MSI Afterburner: Todo lo que necesitas saber

MSI Afterburner: Todo lo que necesitas saber

por Juan Antonio Soto 15/05/2020 ...

MSI Afterburner: ¿Qué es y para qué sirve?

MSI Afterburner es un software muy completo que nos permite realizar todo tipo de modificaciones en nuestra tarjeta gráfica, podemos controlar cualquier parámetro para definir los mejores valores según el escenario que tengamos presente, así en situaciones con menos esfuerzo para la tarjeta podemos obtener un ahorro de energía y menor ruido, pero cuando sea necesario podemos darle caña, eso sí, a nuestro gusto.

Con MSI Afterburner podemos controlar valores de la tarjeta gráfica muy concretos para llevar a cabo una personalización máxima, como además se puede guardar esta configuración en perfiles, podemos diseñar diferentes escenarios para cada situación. También nos permite personalizar muchas más opciones que tienen que ver con la gráfica o el rendimiento en general del equipo.

No es necesario tener una tarjeta gráfica de MSI o una tarjeta NVIDIA, MSI Afterburner funciona con la mayoría de tarjetas gráficas de la marca que sea. También se asocia generalmente este software al overclocking para la GPU, pero nos permite hacer muchas cosas más además de esto, como monitorizar valores, downclocking, preparar curvas para ventilación, etc.

Hacer overclocking a nuestra tarjeta gráfica con MSI Afterburner

Lo primero que se nos ocurre con MSI Afterburner es hacer overclocking a nuestra tarjeta gráfica, con esto conseguimos elevar la frecuencia de reloj haciendo trabajar por encima de sus especificaciones, controlando la temperatura no tendremos problema de ningún tipo, según las especificaciones de nuestra tarjeta podemos obtener más o menos rendimiento.

Si disponemos de una tarjeta NVDIA RTX de la serie 20xx, podemos realizar overclocking de manera segura con solo hacer clic en un botón, ya que MSI Afterburner dispone de esta función. Solo tendremos que hacer clic en OC en la esquina superior izquierda en nuestro caso, si tenéis otro skin solo hay que buscar esta opción.

Para realizar overclocking a nuestra tarjeta gráfica si no disponemos de la opción automática, o si queremos realizarla de manera manual, tendremos que ajustar las opciones power limit, temp. Limit, core clock y memory clock hasta encontrar unos valores estables.

Tan sencillo como incrementar los valores en pequeños tramos, hacemos clic en aplicar y ya solo queda probar bien con un juego o con kombustor. Este último lo podemos instalar opcionalmente aunque es muy recomendable, si vemos que todo está estable podemos seguir incrementando algo más para volver a realizar la prueba de esfuerzo hasta llegar a los valores acordes sin que suframos ningún artifacts.

En este apartado es recomendable usar kombustor, ya que es una prueba rápida donde nos monitorizará los datos y tendremos un resumen de estos al final, así podremos contabilizar el número de artifacts, ya que si aparece alguno deberíamos bajar los valores, es probable que sean demasiado altos.

Aun así os hemos realizado una guía completa con todos los pasos a seguir para realizar overclock a tu tarjeta con MSI Afterburner. Puedes realizar overclocking de manera automática o realizar unos ajustes manuales mucho más finos y precisos, guardarlo en uno de los perfiles disponibles y ejecutarlo cuando vayamos a jugar a alguno de nuestros juegos favoritos.

Gracias a la monitorización de datos podemos vigilar que nuestros ajustes vayan a la perfección, en caso contrario podemos realizar los ajustes necesarios hasta llegar a estos valores.

Downclocking a tu tarjeta gráfica con MSI Afterburner para ganar temperatura y ahorrar energía

Lo contrario al overclocking sería realizar un downclocking, esto es realizar modificaciones a tu tarjeta gráfica para trabajar por debajo de sus posibilidades, con el consecuente ahorro de energía y la tranquilidad para los ventiladores que esto supone, nuestra tarjeta gráfica estará más relajada.

Podemos hacer downclocking si vamos a jugar a algunos juegos antiguos, donde la carga de la GPU no es alta, podemos tener un ambiente silencioso mientras jugamos, también podemos ahorrar algo de energía con este método.

Otras situaciones donde esto puede ser ideal son cuando trabajamos con ofimática, si vamos a escribir algún documento u hoja de cálculo o vamos a crear una presentación con algún paquete ofimático. Estos trabajos no consumen GPU y es posible dejarla por debajo de sus valores recomendados para trabajar en silencio y consumiendo menos energía.

Otra ocasión en la que podemos hacer uso del downclocking es cuando vamos a ver alguna película o estamos escuchando música, de igual modo podemos rebajar estos valores sin temor a que nos quedemos sin potencia de GPU.

