Nvidia Geforce GTX 650Ti Boost

por Javier Rodríguez 29/03/2013 2

Introducción.

Tarjetas gráficas cercanas a los 150 Euros. Eso es lo que cualquier jugador de PC espera encontrar con la calidad suficiente para mover los juegos más modernos. Precios que pueden parecer elevados comparados con el precio de una consola pero que sin duda ofrecen al usuario de PC un salto cualitativo de calidad y funcionalidad que jamás tendrá una consola de esta generación ni tampoco de la siguiente.

AMD nos dio una alegría la semana pasada y ahora le toca a Nvidia contraatacar con un modelo más cercano a las gamas altas que a las medias, también con un plus de coste sobre la Radeon 7790 de AMD, pero que permite a Nvidia competir con los precios ajustados de la Radeon 7850 mejorando algo el rendimiento.

Que hay de nuevo en esta Geforce GTX 650 Ti Boost.

Quien haya podido probar una Geforce GTX 650Ti coincidirá conmigo en que es una gráfica realmente interesante que podemos encontrar en formatos realmente compactos, con un consumo muy moderado y que ofrece un rendimiento interesante para resoluciones medias  como puede ser 1920x1080 puntos.

La GTX 650 original contaba con 768 motores de shaders y una frecuencia de trabajo fija de 925MHz. Cierto es que podemos encontrar decenas de modelos en el mercado con frecuencias mayores pero todas tienen el mismo bus de datos de memoria con 128-Bit que conectan 1GB de memoria GDDR5 a una frecuencia de 5.4gbps.

La GTX 650ti no canibalizará el mercado de la GTX 660 porque Nvidia no ha aumentado el número de motores de shaders pero sí que han sabido darle ese punto de rendimiento adicional en dos de los puntos que más se exigen a ciertas resoluciones de pantalla. La mejora fundamental está en el bus de datos que se amplía más de un 50% pasando de 84GB/s a más de 140GB/s. Es una mejora notable que se consigue gracias a pasar de un bus de 128 bit a uno de 192 bit donde además la memoria utilizada también es más de un 10% más rápida. Este bus mejorado permite que podamos jugar a resoluciones como 1920x1080 con más soltura y usar filtros avanzados sin menos impacto en el rendimiento general.

La otra mejora de rendimiento, con menos impacto pero también con traducción en una mejora perfectamente perceptible la encontramos en que la frecuencia nominal pasa a los 980MHz, frente a los 925MHz del modelo normal, con una mejora adicional como es el modo Boost de Nvidia alcanzando hasta 1030MHz. Esto es en torno a un 10-15% más de rendimiento con respecto a la Geforce GTX 650Ti y consigue que sus 768 motores de shaders luzcan más agiles y capaces.

En el apartado de las pegas es que ahora pasamos de los 110w de consumo TDP del modelo normal a los 140w TDP de este nuevo modelo con denominación Boost. El precio también se ve afectado aunque sigue siendo muy interesante con precios de lanzamiento que no llegan a los 180 Euros.