como Aimpad son capaces de medir el total del recorrido de los interruptores Cherry MX bajo los que se colocan, proporcionando un rango analógico total de casi 4mm.

Según Aimpad, un rango analógico más amplio reduce las zonas muertas (en comparación a Flaretech) y nos permite implementar la entrada analógica de una forma más versátil.

Aimpad Zona Muerta

Cuanto mayor sea el rango analógico más podremos reducir las zonas muertas y por tanto mayor recorrido de tecla podemos aprovechar para la entrada analógica.

Aimpad y Alltrons prometen por tanto una experiencia analógica más eficaz, aunque tenemos que reconocer que tras haber probado la solución de Flaretech en el Wooting One, la experiencia analógica ha sido más que satisfactoria.

Coste de implementación y volumen de teclas

La tecnología de Aimpad resulta ser considerablemente cara. Esto hace que el precio del teclado se dispare en función del volumen de teclas a las que se implemente esta tecnología. El primer producto comercial, el Cooler Master MK850, tan solo tiene 8 teclas con tecnología Aimpad (QWER+ASDF) y aun así el precio se va hasta los 220 Euros.

Esto se debe a que para poder detectar el recorrido de un interruptor cherry la luz ha de pasar por el encapsulado translúcido del interruptor, rebotar en el vástago y volver a sobrepasar el encapsulado translúcido para ser detectado por el sensor. Esto significa que necesitamos usar leds de infrarrojos más potentes y sensores con mayor sensibilidad que los que encontraríamos en el sistema óptico que usa Flaretech.

Es bastante improbable que podamos encontrar a corto plazo teclados completos con Aimpad por debajo de los 200 euros, mucho menos aún si queremos que todo el teclado sea analógico.

Esto es un problema ya que imagina que tú como usuario prefieres que la tecla de acelerar en un juego de carreras sea el espacio y las teclas de movimiento sean las flechas a su derecha. Cooler Master no te lo permite en el MK850 porque físicamente el Aimpad solo está implementado en las teclas QWER+ASDF. Con el teclado Wooting usando la tecnología de Flaretech puedes usar cualquier tecla que quieras para la función analógica que quieras, sin restricción.

En el caso de Alltrons el coste de implementación es muy bajo, y nos debería permitir implementarlo al completo bajo cualquier interruptor mecánico convencional, desde los económicos Outemu que hay en teclados mecánicos de 70 euros a los Cherry MX que hay en teclado mecánicos de 120 euros de primeras marcas, sin alterar sustancialmente el precio por hacer que todo el teclado sea 100% analógico.

Estado del desarrollo y productos disponibles

Tanto Flaretech como Aimpad tienen su tecnología considerablemente avanzada hasta el punto de que hay fabricantes que ya han sacado productos a la venta basándose en sus tecnologías.

El Wooting One y Wooting Two están a la venta haciendo uso de la tecnología analógica en la totalidad del teclado por un precio de entre 140 y 160 euros. Por el momento no lo veremos en castellano, pero las teclas pueden sustituirse fácilmente por otras compatibles o siempre se le pueden poner pegatinas si lo consideramos necesario. Ya que estos interuptores los puede implementar cualquier fabricante es posible que veamos otros productos de otras marcas con ellos.

Cooler Master ya tiene listo su MK850 que implementa 8 teclas con Aimpad y tiene un coste de 220 euros. Llegará a España en el primer trimestre de 2019 en su variante en español. Cabe destacar que Cooler Master tiene un contrato de exclusividad con Aimpad, por lo que no veremos teclados de otras marcas con esta tecnología al menos hasta 2020.

Alltrons todavía no tiene del todo lista su tecnología magnética y queda un largo camino en su desarrollo, sobre todo en lo que respecta al firmware y al software. No obstante, el ingeniero que lo está desarrollando nos asegura que tendremos un primer producto de unas pocas teclas disponible en pocos meses y un teclado completo previsiblemente a finales de 2019.

¿Los juegos soportan los teclados analógicos?

La respuesta simple a esta pregunta es: sí pero no.

La realidad es que, en el momento de redacción y publicación de este artículo, no hay ningún juego conocido que soporte de forma nativa el uso de funciones analógicas en un teclado. Es decir, por mucho que tu teclado sea analógico, los juegos de hoy en día solo son capaces de entender dos estados de una tecla: tecla sin pulsar y tecla pulsada.

¿Entonces no se puede jugar de forma analógica a los juegos actuales? ¡Sí que se puede!

