MWC 2016: La llegada de la realidad virtual y las gamas medias premium

por Marta Franch 25/02/2016 4

La feria más importante de telefonía a nivel mundial, el Mobile Word Congress, está a punto de terminar y toca hacer balance de cómo ha sido esta edición del 2016 en cuanto a novedades. Podemos resumir el MWC 2016 como una edición más prolífica que otros años en cuanto al lanzamiento de terminales de gama alta o “buques insignia” se refiere. Ahí están el LG G5, Samsung Galaxy S7, Sony Xperia X Performance, HP Elite X3 o Xiaomi Mi 5 para dominar la gama alta de este año.

También hemos visto bastantes móviles de gama media, de hecho, la impresión que deja este MWC y los últimos lanzamientos es que la gama media está adoptando muchas de las características que antes solo veíamos en los smartphones más caros, como doble cámara, procesadores más capaces o diseño metálicos “Premium”

Por otra parte, la moda de los smartwatch parece que se ha relajado y este año ha sido sustituida por la realidad virtual, empezando desde el lanzamiento de las gafas HTC Vive, o la propuesta de LG 360 VR,  hasta el propio evento de presentación de los Samsung Galaxy S7 donde la compañía repartió más de 5.000 Gear VR para seguir la presentación del terminal.

La realidad virtual empezará su despliegue a gran escala este año y los fabricantes no quieren que se repita lo que ocurrió en su día con las pantallas 3D y la falta de contenido que hizo que la tecnología pasara a un segundo o tercer plano. Así lo demuestran tanto LG como Samsung con sus sendas cámaras capaces de grabar en 360 grados y mostrar los vídeos en sistemas de realidad virtual basados en sus LG G5 o Samsung Galaxy S7 con sus respectivas gafas.

LG 

Si tuviera que elegir un “ganador” entre todos los productos presentados en este Mobile World Congress 2016 sería el terminal que han anunciado los chicos de LG. El LG G5 es un Smartphone con un hardware de gama alta que no tendrá problemas para mantenerse en el Olimpo de los buques insignia que vayan saliendo durante este año. Pantalla WQHD, Snapdragon 820 o 4 GB de RAM será prácticamente un estándar a este nivel y el G5 lo cumple a rajatabla.

La cámara de 16 MP junto con otra de 8 MP con un campo de visión de 135 grados es algo que da una funcionalidad más a uno de los aspectos que la compañía ya había cuidado en su LG G4, la fotografía.

Pero lo que hace tan especial a este G5 es su sistema modular de accesorios integrado en un diseño metálico de una pieza. Hasta ahora, se nos había dicho que las baterías intercambiables era algo a lo que renunciar si queríamos un Smartphone con un cuerpo de una sola pieza, pero en LG han conseguido combinar ambas cosas.

No nos engañemos, módulos para móviles hay desde hace muchos años. En los inicios de la masificación de la telefonía móvil, el mítico Alcatel One Touch Easy contaba con un módulo para alimentar al terminal con pilas convencionales, Sony Ericsson ofrecía módulos con flash de xenón para su K750 y la misma Nokia disponía de un grip de cámara para su Lumia 1020 con batería muy similar al que LG ha mostrado con su G5.

De hecho, los accesorios modulares del G5, a excepción de las baterías intercambiables, dan la sensación de no aprovechar del todo el concepto modular. Me explico, por el momento tan solo han mostrado el Grip LG Cam Plus que antes comparábamos con el camera grip de Nokia, un módulo que ofrece una batería adicional de 1.200 mAh y controles físicos para la fotografía, mientras que el DAC externo nos permitirá mejorar la calidad de sonido. En ambos casos son funciones muy específicas y que, además, requieren que apaguemos el móvil cada vez que queremos colocar uno de estos módulos.

Tendremos que esperar para ver qué otros accesorios va presentando la compañía a lo largo del año, pero, sin duda, las posibilidades son bastante extensas.

Por otra parte, la compañía también aprovechó sus LG X y LG Stylus 2 para sumarse a esa gama media con diseño y funciones "premium" que tanta popularidad está ganando. Doble pantalla o cámaras avanzadas es lo que quiere traer LG de la gama alta a un mercado más asequible.

SAMSUNG

Los coreanos han venido a este MWC para presentar sus nuevos Galaxy S7 y Galaxy S7 Edge en el evento Unpacked, al igual que hicieron los años pasados con los S5 y S6.

