Gigabyte GA-Z97X-SOC Force

por Javier Rodríguez 22/07/2014 5
Socket
Memoria
GPU
Precio
Web
1150 Core 4º generacion
32GB DDR3 2800+
SLI y Crossfire
199 Euros

Introducción

Todas las placas base modernas, de cierta gama, admiten niveles de overclocking aceptables. Si escogemos el chipset y el procesador adecuado siempre tendremos ese margen de overclocking. Por ello un producto de overclocking debe añadir ese extra que solo podemos alcanzar con material muy dedicado a ello. Las prestaciones añadidas son superficiales y la esencia de estas placas son sacar esos 200Mhz mas que en un modelo mas normal. Son grandes expectativas las que tenemos en un fabricante que se considera abanderado del overclocking de alto nivel.

Prestaciones básicas

En la nueva gama overclocking de Gigabyte encontraremos tres modelos muy similares. De hecho son escasas las diferencias entre todas ellas salvo por la especialización. Este modelo que nosotros analizamos se diferencia del modelo SOC normal en la introducción del chip Ethernet Killer (el modelo normal usa Intel) y la incorporación de una tarjeta de sonido con amplificador para auriculares. Todo lo demás es idéntico. El modelo  LN2 simplemente trae algunas optimizaciones para sistemas de refrigeración extrema a nivel de soporte de esta tecnología pero el resto, los componentes, son los mismos que los del modelo Force.

El chipset es un Z97 así que estaremos preparados para los procesadores desbloqueados de Intel de generación Haswell y socket 1150. Todos y cada uno de los procesadores de esta serie sin limitación alguna por modelos. Estos procesadores nos dan soporte para hasta 32GB de memoria DDR3 en doble canal con un ancho de banda oficial cercano a los 26GB/s. En realidad tendremos a nuestro alcance las mismas tecnologías que encontramos en chipsets de la misma gama.

Tecnologías como SATA 6gbps y USB 3.0 tienen soporte nativo en estos chipsets pero la mejora en el soporte PCI Express introducido en la serie 9 de chipsets permite ahora que tengamos accesos a otras tecnologías de almacenamiento mas modernas como Express SATA (un único conector en esta placa) con velocidades de transferencia de hasta 10gbps. La pena es que este modelo, y ninguno de esta serie, soporta M.2. Para mi este es un fallo importante desde el punto de vista de uso continuado pero sin duda, cuando vamos a realizar overclocking extremo, un disco duro sobre la placa base no tiene mucho sentido así que Gigabyte ha optado por darnos mas capacidad grafica y centrar el almacenamiento de ultima generación en discos duros Express SATA. Está claro que Gigabyte tiene muy clara la idea de qué tipo de usuario se busca para esta gama de productos.

Los extras son básicos a nivel de componentes así que simplemente debo añadir que Gigabyte ha optado por un procesador de red Killer 2200 de Qualcomm, con su conocido software de priorización de paquetes. En el caso de la tarjeta de sonido tampoco nada excepcional pero sí un chip DSP Realtek con separación de PCB y un amplificador decente para la salida de auriculares trasera.