La solución consiste en hacer una pequeña trampa para simular que las funciones analógicas del teclado son en realidad el joystick de un mando de XBOX 360. A continuación, explicamos cómo es esto posible.

En 2005, coincidiendo con el lanzamiento de la XBOX 360, Microsoft introdujo una API para desarrolladores llamada XInput que hacía posible que Windows detectara de forma nativa el controlador de XBOX 360, incluyendo sus “Sticks Analógicos” o Joysticks.

Pese a que ya existía otra API llamada DirectInput que permitía cosas parecidas, Microsoft lleva impulsando el uso de XInput en juegos desde 2005. Se ha convertido de hecho en un estándar, ya que, entre otras cosas, tiene la ventaja de que gamepad compatible esté ya preconfigurado para jugar, igual que estaría el juego en una XBOX.

Todo esto ha supuesto que una gran cantidad de juegos lanzados durante la última década, incluyendo los concidísimos Battlefield, GTA, Call of Duty, Counter-Strike, Fornite, Dota2, Rocket League y cientos de títulos más soporten de forma nativa el controlador de XBOX en Windows.

Wooting Wootility XInput

Ya que XInput es una API sobre la cual pueden trabajar los desarrolladores de software, tanto Wooting con sus teclados como Cooler Master con su Aimpad en el MK850 proporcionan un software configurable que hacen uso de XInput (DirectInput en juegos antiguos) para simular que las teclas analógicas son el joystick del mando de XBOX y asignarle qué tecla va para cada movimiento de joystick. Por tanto, todo juego compatible con el joystick del mando de XBOX es a su vez compatible con estos teclados analógicos.

No obstante, para asegurarte te recomendamos que eches un vistazo a nuestra lista de juegos que soportan teclados analógicos.

Conclusiones y Recomendaciones

Lo primero que nos preguntamos es si esto de los teclados analógicos va a ser una moda pasajera que no va a cuajar. No podemos evitar recordar el furor que hubo hace años con las pantallas LCD integradas en los teclados, como en el mítico teclado Logitech G15, que un servidor aún guarda en un armario, pese a que aquella tecnología quedó en el olvido.

Algo importante que tenemos que tener en cuenta es que un teclado mecánico analógico con cualquiera de las tecnologías mencionadas en este artículo no tiene absolutamente ninguna desventaja con respecto a un teclado mecánico convencional. Siguen siendo teclados mecánicos, con todo su recorrido de tecla, los diferentes tipos de interruptores con efectos táctiles o efectos clic, y la misma iluminación RGB independiente por tecla.

Añadimos la funcionalidad analógica y no restamos ninguna característica. Además, dependiendo del juego puedes quitarle la función analógica completamente o dársela solo a las teclas que consideres oportuno y dejar el resto de teclas de forma mecánica tradicional.

Al fin y al cabo, los juegos en 3 dimensiones tratan de simular en mayor o menor medida los movimientos de personas o vehículos del mundo real. En el mundo real podemos caminar y correr a distintas velocidades, podemos girar el volante de forma gradual hasta el ángulo que queramos, podemos acelerar y frenar de forma gradual con mayor o menor intensidad. Eso es justo lo que no podíamos hacer hasta ahora con un teclado en los juegos, salvo que hiciéramos pulsaciones repetidas. Esto es justo lo que solucionan los teclados analógicos al tiempo que añaden precisión a nuestros movimientos en el juego.

Carreras Wooting

La realidad es, que con esta precisión que te otorga en juegos de todo tipo, incluyendo juegos FPS, una vez te has acostumbrado a jugar en analógico, no quieres volver a jugar con un teclado mecánico convencional. Así nos a pasado a varios de los redactores de GEEKNETIC y así esperamos que ocurra con mucha más gente.

Es cierto que requiere un tiempo de adaptación de unas pocas horas, dependiendo del tipo de juego. Una vez superado el tiempo de adaptación, la sensación de juego, de precisión y de acierto durante una partida es tremendamente satisfactoria.

Tanto si eres un jugador profesional jugándote miles de euros en premios como si eres amateur, los teclados analógicos te proporcionan una ventaja clara frente en cualquier tipo de juego.

Si juegas a Fornite, PUBG, Battlefield, CS:Go o cualquier multijugador de disparos en primera o tercera persona, tarde o temprano te enfrentarás a alguien que juega con teclado analógico y pueda moverse y disparar con mayor precisión, tanto si vas a pie como llevando un vehículo.