Si el año pasado con el S6 y S6 Edge corrigieron todo lo criticable en el S5 con un necesario cambio en el diseño y calidad del terminal, este año en Samsung han sido mucho más conservadores, hasta el punto que, externamente, apenas hay diferencias entre los Galaxy S7 y los S6.

Está claro que, si algo funciona, ¿para qué vas a cambiarlo? Y eso es lo que han debido pensar en Samsung. Pero ojo, en un mercado tan cambiante como es el de los smartphones, con continua evolución en hardware y diseños, puede que puedas mantener el mismo diseño 2 o 3 años en el buque insignia, pero ser demasiado continuista puede pasar factura.

Dicho esto, los nuevos Galaxy S7 se ponen al día en prestaciones, el Exynos 8890 o el Snapdragon 820 con los 4 GB de memoria RAM los ponen a la altura de lo que será la gama alta durante este año 2016. Además, la inclusión de pequeñas mejoras y nuevas funciones a nivel de software hará la vida más fácil a los usuarios. Aun así, la ausencia de puerto USB Type-C es bastante extraña.

También hay que destacar la apuesta por dejar atrás la absurda carrera de los megapíxeles e integrar unas cámaras de menos megapíxeles que su antecesor (12 MP en 4:3 y 9 MP en 16:9), a cambio de conseguir mejoras en la captación de luz.

Todo ello por 719 y 819 Euros, unos precios que posiblemente tan solo Samsung y Apple puedan permitirse mantener en sus gamas altas y seguir cosechando records año tras año.

SONY

Que Sony está en una situación comprometida dentro del mercado de los Smartphones no es una novedad, los japoneses no consiguen remontar el vuelo y los rumores sobre una posible venta de su división de Smartphones no dejan de acechar.  En esa posición, la compañía ha decidido que la gama Xperia Z pase a mejor vida y centrará sus esfuerzos en la gala Xperia X que presentaron en la feria con acabados Premium y distinto hardware para abarcar desde modelos modestos hasta la gama más alta.

La apuesta por ofrecer sensores fotográficos de alta calidad (sensor de 23 MP) se mantiene y siempre ha sido una de las señas de identidad de los móviles de la compañía, aunque habrá que ver si en esta ocasión el software y procesador de las fotografías no desmerecen el resultado.

No obstante, la estrategia parece bastante arriesgada, meter dentro del mismo saco a terminales modestos de gama media con un gama alta, el Xperia X Performance, puede llevar a la confusión al comprador.

Por otra parte, el Xperia X y el más modesto Xperia XA han aparecido en Amazon por 300 y 600 Euros, por lo que si esos precios se confirman como finales y la compañía pretende cobrar esa cantidad por un gama media, no me quiero imaginar el precio que tendrá el Xperia Performance.

Lo que está claro es que, hoy en día, con marcas chinas sacando móviles de altas prestaciones, con calidades cada vez más cercanas a las marcas más consolidadas del mercado y a la mitad de precio, muy pocos se pueden permitir mantener unos precios tan elevados y esperar se run éxito de ventas.

HTC

Aunque los rumores previos ya nos dejaban ver que HTC no iba a traer su buque insignia al MWC 2016, aún albergábamos la esperanza de que dieran la sorpresa y mostraran un terminal con el que remontar el vuelo.

La situación de HTC tampoco es buena, han pasado de ser prácticamente los pioneros en el mercado de smartphones, y también de smartphones con Android, a ser superados ampliamente por su competidores y estar relevados en los últimos puestos de la tabla de ventas.

Los rumores sobre el HTC One M10 parecen bastante halagüeños, pero a día de hoy la compañía no ha lanzado ninguna información sobre ese terminal, y lo que hemos visto en el MWC es bastante desolador.

HTC ha traído tres nuevos modelos de su mítica gama Desire, los Desire 530, 630 y 835,  todos ellos con un hardware de gama baja o gama media que no introducen ninguna mejora o aliciente para el usuario.

Lo que ha querido hacer HTC para llamar la atención es introducir el “Micro-Splash”, una manera de decorar los nuevos HTC Desire con motas de pintura alegando que de esta manera son más originales y no habrá dos Desire iguales. Sin embargo, la sensación que dan es la de un móvil de un pintor que se lo ha llevado al trabajo y se le ha manchado con pintura. Un diseño que posiblemente pase bastante desapercibido y, si no lo hace, no será para bien.

XIAOMI

El fabricante chino no ha venido con su propio stand al MWC, sin embargo han aprovechado para presentar su nueva propuesta de gama alta, el Xiaomi Mi 5.

