ASUS ROG STRIX X99 GAMING. Parte I

por Javier Rodríguez 17/07/2016 4
Chipset
Procesadores
RAM y otros
Precio
Web
Intel X99
Ivybridge-E, Broadwell-E. Core i7
hasta 128GB DDR4, M.2 y U.2
329 Euros
Puntuación de ASUS en la review:

Introducción y Chipset X99

Introducción

Con un precio medio la ROG Strix X99 de ASUS se presenta como una placa base moderna y muy capacitada. Con todo lo que puede buscar un jugar para lograr un potente sistema donde las limitaciones las ponga únicamente el presupuesto que tengamos para formar una máquina completa.


Base de funcionamiento X99

Los nuevos procesadores de Intel usan el mismo socket y los mismos chipsets que ya usaran los modelos de gama alta de quinta generación. Cualquier placa base antigua con X99 y una actualización de bios puede hacer funcionar estos nuevos modelos entre los que se incluyen nuevos procesadores de hasta 10 núcleos.

Esto no quiere decir que las placas base no hayan avanzado durante este tipo, lo han hecho y mucho y por tanto las nuevas placas base X99 ofrecen mejoras funcionales que no tenían las placas base originarias con este mismo chipset. Aun con estas mejoras, la plataforma sigue con las mismas prestaciones. Que son muchas.

Lo que más destaca de estas placas base es que algunas tienen hasta 8 slots para memoria DDR4 donde podemos instalar hasta 128GB de memoria RAM DDR4. Memoria que se distribuye en un potente sistema de cuatro canales capaz de generar un bus de datos de 256-Bit que se traducen en velocidades, con las memorias adecuadas, superiores a los 60GBps. El doble de lo que podemos conseguir con otras plataformas. 

Este chipset también ofrece una buena plataforma para el uso de múltiples tarjetas de ampliación. Si bien la mayor parte del soporte la encontraremos en el procesador, estos modelos pueden incluir hasta 48 líneas PCI Express a las que se suman las 8 líneas PCI Express 2.0 que proporciona el chipset. Esto, como veis, hace depender a esta plataforma del procesador más que en otras que disfrutan de chipsets más modernos y capacitados (como por ejemplo los Z170 para socket LGA1151).

El chipset ofrece también soporte para la tecnología Intel Rapid Storage 13.1 en sus ocho conectores SATA 6Gbps. Hay soporte también para elementos más modernos como Express SATA de forma nativa, pero eso se compensa con la capacidad conectiva del procesador y el bus DMI 2.0 de cuádruple enlace que produce 20Gbps de ancho de banda entre chipset y procesador.

Procesadores podemos montar casi cualquier procesador de socket LGA2011-v3, incluidos algunos procesadores Xeon, aunque el soporte de procesadores profesionales de Intel no está garantizado de forma directa así que mi consejo es tener esto muy claro antes de intentar colocar un procesador Xeon en esta placa base.

Lo que sí es seguro es que podemos montar cualquier modelo Ivybridge-E o Broadwell-E en esta placa base sin el más mínimo problema, pudiendo aprovechar las tecnologías de cada generación de forma plena.

Almacenamiento y ampliación

Almacenamiento y ampliación

Ya tenemos las claves básicas de esta placa base, que procesadores soporta, pero eso es estándar a todas las placas base X99. En los detalles, construcción y elementos añadidos es donde se diferencia una placa base de otra. La ROG STRIX X99 es una placa base muy capacitada a la que iremos detallando por secciones. Es el momento de la capacidad de almacenamiento y posibilidades de ampliación.

Los ocho puertos SATA del chipset se complementan con un equipamiento de almacenamiento que no nos permite echar nada de menos. Dos de los puertos SATA se pueden agrupar para formar un conector Express SATA de 10Gbps, pero la verdadera conectividad de alta velocidad para discos de última generación la encontraremos en su doble slot PCI Express.

Esta placa base viene equipada con dos slots PCI Express de diferente formato y ambos con soporte para protocolo NVMe. Se trata de un slot M.2 Socket3 compatible con unidades de hasta 110mm de largo y ancho de banda de hasta 32Gbps gracias a su configuración de cuádruple línea PCI Express 3.0. Comparte este ancho de banda con un socket U.2 que podemos usar de forma simultánea, pero como digo, compartiendo ancho de banda.

32Gbps permiten 8GB/s de ancho de banda a compartir entre ambos discos, 4GB por cabeza, así que me parece un ancho de banda razonable para dar cobertura a unidades actuales y que vayan a surgir en los próximos años.