Mira Telescópica

Si juegas offline y no eres particularmente competitivo, los teclados analógicos te aportan otras cosas: la precisión de juego y la naturalidad de controlar la velocidad de movimiento y su intensidad contribuyen mucho a la sensación de realismo y al disfrute del juego.

La transición es exactamente la misma que hubo en las consolas cuando los gamepad empezaron a incluir el stick analógico. Hoy en día prácticamente todo el mundo que juega con gamepad en consolas utiliza el stick analógico para moverse, exactamente por las mismas razones de precisión y control del juego que te aporta un teclado analógico jugando en PC.

El teclado analógico une lo mejor de los dos mundos, añadiendo funcionalidades del stick analógico de un gamepad aun teclado, permitiendo el uso combinando con un ratón y sin dejar de lado las características de un teclado mecánico.

Ya que los teclados analógicos que han salido ya y están por salir hacen la trampa de simular que son un gamepad de XBOX, vamos a poder jugar a cientos de juegos desde el primer momento, configurando la respuesta analógica fácilmente desde el software del teclado.

¿Qué teclado analógico debería comprar?

Si quieres comprarte un teclado analógico ahora mismo (primer trimestre de 2019), las únicas opciones son los dos modelos de Wooting con tecnología analógica Adomax Flaretech o el MK850 de Cooler Master con tecnología analógica Aimpad.

Si quieres un teclado de muy alta gama cargado de funciones, que tenga interruptores Cherry MX originales y el hecho de que la tecnología analógica esté aplicada solo a 8 teclas no te supone un problema, el MK850 es una excelente opción por 220 euros. Esas 8 teclas usan además casi el total del recorrido de la tecla para la detección analógica.

Si no te importa que el rango analógico sea prácticamente la mitad del recorrido de la tecla, pero sí que te es importante que todo el teclado sea analógico o que puedas elegir qué teclas usar de forma analógica, el Wooting One y el Wooting Two son excelentes opciones por 140 y 160 euros respectivamente.

Una alternativa intermedia es comprar los mini-teclados de 24 teclas que Cooler Master ofrecen como una solución específica 100% basada en Aimpad. Se trata del Control Pad 24 que vemos a en la siguiente imagen y que pronto deberíamos poder comprar por menos de 100 euros, y rango analógico completo en todas sus teclas. Es una opción a tener en cuenta si no queremos esperar a soluciones que combinen un teclado completo y un rango analógico completo.

Cooler Master ControlPad 24

La única tecnología que de momento promete todo en un teclado completo es la de Alltrons: todas las teclas analógicas + rango analógico completo. No solo es la tecnología que más promete, sobre el papel, sino que además es la única que se puede implementar en todo el teclado sin repercutir apenas en su coste de fabricación. Esto significa que Alltrons puede hacer que el día de mañana tengamos un teclado analógico completo por menos de 100 euros, sin perder las características de otros teclados mecánicos de ese rango de precios. El problema es que para ver esto en un teclado completo aún nos toca esperar al menos hasta final de año, si es que termina de desarrollarse.

Sea como fuere, los teclados analógicos tienen muchas cualidades para que despeguen a nivel comercial y se conviertan en la siguiente gran revolución en el mundo de los periféricos gaming.

Lo que es bastante probable (y lo que recomendamos), por tanto, es que tu próximo teclado gaming será analógico.

Cooler Master MK850

Anexo 1: Si no has querido leerte este artículo de 6 mil palabras te lo resumo bien rápido: Los teclados analógicos otorgan la funcionalidad de un stick analógico de un gamepad a las teclas de un teclado mecánico sin perder el resto de sus funciones. Añade mejor movimiento y precisión y otorga una ventaja cuando te acostumbras a jugar con él. La experiencia es tan buena que una vez te acostumbras no quieres volver a un teclado que no sea mecánico. Hay dos fabricantes con distintas tecnologías ya en el mercado: Wooting con sus modelos One y Two y Cooler Master con el modelo MK850.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

Redactor del Artículo: Mikel Aguirre

Mikel Aguirre

Siendo técnico informático con 14 años y profesor de informática con 16, para cuando empecé la carrera de ingeniería informática en 2002 ya había fundado este sitio web con otros compañeros. Actualmente me dedico plenamente a dirigir la línea editorial, supervisar el trabajo del equipo de redacción y a publicar artículos sobre tecnología en Geeknetic. Mis otras pasiones son la aviación, el esquí, los videojuegos, la F1 y el tenis.