Conoce a fondo la última tarjeta de sonido de TerraTec, la Aureon FireWire 7.1

por Carlos 07/08/2004 ...

Introducción

Los ordenadores pueden tener muchos usos, se encuentran en las empresas, colegios, hogares, etc. Todos éstos son básicamente iguales, tienen una placa base, disco duro o memoria RAM, pero en otros aspectos podremos adaptarlos a nuestras necesidades.

Es decir, para que nos entendamos, y pondremos el ejemplo sobre el que tratará el artículo.

Imaginemos un ordenador de oficina, el que sea capaz de reproducir música no parece lo más importante, de hecho en la mayoría de estos casos no se puede ya que la tarjeta de sonido ha sido omitida de la configuración.

Pero en el extremo opuesto está un ordenador doméstico. Aquellos que lo usen, por ejemplo, para jugar no podrán imaginarse hacerlo sin sonido. Lo que venimos a decir es que, según para qué esté pensado el ordenador, el sonido puede tener más o menos importancia.

Será por lo tanto el usuario el que elija no sólo si instala la tarjeta o no, si no cual instala. Pero antes de nada, vamos a diferenciar los posibles tipos, pues si no sabemos entre cuales podemos elegir nos resultará imposible hacerlo.

Principalmente veremos dos grupos, el primero de ellos compuesto por las tarjetas de sonido integradas. A la mayoría nos sonarán, la mayoría de las placas base, si no todas, las incluyen ya.

Es simplemente un chip más en nuestra placa base. Esto ofrece ventas y desventajas. Las ventajas, por poner algunas, podrían ser el abaratamiento final del ordenador, la facilidad de instalación o el no gastar ranuras PCI.

Las desventajas también son importantes. Por ejemplo la calidad de sonido. No podemos esperar que la tarjeta de sonido que integre nuestra placa base ofrezca los resultados de otras que pueden costar bastante más que la propia placa base.

Por lo tanto el conformarnos con la integrada o instalar una aparte dependerá del uso que vayamos a darle, sistemas de reproducción de DVD, juegos con mucha calidad, etc.

Pero si tenemos que dejar algo claro, aunque para la mayoría sea algo bien sabido, el tener una tarjeta de sonido integrada no nos impide instalar otra más.

El segundo grupo, si hacemos memoria recordaremos que el primero era el de las integradas, está compuesto por todas las demás. En un principio todas las demás eran sólo mediante tarjetas, ya fuesen PCI o ISA. Seguro que muchos habremos tenido una tarjeta de Creative de 16 bits cuyo tamaño nos resulta hoy desmesurado.

Pero no nos distraigamos. Éstas tarjetas son ahora únicamente PCI y ofrecen unas características muy superiores a las ofrecidas por las integradas, como ya comentamos antes. Muchas de ellas incluyen aparte un módulo instalable en una bahía de 5 y 1/2 que suele incluir conexión FireWire, control remoto mediante mando a distancia, y muchísimas otras cosas que no encontraremos de ningún modo en las integradas.

Deducimos sin ningún problema, por lo tanto, que si necesitamos una buena calidad de sonido lo que necesitaremos será una tarjeta aparte de la integrada, pues esta no será capaz de ofrecernos la calidad que necesitaremos.

Podemos recurrir a las PCI que ya conocemos, pero aun hay otros tipos.

Este tercer tipo, que es el más reciente y el que nos interesa para este artículo, son las tarjetas de sonido externas. Suelen tener un tamaño relativamente reducido, aproximadamente el de un router, y se conectan mediante USB o FireWire.

Las ventajas sobre las internas en este caso son tan obvias. En ambos tipos podremos encontrar lo que busquemos pues continúan evolucionando y tomando características entre sí.

Pero el hecho de que sea externa ofrece algunos alicientes. Por ejemplo, y quizás sobretodo, para aquellos usuarios de portátiles que no quieran, por el hecho de ser usuarios de portátiles, perder calidad de sonido. Mucha gente usa los portátiles para ver películas en DVD y los altavoces de sus ordenadores, que suelen ser estéreos, no les permiten apreciar todos los detalles, por lo que recurren a una tarjeta externa.

Pero claro está, este es sólo uno de los muchos casos que podremos encontrar, sería un poco tonto comprarse una tarjeta de este tipo sólo para escuchar bien las películas.

Así pues, deducimos de todo lo dicho hasta ahora que en el caso de necesitar una tarjeta de sonido podremos recurrir a la que integre nuestra placa base, a una interna por ranura PCI o a una externa.

También que cada una de ellas está destinada a un tipo de usuarios concretos y que resulta un gasto inútil comprar algo que no vamos a usar, es decir, no nos hará falta una tarjeta que soporte un sistema de altavoces 7.1 si vamos a tener unos estéreos.

Por lo tanto hay que saber bien que nos ofrece cada tarjeta y que necesitaremos antes de realizar ninguna compra. Hoy nos centraremos en las externas, más concretamente el modelo que hemos analizado.

Pertenece a TerraTec, una empresa que surgió hace 10 años, en 1994, en Alemania, y que trabaja principalmente con productos de vídeo y audio.

El producto en sí se llama Aureon FireWire 7.1, es el último modelo de una serie que ha ido cosechando adeptos gracias a su calidad al trabajar con el audio y su facilidad de uso e instalación.

