Placa base Gigabyte Z370 Aorus Gaming 3

por Javier Rodríguez 12/03/2018 6
Chipset
Memoria
Otros
Precio
Web
Z370
64GB DDR4 4000+
2xM.2, RAID, 1xGbE, RGB
145
Puntuación de Gigabyte Z370 Aorus Gaming 3 en la review:

Introducción

La nueva Gigabyte  Z370 Aorus Gaming 3 viene a costar, con impuestos, unos 145 Euros. Es un modelo muy económico dentro de la gama de placas base que integran el chipset Z370 de Intel. De  hecho, tiene una gran semejanza con el modelo más económico de Gigabyte con este chipset y en esta gama, la Gigabyte Z370 Aorus Gaming K3.

Entre ambos modelos hay pocas diferencias, también de precio, aunque este modelo que analizamos es el más caro de los dos y lo es porque incorpora una tarjeta de red diferente y porque añade un par de elementos estéticos extra y una controladora USB 3.1 mejorada porque añade conectividad extra. No son mejoras importantes, pero con un precio de 145 Euros, impuestos incluidos, sigue pareciéndonos un modelo atractivo que conocer y analizar pues que disfruta de muchas de las grandes prestaciones de una serie que es todo un referente para jugadores de medio mundo.

Chipset y almacenamiento

Los procesadores de socket LGA1151 tienen una cantidad limitada de líneas PCI Express 3.0, al menos menor que sus hermanos con sockets con mayor número de pines de contacto, eso hace que sean algo más dependientes de los chipsets y también hace que estos chipsets sean tanto o más capaces que los de modelos que dan soporte a procesadores más potentes.

Esto hace del Intel Z370 uno de los chipsets más capaces de Intel y también el único que da soporte para overclocking en procesadores de la serie K de octava generación. Es un requisito si queremos tener esta opción de overclocking y además tiene todas las prestaciones máximas que puede ofrecer esta gama.

Entre estas prestaciones encontramos un buen número de líneas PCI Express, un total de 24, con una comunicación de 4x hacia el procesador mediante un bus DMI de 8GT/s. El soporte de gráfica, que es el elemento que más ancho de banda consume en un PC doméstico, esta soportado por el procesador, así que el chipset tiene una orientación más secundaria, para dar soporte a otra conectividad y, sobretodo, a nuevos elementos de almacenamiento de alta velocidad.

El chipset Z370 tiene una conectividad superior con hasta 14 puertos USB 2.0 y hasta 10 puertos USB 3.0, por desgracia no tiene soporte nativo para velocidades Gen 2 de 10Gbps de forma nativa. Para tener acceso a esta tecnología tendremos que usar algunas de las líneas PCI Express 3.0 que soporta.

Es un chipset con tan solo 6w de consumo, fabricado mediante un proceso de 22nm, que permite una refrigeración completamente pasiva. Tiene también un moderno y potente sistema de almacenamiento, de los mejores que podemos encontrar.

Casi todas estas líneas PCI Express que nos quedan podemos usarlas para unidades de almacenamiento. Esta placa base soporta hasta dos unidades M.2 con cuatro líneas PCI Express 3.0, que desarrollan hasta 32GBps cada una, y que podemos usar en modo RAID. Una de ellas, la principal, también tiene soporte SATA, aunque comparte esta conectividad con el conector SATA 0 de la placa.

En el primer conector podremos instalar unidades de hasta 110mm de largo y en el segundo para unidades de 80mm. Ambos, además de sus seis conectores SATA, soportan modo RAID 0, 1, 5 y RAID 10. Esta placa también soporta unidades Optane a modo de cache de almacenamiento.

Todo este sistema viene soportado por el chipset, sin necesidad de ninguna controladora añadida y conforma todo lo que normalmente queremos cualquier usuario exigente en un ordenador de alto rendimiento con conectividad de almacenamiento de ultima generación.

Otras prestaciones, como el soporte de memoria, tienen más que ver con el propio procesador que con la placa, pero Gigabyte también añade algo de su propia cosecha aumentando el soporte de memorias DDR4 hasta los 4000MHz. Soporta hasta 64GB de RAM DDR4 en doble canal en sus cuatro bancos de memoria.

Ampliación y conectividad

La Gigabyte Z370 Aorus Gaming 3 es una placa base básica a la hora de instalar tarjetas gráficas o de ampliación. Su aspecto parece ofrecernos posibilidad de montar sistemas de doble GPU, y ciertamente lo admite, pero lo hace de forma muy limitada. Primero, no soporta SLI, solo Crossfire y eso no es lo peor, sino que el segundo slot PCI Express 16x solo tiene capacidad para enlaces 4x.

Estos dos puertos PCI Express tienen una separación doble, y podemos montar dos graficas AMD en Crossfire, pero no ganaríamos nada entre la perdida de rendimiento de dos unidades gráficas y la perdida de rendimiento que tendríamos por un interfaz limitado.

Esta placa base añade cuatro conectores PCI Express 1x donde podemos instalar otras tarjetas de almacenamiento. Tiene también un potente sistema de conectores tanto traseros como frontales, aunque algo limitada a nivel gráfico.

En el panel frontal tenemos capacidad para dos conectores USB 3.0 tipo A con capacidad Gen 1 de 5Gbps. El conector de 19 pines para conectores USB-C también está disponible en el frontal, pero está limitado a velocidades Gen 1. El frontal cuenta también con cuatro conectores USB 2.0. Todos están conectados directamente el chipset.