La vía de ampliación de prestaciones es a través de sus conectores PCI Express. Es una placa base de formato ATX con seis slots de ampliación. Cuatro de ellos son de tipo PEG 16x pero solo dos de ellos tienen enlace real 16x. Los otros dos son de tipo 8x y se completan con dos slots PCI Express 1x. La placa soporta sistemas SLI y Crossfire pero que podamos usar enlaces de 16x dependerá de la versión de procesador que escojamos. Los Core i7-5820 y Core i7-6820 solo tienen 20 líneas PCI Express así que estarán limitando la capacidad de enlace de las tarjetas gráficas que instalemos.

Es una buena combinación de elementos en una placa base que cumple perfectamente con el estándar ATX, perfectamente ajustada, y donde encontraremos elementos integrados que nos evitaran tener que usar tarjetas adicionales en caso de necesitarlo.

Conectividad física e inalámbrica

Conectividad física e inalámbrica

Esta es una potente placa base gaming y está diseñada para ser muy capaz para este tipo de usos. Su panel posterior de conectores incluye conectores modernos y de legado. Podemos contar hasta cuatro conectores USB 2.0, un conector de tipo PS2 para teclado y ratón, cuatro conectores USB 3.0 de tipo A (azules) y dos conectores USB 3.1, uno de ellos con conector tipo C. Por supuesto también disponemos de las conexiones de audio analógicas y digitales habituales.

La conectividad trasera para periféricos se complementa con cuatro puertos USB 3.0 delanteros a los que podemos sumar otros cuatro de tipo USB 2.0. No es un equipamiento extraordinario, pero sí muy adecuado para formar un PC gaming realmente capaz.

A esta conectividad de periféricos podemos sumar también conectividad Ethernet Gigabit, firmada por un chipset i218V de Intel, con muy bajas latencias, a la que se suma también un controlador Wifi+Bluetooth también de Intel. Tendremos acceso a redes Wifi-AC de 5GHz,  Bluetooth 4.1 y soporte MU-MIMO para router o puntos de acceso compatibles.

Diseño

Diseño

Este es el estilo de placa base que a mí me gusta. Completa, y bien diseñada, pero con el tamaño justo del estándar ATX, sin tomarse libertades. Esto es importante para los que nos gusta cambiar de caja, renovar el aspecto de nuestra maquina más a menudo que el propio hardware que instalamos dentro. Mantenerse en las medidas siempre es una ventaja, aunque cierto es que en soluciones como está el espacio queda algo saturado.

Las placas X99 tienen que albergar un socket grande, con la chapa de soporte integrada y ocho bancos de memoria además de un chipset algo más caliente que en otras generaciones de chipsets más modernos. También tenemos que sumar que los procesadores que van en estas placas base consumen más y necesitan sistemas de alimentación más poderosos y, a su vez, sistemas de disipación de mosfets más grandes y capaces.

La ROG STRIX X99 tiene un bonito color negro de PCB y de sus diferentes elementos de disipación. Hay cuatro zonas de ventilación bien rematadas con elementos completamente pasivos y ASUS completa este acabado con una cubierta de conectores y de la zona de sonido a juego con el resto de elementos de la placa. El color lo encontraremos con un complejo sistema de leds RGB que ilumina, incluso, los bloqueos de los slots PEG de la placa. Es configurable a placer y nos permite personalizar la placa base de forma completa.

El color y los elementos completamente negros de la placa consiguen un contraste excelente que se potencia en un chasis con el interior también en este color. Todo está pensado para lograr un acabado mucho más moderno y actualizado que las anteriores placas X99 de ASUS.

Sonido

Sonido

Esto también se ve en la tarjeta de sonido integrada en placa. Que hace tiempo que se libraron del estigma de integrada para ser tanto o más capaces que muchas tarjetas de sonido dedicadas.

Esta placa monta una apreciada solución SupremeFX de ASUS. Tiene su propio aislamiento EMI y también su zona de PCB completamente independizada. ASUS ha usado componentes de sonido de alta definición y una fuente de alimentación protegida de 5V. El DSP es un chip conocidos por todos, un Realtek ALC1150.

Se apoya también en dos amplificadores independientes, para frontal de placa y conectores traseros, que están diseñados para dar soporte a auriculares de 32 a 300 ohmios. Desde auriculares de calidad a auriculares planos de monitorización.

Secciones: Placas Base