Este móvil destaca por su cuidado diseño, al nivel de fabricantes más consolidados en el mercado, su hardware de gama alta y, sobre todo, por su precio mucho más contenido que los modelos de esos fabricantes “consolidados”. Hablamos de un rango que va desde los 279 hasta los 376 Euros.

Sin embargo, mientras la compañía siga centrándose en vender únicamente en países asiáticos de manera oficial y no llegue a Europa o EEUU mucha gente no los considerará una opción por la falta de soporte directo o los gastos de aduanas.

Otras novedades y curiosidades del MWC

BQ ha mostrado su Aquaris M10 Ubuntu Edition, un terminal que llama la atención por no ser habitual ver este sistema operativo en tablets pero que posiblemente no pase más allá de ser una simple curiosidad en un mercado dominado por otros sistemas.

Hablando de curiosidades, el fabricante cántabro Wolder ha sido de los primeros en adaptar Remix OS (esa versión de Android con interfaz especial para PC) en sus nuevos convertibles Nubook que nos enseñaron en la feria.

No hay que olvidar a HP con su Elite X3, un terminal de gama alta con Windows 10 Mobile en el que debería fijarse Microsoft para ver cómo hacer un gama alta en todos los sentidos. Basado en un Snapdragon 820 con 4 GB de RAM, un diseño fino, con batería de 4.150 mAh, sensor de Iris, de huellas y hasta un dock para Continuum mucho más compacto y práctico que el de la propia Microsoft, este terminal debería hacer que los de Redmond se replantearan algunas cosas con su línea de smartphones Lumia.

Precisamente Microsoft no llevó ninguna novedad al MWC, más allá del, previamente presentado, Lumia 650.

También teníamos ganas al ASUS ZenFone Zoom, llevábamos más de un año hablando de este terminal, el primero con un zoom óptico de 3 aumentos en un cuerpo fino, y por fin hemos podido probarlo. Disponer de zoom óptico es una ventaja si nos gusta la fotografía, aunque su precio de 549 Euros posiblemente sea un hándicap importante.

Sea como sea, parece que ASUS ya tiene un modelo de Zenfone para cada tarea específica, fotografía, selfies, autonomía, rendimiento o precio económico y su oferta queda bastante bien posicionada en cada sector.

Intel también nos enseñó sus interesantes propuestas para aprovechar al máximo las próximas redes 5G, sin embargo, nos hubeira gustado ver nuevas propuestas en SoCs para móviles. En el MWC 2015 nos presentaron los nuevos SoC SoFIA X3, X5 y X7, pero lo cierto es que, a día de hoy, no hemos visto ningún Smartphone con estos procesadores en su interior, y esto es algo que debería preocupar a un gigante como Intel de cara a su presencia en el sector de los dispositivos móviles.

Si habéis seguido el MWC 2016 con nosotros ya habréis visto el resto de novedades más interesantes. Ha habido móviles y tablets con proyector, visores de realidad aumentada, móviles resistentes y más smartphones de gama media, además de todo lo que hemos repasado en este artículo. También es una buena noticia para Google que prácticamente todos los terminales anunciados llevarán, por fin, Android 6.0 Marshmallow.

Conclusión.

En rasgos generales, la feria de este año ha sido bastante interesante en la gama alta si lo comparamos con ediciones anteriores. En las dos últimas ediciones apenas habíamos visto 1 o 2 buques insignia y este año los fabricantes han traído nada más y nada menos que cinco smartphones de gama alta.

Sin embargo, el MWC 2016 nos deja la sensación de que la gama media está evolucionando a grandes pasos. Hasta no hace mucho, un terminal más o menos asequible -pongamos que por debajo de los 300 euros- era impensable que viniera con acabados metálicos, cuerpos unibody o cámaras de alta calidad por ejemplo, y tras este MWC podemos ver que prácticamente todos los fabricantes han apostado por traer características propias de la gama premium a los móviles de gama media.

Otra cosa que nos ha dejado clara la feria de este año es que el 2016 será el año de la realidad virtual, y el mundo de la telefonía móvil no quiere perderse este tren.

Veremos que nos depara la edición del 2017. Si sacamos la bola de cristal posiblemente podamos esperar nuevas mejoras en la realidad virtual con más resolución en las pantallas y nuevos accesorios para crear y consumir contenido, una gama media de smartphones cada vez más "premium" y con funciones más avanzadas y una gama alta donde la potencia de los SoCs seguirá superándose más y más, pero que tendrá más difícil ofrecer algo novedoso para diferenciarse de los demás.

¡Hasta el año que viene!

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!