Realizar downclocking a tu tarjeta es muy sencillo, al contario que hemos haríamos haciendo overclocking, ahora tendemos que poner estos valores de Power Limit, Temp. Limit y Core Clock por debajo de los valores establecidos por el fabricante para que la GPU esté por debajo de sus posibilidades.

Moveremos los botones deslizantes esta vez hacia la izquierda para rebajar estos valores, podemos probar si bajándolos al mínimo funciona correctamente, si después de realizar las pruebas necesitamos algo de más potencia, solo tendremos que incrementar poco a poco estos valores, al contrario que hacíamos con el Overclocking. No olvideis de hacer clic en aplicar cada vez que realiceis un cambio.

De todas formas, aquí tenéis una guía de cómo realizar downclocking a tu tarjeta gráfica para bajar la temperatura y ahorrar algo de energía. Como hemos hecho con el de overclocking, podemos guardarlo en uno de los espacios reservados para perfiles y así podemos activarlo cuando sea necesario sin tener que volver a modificar manualmente estos ajustes.

Recuerda activar la monitorización para tener un control sobre los valores de la GPU en pantalla, así podrás vigilar si necesitas más potencia de GPU o está bien con la configuración elegida.

Ajustar los ventiladores con una curva en MSI Afterburner

Otra de las geniales opciones que nos ofrece MSI Aftarburner, es poder personalizar los ventiladores, es necesario que nuestra tarjeta posea la opción de controlar los ventiladores mediante software, en caso contrario no funcionará esta opción.

Tenemos la posibilidad de dejar esta configuración Fan Speed en automático, o podemos desactivar el modo automático y deslizar en botón en la barra y ajustarlo al porcentaje que queramos, pero este valor será fijo. Aunque podemos ir moviendo a más o menos % de funcionamiento de los ventiladores según el escenario en el que nos encontremos, no deja de ser un engorro tener que andar moviendolo manualmente.

La mejor opción es poder realizar una curva para los ventiladores independientemente del perfil o situación en la que nos encontremos, ya que esta curva nos permite adaptar la potencia del o los ventiladores a los grados de temperatura que la GPU va tomando, abarcando así todas las situaciones tanto con temperaturas en reposo o temperaturas altas cuando la carga de la GPU es elevada.

Con esta curva podremos elegir la potencia a la que queremos que los ventiladores trabajen dada una determinada temperatura de la GPU, además esto lo podemos hacer con tantos valores de temperatura como quedamos, solo tenemos que añadir un punto más en esta curva y arrastrar hasta los valores de temperatura de GPU y porcentaje de carga de los ventiladores.

Por ejemplo, podemos hacer que los ventiladores trabajen a un 10% de su potencia cuando la temperatura de la GPU esté en 50º, para seguidamente incrementar esta potencia hasta el 25% si la temperatura de la GPU sube hasta los 60º. Podemos mover los puntos que hay disponibles o añadir nuevos simplemente haciendo clic en un trozo de la línea. Si hacemos clic en uno de los puntos, los podemos borrar pulsando la tecla de suprimir.

Al crear la curva podemos hacer que estos valores sean progresivos o escalonados, progresivos nos tomará valores intermedios entre unos puntos y otros, y escalonado hará el cambio de golpe entre valores. Tenéis toda la información para crear la curva personalizada de ventilación con MSI Afterburner paso a paso en esta guía.

Recordad que es independiente de los perfiles, una vez activada funcionara con cualquier configuración que hayamos realizado.

Personalizar el OSD de MSI Afterburner

Podemos monitorizar muchos valores de la tarjeta gráfica o del sistema en general con MSI Afterburner, pero además podemos personalizar estos valores para mostrarlos como numéricos o gráficos, mostrar FPS, temperatura de la GPU, de la CPU global o por núcleo, etc. Pero además de poder visualizar estos valores y muchos más, nos da la opción de personalizar el aspecto y la posición de estos valores.

Llamamos OSD (On Screen Display) al trozo donde se muestran los datos de monitorización superpuestos en cualquier ventana. Esto es posible gracias al software que se instala junto a MSI Afterburner, que se llama Riva Tuner Statistic Server y podremos ver ejecutándose en segundo plano junto a los otros iconos de las aplicaciones.

Para poder acceder a la configuración del OSD, la gran mayoría se realiza desde la configuración de MSI Afterburner, este ya se encarga de comunicarse con Riva Tuner para los cambios que ejecutemos. Una pequeña parte se hace desde el propio software de Riva Tuner, pero no es necesario abrirlo, podemos acceder desde el botón más, que está entrando en la configuración, en la pestaña información en pantalla.

Entramos en la configuración haciendo clic en la rueda dentada, y en la pestaña monitorización tenemos muchas de las opciones para personalizar el OSD, desde este apartado nos da la opción de añadir los diferentes valores para visualizar en el OSD, como los FPS, temperatura de CPU, GPU, porcentaje de carga, etc. También podemos elegir si queremos el valor numérico o una gráfica, que también podemos personalizar.

