ASUS Radeon R9 380 2GB Strix

por Javier Rodríguez 18/06/2015 3
Frecuencias
RAM y bus
Conexiones
Precio
Web
1010MHz GPU, 5.5gbps RAM
2GB GDDR5 256-Bit
2xDVI,1xHDMI 1.4, 1xDP 1.2
229 Euros

Introducción y prestaciones

Introducción

Los que tengáis una Radeon R9 285 en casa no debemos temer por la renovación de gama que tendrá lugar durante estos días, todas las series 300 son modelos renombrados de la serie 200. Las gráficas verdaderamente novedosas estrenan gama, la gama Fury, que recuerda a las primeras ATI, algunas míticas, como la Fury Maxx.

Se resume rápidamente, esta tarjeta Radeon 380 de la gama Strix es idéntica, literalmente, a la Radeon 285 Strix que quizás lleves ya disfrutando algunos meses y que, por otro lado, es una fantástica tarjeta para el que gusta de rendimiento equilibrado con un sistema de ventilación revolucionario.

Mismas prestaciones, algunas novedades

El Radeon 380 de AMD es un chip basado en el Radeon R9 285. Se trata por tanto de un chip Tonga con 1792 motores de shaders y un proceso de fabricación de 28nm. Es un chip donde se han hecho algunos ajustes para bien pero que sin duda no resultan en un producto nuevo.

Las frecuencias de trabajo han aumentado de 954 a 990MHz, con las mismas frecuencias en memoria (5.5gbps). La diferencia en frecuencias de GPU es casi de un 5%, más o menos la mejora que veremos en nuestros resultados. Por otro lado las frecuencias de memoria se mantienen iguales. Son 5.5gbps de velocidad de bus, con un bus de 256-Bit que se traduce en 176GB/s.

Este modelo en concreto cuenta con 2GB de frame buffer pero es fácil que encontremos modelos de 4GB desde su lanzamiento. Es una gráfica destinada a mover monitores de resolución 1080p, con precios que rondarán los 200 Euros, así que 2GB es una capacidad de memoria adecuada para este escenario.

Son gráficas que soportarán, en mayor medida, las mejores prestaciones de DirectX 12 y por tanto se convertirán en una buena compañía para los próximos meses donde veremos toda su capacidad de proceso brillar de forma independiente, al menos en buena medida, de la CPU de nuestro sistema.

Los consumos han mejorado algo en la revisión del proceso de fabricación pasando de unos 190w hasta poco más de 170w. No hay mejoras en este sentido pero seguiremos disfrutando de la tecnología ZeroCore que es, en buena medida, garante de la prestación más llamativa de este modelo en concreto.

Las novedades de esta gama vendrán más por el software que por el hardware. Windows 10 está a la vuelta de la esquina, vendrá con DirectX 12. Este cambio de API promete dar nueva vida a este tipo de gráficas compatibles. AMD también trabaja para que la revolución del VR no se les escape de las manos con su tecnología Liquid VR que está, como todas, ahora mismo en fase de dar soluciones a los problemas que traen consigo estas tecnologías para las ya cargados motores gráficos.

DirectX permitirá que la CPU quede en un segundo plano en nuestros juegos. Las unidades de sombreado de la tarjeta gráfica serán la nueva base de trabajo para el calculo asociado a la generación de la imagen y permitirá, por ejemplo, escenarios más saturados y complejos y objetos más detallados además de texturas más complejas.

Se introducen también mejoras interesantes en los controladores. La mejor de todas, en mi opinión, poder establecer un marco de FPS objetivo. Este tipo de configuración da mucha libertad al usuario, sobre todo al que no usa vsync, de elegir cómo quiere que rinda su sistema. Sirve para ahorrar energía, ahorrar en ruido, etc. El nuevo driver 15.15 lo hace accesible a todo el mundo.

ASUS Strix Radeon R9 380

ASUS Strix Radeon R9 380

La gama Strix tiene ya experiencia con este tipo de gráficas, aún podemos encontrar el modelo Radeon 285 Strix en cualquier tienda, y sigue siendo igual de impresionante en esta revisión con el Radeon R9 380. Una tarjeta de disipador masivo y una disipación que se ha convertido en objeto de deseo de muchos jugadores.

Este modelo es, en formato, idéntico al modelo con el Radeon R9 285. Mismas dimensiones, grandes dimensiones, y el mismo diseño de PCB que en esta ocasión permite rendir a este modelo a 20MHz más que le modelo de referencia. Es decir hasta 1010MHz en modo turbo.

El diseño puede gustar o no pero es una máquina realmente bien engrasada. Sus dos ventiladores de 100mm y su diseño sobrado esconde un sistema de disipación diseñado al milímetro. Sus grandes heatpipes y su cuerpo de aluminio son refrigerados por dos ventiladores inteligentes.

El formato de alimentación ha sido rediseñado y soporta hasta 225w con soltura gracias a un único conector de 8 pines, el modelo R9 285 usaba dos conectores de 6 pines. Conector inteligente que nos dirá, visualmente, si está bien conectado y recibe alimentación adecuada.