En la zona trasera tenemos un buen catálogo de conectores, aunque con alguna carencia que quizás se explique en el carácter “gaming” de esta serie de placas de Gigabyte. Me refiero a que tiene un único conector HDMI, de tipo 1.4, cuando este chipset, y sus procesadores, soportan hasta tres monitores y resoluciones de hasta 4k a 60Hz.

En el panel trasero podemos encontrar cuatro puertos USB 3.0 de tipo A, todos soportados por el chipset, dos puertos USB 2.0 también al chipset, un conector PS2 de legado para teclado y ratón, un puerto Ethernet del que hablaremos después y una controladora ASMedia nos da acceso a una controladora USB 3.1 Gen2 con conector Tipo A y Tipo C además de velocidades de hasta 10Gbps.

La placa también cuenta con las salidas analógicas de audio más habituales y con un botón de acceso rápido al modo de overclocking automático de la placa.

Un diseño gaming volcado en el soporte RGB

La Gigabyte Z370 Aorus Gaming 3 es una placa base económica y de diseño sencillo. Tiene un PCB negro con elementos en rojo e iluminación RGB en la zona de separación de la tarjeta de sonido y en el chipset. No parece mucho, pero tiene también un potente sistema de control RGB con capacidad para diferentes tipos de conectores, incluso alimentando 12v, y capacidad para manejar hasta 300 leds de este tipo.

La refrigeración es la básica para sus 8 fases de alimentación digital y para su chipset de 6w de potencia. Todo está bien combinado y mantiene una disposición estándar donde todos los conectores están donde se espera que estén.

La placa dispone de varios elementos extra muy interesante. Cinco conectores para ventiladores, especializados algunos de ellos en elementos como bombas de impulsión. Estos conectores híbridos, con soporte directo o mediante PWM, están ayudados por el potente sistema Smart 5 de Gigabyte para control de ventiladores. Tiene también un conector para añadir una controladora Thunderbolt 3, dual Bios, leds de diagnóstico en puntos críticos de la placa y un led de actividad de perfiles XMP para memoria.

Echamos de menos algún botón extra de encendido y reset en placa, o un display POST que, de más información durante el arranque, pero estos elementos no se suelen encontrar en placas base que rondan este precio. Si tenemos un bonito cubre panel trasero, en los colores de la placa, que le da un acabado más de gama media-alta.

Ethernet y sonido

Este modelo sustituye la típica tarjeta Ethernet Intel por una Rivet Techologies KillerNic E2500. Esta tarjeta ha mejorado mucho a nivel de controladores y software, al menos desde nuestra última experiencia comparativa, aunque no ofrecerá ninguna mejora sustancial en nuestro ping o anchos de banda, no al menos para aquellos que disfrutéis de una conexión a Internet moderna, fibra o similar.

La tarjeta tiene un potente sistema de gestión de ancho de banda y priorización de paquetes que hará las delicias de aquellos que les gusta controlar cada parámetro de funcionamiento de su ordenador.

El sistema de sonido de esta placa está muy cuidado. Gigabyte ha sumado a un buen DSP como es el Realtek ALC1120 una zona aislada del PCB, componentes propios de sistema de audio Hi-Fi y un potente amplificador de auriculares que es capaz de detectar la impedancia de los auriculares que conectemos y que tiene soporte para auriculares con impedancias más propias de unidades de monitorización. 

Bios y Software

La Bios de esta placa no ha sufrido muchas mejoras con respecto a las generaciones anteriores. Lo mejor es que es dual, lo que nos ofrecer una durabilidad mejorada, y tiene los elementos adecuados para que sea accesible para novatos, o gente sin ganas de complicaciones, y también muy potente para los que quieran establecer cada parámetro de forma personalizada.

El conjunto de programas de Gigabyte nos permite un control directo de casi todos los aspectos de nuestro ordenador directamente desde Windows. AppCenter nos mantendrá nuestras aplicaciones, bios y drivers actualizados, EasyTune nos permitirá ajustar los parámetros de rendimiento del sistema y otras aplicaciones como System Information Viewer nos dan acceso a monitorización del sistema y también al sistema Smart Fan 5 de Gigabyte que nos facilitara el ajuste de los ventiladores incluyendo un modo de completa parada en los rangos de temperatura que establezcamos.

También cuenta con un potente sistema de códec para la tarjeta de sonido y la tarjeta de red Killer añade también su aplicación de gestión de ancho de banda y priorización de paquetes. Gigabyte cuenta incluso con un sistema de optimización para juegos con un solo botón. Es cargar uno de nuestros juegos y la aplicación liberara recursos para dedicarse plenamente al juego.

Una buena placa, pero sin nada que destacar

Esta placa hace bien todo lo que tiene que hacer bien, soportar buenos procesadores, realizar overclocking medio de calidad, controlar sistemas de refrigeración modernos, conectarse a sistemas de iluminación RGB, tiene una buena tarjeta de red, soporta cualquier placa base moderna, tiene capacidad para los sistemas de almacenamiento y unidades de almacenamiento más potentes, tiene conectividad moderna y capaz…no le falta de nada, pero no tiene nada que la haga especial.

Si nos fijamos en su precio la verdad es que en conjunto es una placa muy equilibrada y digna de la gama a la que pertenece. La única pega es que, siendo tan plana, quizás podemos ahorrarnos algo más y coger un modelo de otra gama con prestaciones similares, que la misma Gigabyte las tiene por debajo de los 125 Euros.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Precio muy equilibrado
Doble M.2 con RAID y Optane
Gran soporte para RGB
Una tarjeta de sonido competente
LO PEOR
No soporta SLI
No soporta dos gráficas a 8x
  • Producto: Gigabyte Z370 Aorus Gaming 3
  • Fecha: 12/03/2018 21:33:35