Ashes of the Singularity beta 2 benchmark

por Javier Rodríguez 25/02/2016 1

Este juego, que como veis aún está en desarrollo, es un RTS clásico con la diferencia de que usa la potencia de los nuevos API y motores gráficos para llevar la densidad de batalla a un nivel superior. Aquí podemos estar hablando no de decenas de unidades, sino de centenares, en grandes espacios de batalla y con un sistema de IA muy elaborado.

Con la beta 2 de Ashes of the Singularity llega también un nuevo benchmark donde se demuestran las mejoras hechas en el motor “Nitrous” de desarrollo propio. Este motor trabaja en 64-Bit, soporta múltiples núcleos y lo hace de forma homogénea, sin marcar ciertas tareas para cierto núcleo, de forma simétrica aprovechando todos los recursos del procesador de nuestro ordenador.

Esta nueva versión ha ganado muchos enteros en IA, sobre la primera beta, pero tiene otras mejoras que afianzan su motor gráfico. Por un lado, ahora hay soporte explícito para múltiple GPU, y no se refiere a SLI o Crossfire, sino que podemos añadir gráficas de diferentes fabricantes y todas serán usadas por el motor gráfico. Como experimento está bien, pero sin duda no tiene mucho sentido que tengamos un PC con dos gráficas de diferentes fabricantes que de momento solo podremos aprovechar con este juego.

Además, ciertamente es un motor muy bien optimizado que hemos movido con calidad a resoluciones 4k con una configuración bastante básica como es un AMD FX-8320E de bajo consumo y una gráfica Radeon R9 380X. Se han hecho optimizaciones notables en el rendimiento y se han añadido efectos gráficos más avanzados y, como no, se ha profundizado en el aprovechamiento y el uso de las técnicas de computación asíncrona que tanto dieron que hablar hace unos meses a razón del rendimiento de las gráficas Nvidia en este mismo juego.

El benchmark se ha hecho más completo, con una carga de trabajo superior, y optimizado para su ejecución en DirectX 11 y DirectX 12. Hemos realizado pruebas de rendimiento tanto en DirectX 11 como DirectX 12 para que comprobéis la diferencia.

 

Este es nuestro resultado en DirectX 11. Unos 27,3FPS de media con calidad normal a una resolución de 3840x2160. 

La mejora en DirectX 12 es notable, un 50% más de rendimiento, pero además en esta versión del benchmark podemos ver la capacidad de FPS que nos ofrece nuestra CPU (la barra verde). Por rápida que sea nuestra gráfica no podrá superar ese limite marcado por la capacidad de la CPU. Como veis nuestra CPU esta bastante equilibrada con la GPU que tenemos instalada. 

La madurez de este juego ya es notable, pero aún faltan mejoras importantes que hace en el interfaz, sobre todo si usamos resoluciones elevadas, y faltan muchos modos de juego que evolucionar y desarrollar. Aun así, creo que es uno de los juegos que está destinado a cambiar el modo en el que vemos las batallas en juegos RTS (Real Time Strategy).

Podemos acceder al juego en beta a través de plataformas como Steam o GOG y cuesta 50 Euros. Nosotros lo vamos a incorporar a nuestra batería de benchmarks para las pruebas habituales de las gráficas que pasan por nuestro laboratorio.