En este apartado podemos configurar una alarma visual o sonora tanto para valores mínimos o máximos de cada opción que tengamos activa, incluso podemos ejecutar un programa cuando supere o baje de estos valores.

Otra opción que nos ofrece es cambiar el nombre de estos valores o gráficas y mostrar los que nosotros queramos o nos resulten mas representativos. Además, hay 3 modos predefinidos para mostrar el OSD, classic, modern, modern mono y modern web, aunque además en cada uno de ellos podemos cambiar el color de cada opción a mostrar.

Aunque el OSD se visualiza en la esquina superior izquierda de manera predeterminada, podemos moverlo a cualquiera de las 4 esquinas y llevarlo unos cuantos píxeles más adentro para que no quede justo pegado en esa esquina. Estas opciones y otras más como el zoom para el OSD o la posibilidad de poner un fondo para distinguirlo mejor se hacen directamente en Riva Tuner, pero accediendo a través del botón más de la pestaña Información en pantalla, dentro de la configuración de MSI Afterburner.

En esta misma pestaña tenemos la opción de seleccionar las teclas que podemos usar para habilitar el OSD y las teclas para mostrar o esconder el OSD. También la posibilidad de mostrar la fecha y la hora del sistema y la opción de mostrar la información del OSD en las capturas de pantalla y vídeos.

Todas estas opciones y algunas más os enseñamos a personalizarlas en nuestra guía de cómo monitorizar FPS, temperatura y otros valores en el OSD de MSI Afterburner, donde contamos de forma detallada la forma de acceder a todas estas opciones.

Limitar los FPS con MSI Afterburner para ahorar energía y bajar la temperatura

Habrá ciertas ocasiones en las que no necesitaremos todo el potencial de nuestra tarjeta gráfica, sobre todo si tenemos juegos algo antiguos o que no requieran de mucho potencial gráfico. También si tenemos un monitor con G-Sync podemos limitar 2 o 3 FPS menos que la frecuencia de actualización del monitor para evitar tearing o parpadeos inesperados.

También si no tenemos activado Vsync y nuestra tarjeta es capaz de proporcionar más FPS que la tasa de refresco del monitor, podemos limitar los FPS para no desaprovechar recursos y a su vez ahorrar algo de enrgía, reducir el ruido y la temperatura de nuestra GPU y también de la CPU.

Para esto haremos uso de una opción que nos ofrece MSI Afterburner junto con el software que instala Riva Tuner, tendremos que entrar en la rueda dentada, ir hasta la pestaña Información en pantalla y pulsar en el botón Mas para abrir el panel de configuración de Riva Tuner.

Ahora buscamos la opción de Framerate limit que debería estar en el 0, hacemos clic en las flechas para incrementarlo en pasos de uno en uno o hacemos clic en el 0 y escribimos el valor al que queremos limitar los FPS, cerramos la ventana de configuración de Riva Tuner y seguidamente aplicamos y aceptamos los cambios en la ventana de configuración de MSI Afterburner.

Ahora ya tendremos limitados los FPS al valor que hemos escrito anteriormente, pero no es necesario tener siempre activa esta opción, ya que podemos configurar teclas para activarlo o desactivarlo en MSI Afterburner, en nuestra guía de Cómo limitar FPS con MSI Afterburner os enseñamos detalladamente como hacerlo paso a paso.

Conclusión

MSI Afterburner es un software muy completo que nos ofrece múltiples posibilidades de configuración para nuestra tarjeta gráfica, permite ganar FPS realizando un overcloking a la GPU, o dejarla más relajada y con menor temperatura y consumo cuando realizamos un downclocking.

Podemos guardar en perfiles para seleccionar entre los diferentes escenarios que nos podemos encontrar a la hora de trabajar o jugar con nuestro PC. Además, gracias a la posibilidad de mostrar el OSD completo y personalizable, podemos monitorizar los valores si hemos hecho algún cambio y estar atentos a alguna anomalía para poder rectificarlos.

Este software es el más completo a la hora de realizar ajustes en la tarjeta gráfica, tiene muchas opciones de personalización o modificación, manual o automática y todo ello con la facilidad que habéis podido comprobar en nuestras guías. Eso sí, echamos en falta una mejor traducción o ajuste del texto de algunos apartados para darle el 10.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

Redactor del Artículo: Juan Antonio Soto

Juan Antonio Soto

Soy Ingeniero Informático y mi especialidad es la automatización y la robótica. Mi pasión por el hardware comenzó a los 14 años cuando destripé mi primer ordenador: un 386 DX 40 con 4MB de RAM y 210MB de disco duro. Sigo dando rienda suelta a mi pasión en los artículos técnicos que redacto en Geeknetic. Dedico la mayor parte de mi tiempo libre a los videojuegos, contemporáneos y retro, en las más de 20 consolas que tengo, además del PC.