¿Son fiables los test de velocidad de Internet?

¿Son fiables los test de velocidad de Internet?

por Jordi Bercial 12/08/2020 ...

La fiabilidad de los test de velocidad de Internet

Existe mucha confusión acerca de la precisión que podemos obtener a partir de un test de velocidad como el que tenemos en geeknetic, y es que si bien normalmente se trata de test precisos que son capaces de medir la velocidad que tenemos en un momento dado, pueden no ser representativos de nuestra experiencia, algo que también se alinea con los benchmarks de rendimiento de otros componentes como procesadores y tarjetas gráficas.

En este artículo discutiremos la fiabilidad de los test de velocidad de internet, así como los factores que influyen en los resultados que dichos test pueden arrojarnos, pues no todos los test son iguales, así como tampoco lo son las conexiones individuales de cada usuario, existiendo todo un mundo de factores que pueden reducir la cifra que vemos en la pantalla de resultados del test de velocidad.

Por norma general, los test de velocidad son muy fiables, pues realmente no suelen ser aplicaciones muy complejas y pueden funcionar perfectamente en la mayoría de los casos, aunque en determinadas conexiones pueden arrojar resultados extraños si no podemos configurar su comportamiento.

Tal como hablamos en el artículo sobre los mejores test de velocidad, test como los de Google, Ookla o incluso los propios de los ISP son test totalmente fiables al a hora de medir nuestra velocidad, pero solo en páginas como TestMy.net podemos configurar exactamente los parámetros deseados para nuestro test de velocidad y su periodicidad, algo que, si bien no representa un uso real, sí que se puede acercar mucho más a lo que podemos hacer nosotros a diario desde un ordenador con un uso normal.

Factores que pueden afectar a la fiabilidad de un test de velocidad

De todos modos, son muchos los factores que pueden afectar a los resultados que un test de velocidad de internet puede arrojar, y es que dependiendo de si tenemos fibra óptica o ADSL, la arquitectura que nuestro ISP esté utilizando para la red en nuestra área, la latencia que los equipos de red intermedios en una red empresarial puedan añadir, etc. nuestras velocidades se verán afectados de una forma u otra.

Equipamiento en la red local

Como suele ser habitual, la forma más sencilla de encontrar problemas con nuestra conexión a internet es mirar en nuestra casa u oficina, y es que es habitual encontrarse en redes empresariales con capas adicionales, como serían switches o firewalls dedicados que, debido a su naturaleza, pueden aumentar la latencia de nuestra conexión.

Del mismo modo, tambien son capaces de reducir nuestra velocidad de conexión, algo que si bien harán en un bajo porcentaje por cada unidad individual, cuando existen muchos elementos en la misma cadena, esta reducción de la velocidad puede verse claramente en un test de velocidad.

Saturación de la red

Por ejemplo, especialmente con conexiones ADSL, la cantidad de usuarios que estén trabajando en el mismo nodo de forma simultánea puede afectar –y afecta—a todos los usuarios que se encuentren en él de una forma tan notable que es posible darse cuenta de qué horarios son los mejores para tener una conexión relativamente rápida si lo necesitamos, sin necesidad de hacer uso de un test de velocidad para verificar las velocidades.

De cara a este problema no hay mucho que podamos hacer más allá de utilizar la conexion a horas en las que la saturacion sea menor, o del mismo modo, hacer los test de velocidad en los mismos horarios, pero sí que podemos hacer un registro de cómo la hora de uso afecta a la velocidad de la linea a la hora de determinar si estamos utilizando un test de velocidad que proporciona resultados dudosos o, realmente, es nuestra línea la que sufre de fluctuaciones severas en su rendimiento.

Distancia al servidor

En este caso, las conexiones ADSL tambien se ven más afectadas debido a los problemas que arrastran por su naturaleza, pero efectivamente cuanto más lejos de nuestro equipo se encuentre un servidor que proporciona un servicio, más lento es posible que la conexion funcione, incluyendose también el propio test de velocidad que utilicemos.

