Thermaltake Level 10M

por Javier Rodríguez 06/01/2013 1

Introducción y especificaciones técnicas

Introducción.

Un ratón de dimensiones poco convencionales con un diseño trabajado para que todo el ratón parezca una estructura en suspensión. Un ratón con un coste de más de 100 Euros y con el sensor referente para los mejores ratones del mercado. Esta es la carta de presentación del Thermaltake Level 10M tras varios meses de desarrollo con un resultado que a nosotros nos ha dado una de cal y una de arena.

Prestaciones técnicas.

Thermaltake no ha escatimado con este ratón. 100 Euros de coste para su punta de lanza en diseño que se traducen no solo en un diseño muy trabajado, de funcionalidad discutible, pero sin duda muy trabajado. Cuenta con el buscado y deseado Avago ADNS-9800. Un sensor laser de alta sensibilidad capaz de producir hasta 8200dpi con actualizaciones de 1000Hz sobre un interfaz USB 2.0.

Thermaltake  lo clasifica como un ratón para RTS y MMO pero particularmente lo recomendaría únicamente para RTS dado que su configuración de botones, ni por número ni por posicionamiento, se adecua bien a la mayoría de RTS. Siete botones programables son los que presenta con una memoria integrada de 128Kb donde almacenar hasta 5 perfiles que quedan grabados en el ratón sin necesidad de controladores.

El cable, que es una de las cosas más discutibles del diseño de este ratón, tiene un largo de 1.8m con un cable protegido y un conector de alta calidad. Cuenta con varios leds configurables en color, siete colores, con opción a algunos efectos visuales como “respiración”. Podemos configurar estos colores por software y a medida de cada perfil.

El ratón dispone también de cuatro pasos de resolución que podemos configurar de forma independiente dentro de los 800 hasta los 8200dpi. Pesa 185gr así que estamos delante de uno de los ratones gaming más pesados del mercado y eso se debe sin duda a su estructura metálica. Es también uno de los más grandes con unas dimensiones de 147 x 67.5 x 38.8mm. Un ratón que en dimensiones naturales no queda tan lejos de magníficos ratones como el Performance MX de Logitech pero con un diseño muy forzado y discutible.

Diseño y ergonomía

Diseño y ergonomía.

El Level 10M de Logitech entra por los ojos pero no entra por la mano. Su estructura invita a soñar con un ratón de diseño perfecto en forma y con un sensor de alta calidad. El diseño es sin duda espectacular con un chasis de aluminio donde se levanta otra estructura, que podemos encontrar en varios colores, donde se sitúan los botones principales y la zona de apoyo principal de la mano. Sin duda es un ratón muy bello con un diseño agresivo con formas imposibles. Esta zona de apoyo descansa sobre una “bola” que permite dos ajustes de posición en el ratón. Una la inclinación y otra la altura. Hay que decir que aunque parece un ratón muy simétrico en realidad no lo es así que los zurdos no tendrán una opción de calidad con este ratón.

El ratón tiene un aspecto excelente en nuestra versión  Iron White. Hay tres colores más: Diamond Black, Blazing Red y Military Green.

El problema es que  muchas veces el diseño imposible va directamente en contra de la funcionalidad y la ergonomía. El ratón sorprende por grande pero sobre todo sorprende por la mala colocación de sus botones principales y secundarios. Un ratón con estas dimensiones no puede situar la pulsación principal tan alejada de la zona de apoyo. Para eso hay una solución que suelen usar muchos ratones grandes que es integrar el botón en la propia carcasa con lo que le da al usuario mucho más juego a la hora de posicionarse con el ratón y adaptarse a sus dimensiones. Esto con el Level 10M es imposible ya que los botones principales están aislados de la carcasa principal.

Otro defecto de diseño es sin duda la posición de los botones. No hay donde descansar el dedo pulgar sin darle a ninguno de los botones. Es un defecto mayúsculo y hace del Level 10M un ratón difícil de manejar, incómodo y con una curva de adaptación que puede frustrar al jugador más tenaz.

Otro defecto de diseño, que no comprendo es el soporte del cable. Muy bonito y estético pero donde podrían haberse ahorrado 2cm mas de largo consiguiendo algo más cómodo de usar en espacios pequeños. Estéticamente sin duda es un ratón muy bello, con unos acabados de color de gran calidad, una estructura metálica que ofrece una posición de apoyo firme pero con una funcionalidad general que deja mucho que desear.

La perforacion permite una mejor ventilación de la mano.

Software

Software.

El software que viene con el ratón nos permite programarlo en cinco perfiles diferentes donde podemos establecer configuraciones personalizadas por cada uno de ellos. Lo mejor es sin duda su control de rendimiento donde podemos configurar cuatro posiciones de resolución donde podemos personalizar, por cada uno de ellos  el intervalo de actualización, el grado de detección LOD (Lift off distance) y como no, los DPI.

El ajuste también lo podemos realizar a la iluminación con tres leds configurables de forma independiente. También tiene un modo dinámico “battle” que va cambiando de color según la intensidad de los clics que realizamos con el ratón.

Lo mejor está sin duda en su motor de programación. No es el más avanzado del mercado, aún no he conocido ninguno como el del Inferno o los Sentinel de CM Storm, pero permite las opciones más habituales con pulsaciones de cualquier tecla, tiempos de latencia, y comandos de Windows. Cada botón es programable, podemos desactivar alguno también (cosa que he encontrado útil para poder tener una zona de apoyo neutra para el dedo pulgar), y podemos establecer ejecución de macros continuadas o también condicionales.

Resultados

Resultados.

El ratón es espectacular y tu vecino se morirá de la envidia al verlo pero no creo que lo aguantes más de una semana salvo que tengas una capacidad de adaptación encomiable. Su ergonomía es nefasta, su tamaño ingobernable y los botones se han diseñado para hacerte la vida imposible. Es un ratón de pasarela y poco más.

Es una pena que un sensor de esta calidad se desperdicie en un ratón mal diseñado. Cualquier ratón por un tercio del coste nos ofrecerá un resultado mucho mejor que el Level 10M de Thermaltake. Para mí no pasa más allá del ratón para coleccionistas donde también sitúo a otro modelo “parecido” como es el RAT7 de Mad Catz. Al menos el level 10M tiene un sensor de calidad que no muere súbitamente y que se usa en los mejores ratones del mercado. Aun así con este sensor podemos encontrar ratones por 40 Euros como el magnífico Sentinel Advance II de Coolermaster o el Sensei RAW de SteelSeries que tiene también un precio similar con un carácter perfecto para RTS y FPS o el magnífico G600 con un precio de 62 Euros y una adaptación para MMO perfecto.

Como ratón de Windows es un sufrimiento constante. Nuevamente los botones principales son el problema y es algo que nos frustrara continuamente. Si te haces con él para jugar seguramente tendrás que tener otro ratón a mano menos forzado para estar largas horas trabajando o haciendo cualquier otra tarea en el sistema operativo.

El conjunto de leds en el boton derecho indica el nivel de DPI segun nuestra configuracion personalizada.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión.

Si te gusta coleccionar ratones, lo cual me considero yo mismo, el Level 10M será la estrella de tu estantería pero no tiene capacidad para ir más allá. Un diseño agresivo que nos recuerda mucho a los RAT de Madcatz pero con un estilo propio más elegante y trabajado. El Level 10M es un ratón de estética perfecta pero de funcionamiento nefasto. No me imagino a nadie que quiera sufrirlo como su ratón principal más de una semana.

Secciones: Ratones