Hasta la blackplate nos habla de una tarjeta rematada perfectamente. Lo malo es que es grande, muy grande. Casi 280mm de largo, 135mm de ancho y 40 de espesor. Una tarjeta de grandes dimensiones, dimensiones más habituales de modelos de gama más alta.

Todo para dar soporte a su tecnología de refrigeración híbrida que en este modelo permite controlar ambos ventiladores de forma independiente. Siempre buscando producir el menor ruido posible, ruido que tampoco es realmente perceptible cuando la apretamos a fondo. El sistema ha sido recalibrado para esta revisión y ahora permite no mover una sola aspa hasta que la GPU no alcanza los 65 grados. De ahí hacia delante tendremos un funcionamiento progresivo. Cuando dejamos de cargar la tarjeta apaga uno de los ventiladores y elimina el calor residual con el segundo. Realmente bien pensado.

Esto se traduce en un funcionamiento completamente pasivo cuando trabajamos en Windows, cuando editamos vídeo o cuando echamos alguna partida ligera. Si lo combinamos con el control de FPS introducido en el driver podemos tener una solución completamente pasiva en muchos juegos.

La conectividad frontal sigue siendo la misma con dos puertos DVI de doble enlace, con soporte 2k, un puerto HDMI 1.4a para 4k a 30hz y un puerto Displayport con capacidad para resoluciones 4k a 60Hz. Este ultimo conector es capaz de concatenar hasta tres pantallas 1080p y la tarjeta soporta hasta cuatro pantallas simultáneamente.

ASUS GPU Tweak 2.0

ASUS GPU Tweak 2.0

ASUS rediseña la que es una de las mejores aplicaciones de gestión de tarjetas gráficas que podemos encontrar. El nuevo GPU Tweak 2.0 es mucho más accesible, con configuraciones rápidas predefinidas por el fabricante, pero escondiendo toda la potencia de la versión anterior.

Más sencilla y estética. Pero con la potencia de antes. Tiene tres perfiles predeterminados y opciones hasta ahora desconocidas.

Tendremos de serie tres perfiles predeterminados que podemos personalizar. Con la información necesaria claramente disponible en pantalla. Introduce además un nuevo sistema, el Gaming Booster, que se basa en tres pilares: ajustes visuales de Windows, eliminación de procesos innecesarios cuando jugamos y desfragmentación de la memoria RAM. Todos son seleccionables por el usuario y se traducen en más dedicación del PC a la tarea de jugar.

Funciones como el GameBooster que nos permite optimizar el sistema operativo cuando iniciamos algún juego. Es una optimización en tres fases: efectos visuales de Windows, procesos de Windows no necesarios y desfragmentación del uso de RAM.

Los usuarios de tarjetas Strix reciben también una nueva prestación. Poder activar los ventiladores manualmente en modo progresivo. Es decir, los ventiladores no paran, pero siguen estando ajustados según la carga y temperatura de la tarjeta. Para gustos los colores y las opciones de personalización para el usuario siempre son bienvenidas.

En verde la posición de desactivación del modo 0dB de la gama Strix. Las revoluciones mínimas, en ese modo, es de unas 1000rpm en esta tarjeta.

Los modos expertos de configuración siguen presentes y de hecho con alguna opción añadida.

El modo de monitorización ahora integra una suerte de GPU-Z.

Pruebas de rendimiento

Pruebas de rendimiento

No os quiero aburrir con muchas pruebas de rendimiento que además ya conocéis, puesto que la mejora es la que es, así que me he basado en algunos clásicos imprescindibles para que tengáis una imagen del rendimiento de esta tarjeta. Las pruebas han sido realizadas en nuestra máquina habitual.

Máquina de pruebas

Procesador: Intel Core i7 4770k 4.2GHz - Review

Memoria: 16GB DDR3 2400

D.Duro: OCZ Revo 350 240GB - Review

F.Alimentacion: Seasonic Platinum 1050w - Review

Battlefield 4. 1080p Calidad Alta. Mantle en AMD

Diablo 3. 1080p Calidad Ultra

3DMark Fire Strike

Metro Last Light. 1080p Calidad Alta

Bioshock inifinite. 1080p Calidad Ultra

Crysis 3. 1080p Calidad Ultra.

Serious Sam 3. 1080p Calidad Ultra

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

Es evidente que hay algunos cambios en la gestión de la tarjeta, y en sus frecuencias, pero también es cierto que esta es una arquitectura conocida, sigue siendo un chip Tonga, y por tanto las diferencias son mínimas. El consumo ha mejorado, el rendimiento ha mejorado algo.

La gama Strix ha sido rediseñada levemente, aunque en partes interesantes como la alimentación, y sigue siendo un sueño de tarjeta para el que quiere jugar a unos 1080p y lo que realmente quiere es un sistema silencioso cuando no juega. Ese trabajo se le da fantásticamente bien a esta gama.

  • Producto: ASUS Radeon R9 380 Strix
  • Fecha: 18/06/2015 10:22:22
Secciones: Tarjetas Gráficas