De cara a la fibra óptica, si bien el efecto no es tan notable a distancias medias, sí que podemos observar este mismo efecto si intentamos conectarnos a servidores que se encuentran, por ejemplo, en China, donde pese a contar con una buena conexión de fibra óptica, la latencia será estrepitosamente mala, hasta el punto en que simplemente navegar por distintas páginas web será complicado de hacer de forma fluida y sin cortes de conexión.

De nuevo, no hay gran cosa que hacer que resignarnos a saber que el contenido que deseamos se encuentra tras un servidor muy lejano.

Saltos hacia el servidor

Del mismo modo, el número de nodos que hay que cruzar para llegar a la conexión del ISP también puede afectar nuestras velocidades de conexión y nuestra latencia, de modo que, si nuestra fibra óptica pasa por un número elevado de nodos de la compañía, como sería el caso de fibras indirectas en las que la compañía en la que nos encontramos no es la propietaria de la tirada de fibra, si no que la usa en forma de cliente del mismo modo que nosotros somos clientes de la compañía, es muy posible que notemos una velocidad menor y unas latencias más altas.

Peering

Otro de los factores que puede afectar a nuestra conexión y que funciona de forma similar al anterior es el peering, una técnica en la que dos o más redes acuerdan intercambiar tráfico para obtener varios beneficios, entre los cuales se encuentra el de conectar redes más pequeñas para formar lo que conocemos como Internet, y por el que también recibe el nombre de “red de redes”.

Los puntos en los que dos redes distintas se juntan son lo que se conoce como puntos neutros, y en ellos también se debe realizar una cierta cantidad de proceso que también añade algo de latencia a todas nuestras peticiones, así como una potencial reducción de la velocidad de la conexión a internet, que, si bien no será muy grande, sí que sumará al resto de factores.

Conclusión

En definitiva, los test de velocidad son totalmente fiables, aunque sí es cierto que, por ciertas circunstancias de nuestra propia red o de la de nuestro ISP, es posible que no recibamos la velocidad completa en determinados test dependiendo de donde se encuentre el servidor de prueba de dicho test, razón por la que algunos de los test más famosos, como serían el de Ookla –test en el cual está basado nuestro propio test de velocidad—o el de TestMy.net, permiten cambiar la ubicación del servidor de prueba.

Esto nos permite descartar problemas del servidor o incluso apoyarnos de información relacionada con el peering de nuestra compañía para ver la diferencia entre nuestra conectividad con un servidor fuera de nuestra red y uno dentro de nuestra red.

Por ejemplo, un test que se encuentre en la misma red que nosotros generalmente arrojará velocidades mayores que uno que deba pasar por varios nodos adicionales o incluso se encuentre fuera de nuestra red y tenga que pasar por un punto neutro para llegar a nosotros, algo que también añadirá a la latencia mostrada e incluso al jitter si el punto neutro por el que pasamos se encuentra algo sobrecargado de forma intermitente.

Del mismo modo, aprovechamos para recalcar que un test de velocidad no deja de ser otro tipo de benchmark, en esta ocasión para Internet, y que no siempre va a coincidir con la capacidad que tiene nuestra línea para funcionar por ejemplo en ráfagas cortas, algo que no difiere en absoluto de los benchmarks de otro tipo de dispositivos como serían los discos duros, los cuales muestran un comportamiento muy similar, y que realmente podría deberse a que la mayoría de servidores en la red realmente funcionan y sirven contenido desde discos duros mecánicos.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

Redactor del Artículo: Jordi Bercial

Jordi Bercial

Ávido entusiasta de la tecnología y la electrónica. Cacharreo con componentes de ordenador casi desde que aprendí a andar. Empecé a trabajar en Geeknetic tras ganar un concurso en su foro sobre redacción de artículos de hardware. Amante del Drift, la mecánica y la fotografía. No te cortes y deja un comentario en mis artículos si tienes alguna consulta.