La guía definitiva para el usuario de gráficos externos eGPU

por Javier Rodríguez 10/09/2017 2

Introducción

Desde hace tiempo fabricantes y usuarios han buscado la opción de los gráficos externos como el método de adaptar portátiles no preparados para convertirse en máquinas capaces. Muchas veces también para poder usar gráficos de sobremesa, más potentes, que los que se instalaban normalmente en ordenadores portátiles, por las limitaciones de consumo de energía.

Ahora esta diferencia de potencia entre gráficos sobremesa y portátil se ha reducido de forma importante. Aun así, las razones no faltan para optar por este tipo de soluciones y ahora es más fácil que nunca gracias a las nuevas generaciones de tecnologías conectivas y a las últimas generaciones de tarjetas gráficas más eficientes y al mejor soporte que ofrecen los fabricantes en sus drivers y también los desarrolladores en sus sistemas operativos.

Actualmente Windows 10 ofrece un gran soporte para estas tecnologías y MacOS lo hará de forma definitiva en su próxima versión de MacOS X, que está al caer. AMD y Nvidia disponen, mediante Xconnect y Optimus respectivamente, del soporte adecuado para sacar partido a este tipo de gráficas y aunque el soporte no es perfecto, lo cierto es que avanza a buen ritmo, tanto como la disponibilidad de este tipo de graficas en el mercado. 

Más ventajas que los gráficos dedicados

La conectividad Thunderbolt 3 ofrece más prestaciones, nos permitirá velocidades de acceso de hasta 40gbps combinados con alimentación de hasta 100w, conectividad USB 3.1 y video Displayport capaz de controlar pantallas de hasta 5k.

Esto significa, que, eligiendo el hardware adecuado, podemos tener conectividad periférica –ratones, teclados, etc.—además de conectividad de video, los gráficos externos potentes que buscamos y, casi más importante, alimentación para nuestro portátil. Podremos concentrar todo el uso “sobremesa” de nuestro ordenador portátil o convertible, en un solo conector de tipo USB-C.

Un solo cable para tener carga y conectividad completa