Por lo tanto, después de esta pequeña introducción al campo de las tarjetas de sonido, comenzamos con la TerraTec Aureon FireWire 7.1.

Aspecto externo

Aspecto externo

Lo primero que vamos ha hacer es describirla, más que nada para hacernos una idea de lo que estaremos hablando durante el resto del texto, que siempre viene bien.

Los colores principales, estando apagada, son el gris oscuro del plástico y el metalizado del aluminio. Tanto el frontal como la parte trasera son de un plástico duro aunque bastante suave y agradable al tacto.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Ante todo se mantiene una simetría respecto del eje Y, incluso el botón de encendido, en el extremo izquierdo de la cara delantera, tiene su reflejo con un símil de botón que no tiene función alguna en el extremo derecho.

Entre medio de ambos tenemos las clavijas de conexión para auriculares y micrófono, con sus respectivos controladores de volumen y otro controlador de volumen genera justo en medio de éstos dos.

click aquí para visualizar a tamaño completo

También en la cara delantera veremos, justo debajo del controlador de volumen general, un pequeño trozo de plástico translúcido tras el que se esconde el receptor de infrarrojos para el mando a distancia.

Pasamos a la cara posterior donde únicamente tendremos las conexiones, ya sean hacia el ordenador o hacia la alimentación externa y altavoces. Esta parte trasera es del mismo plástico usado en la cara anterior.

click aquí para visualizar a tamaño completo

El resto de lo que veremos, es decir, la parte contenida entre ambos trozos de plástico es totalmente de aluminio. Esta cubierta de aluminio, como podremos apreciar en las fotos, es bastante gruesa y su peso, aun siendo aluminio, es considerable. El motivo de esto podríamos pensar que es aumentar la seguridad ante golpes de la tarjeta u ofrecer una mejor apariencia y estética, pero aunque pueda en parte ser por ello, principalmente es otro.

La mayoría de los que trasteen su ordenador sabrán que el cobre es un muy buen conductor del calor, pero el aluminio es un buen disipador. Ese es, y no otro, el motivo de haber usado aluminio, pues, y esto es algo que no se puede apreciar en las imágenes, la tarjeta de sonido se calienta bastante, por hacernos una idea, alcanza una temperatura similar a la de los discos duros. Por lo tanto, precisa de un buen sistema de refrigeración y, como de ningún modo se iba a instalar un ventilador en su interior, no ha quedado más remedio que usar planchas de aluminio.

Todo esto ha sido en líneas generales, pero vayamos un poco más al detalle, eso si, sin entrar el aspecto técnico, ya tendremos tiempo de sobra luego.

Lo primero las conexiones, de auriculares a la izquierda y de micrófono a la derecha, son de tipo jack 6.3. Puede que por la medida no sepamos a cual de los tres tipos de jack nos refiramos. Pues bien, está el de 6.3 milímetros, el de 3.5 milímetros y el de 2.5 milímetros. Evidentemente, los que incluye la tarjeta son los más grandes, que suelen verse en los micrófonos y auriculares de gran calidad y permiten usar cables con un gran apantallado que evita pérdidas y ruidos.

Hay que aclarar, aunque la mayoría lo sepa ya, que si nuestros auriculares, por ejemplo, no son de 6.3 sino de 3.5, que es lo típico, nos servirán, pues siempre podremos hacer uso de un adaptador. De hecho junto con la Aureon vienen dos convertidores de 6.3 a 3.5 para que no tengamos ningún problema a la hora de conectar.

También hay que hablar de los controladores de volumen. Los dos de los extremos, recordemos que son tres, corresponden a las propias clavijas jack 6.3 y, a diferencia del central, su capacidad de rotación es limitada. Es decir, habrá un tope máximo y mínimo del que no podremos pasar, pues como habremos imaginado, dichos controladores giran sobre su propio eje para ajustar el volumen.

El central, por el contrario, no tiene esos topes por lo que podremos girarlo a derecha e izquierda tanto como queramos. Además, se diferencia de los anteriores en otro aspecto.

Imaginemos que estamos escuchando música y nos llaman por teléfono, lo lógico es apagar la música y contestar, pero puede que tengamos prisa o simplemente nos parezca pesado hacerlos por software. Para evitar todo esto se ha incluido a este controlador, además de la posibilidad de rotar sobre si mismo, la de ser pulsado como si de un botón normal y corriente se tratase. Por lo tanto nos servirá para aumentar y disminuir el volumen progresivamente y para silenciarlo totalmente con una simple presión.

Esto era todo referente a la cara delantera, la trasera, que como sabemos alberga la conexión con los altavoces, ordenador y corriente la veremos mucho más rápido ya que cuando lleguemos al tipo de conexión nos extenderemos más.

Lo que si diremos es que hay cuatro zonas principalmente, que, de izquierda a derecha son; la conexión con el ordenador mediante puertos FireWire, las entradas y salidas analógicas, las entradas y salidas digitales, y la toma de corriente.

Esto que hemos visto hasta ahora es lo más importante de nuestra tarjeta de sonido, ya que, a fin de cuentas, será lo que determine sus posibilidades de conexión, ya sea en referencia al sistema de altavoces, 5.1, 6.1 o 7.1, al tipo de conexión, analógica o digital, y de la conexión con el ordenador, FireWire o por la línea de entrada.

Pero, antes de acabar con el aspecto externo, tenemos que comentar, aunque sea brevemente, el diseño y acabado del modelo porque, aunque no vaya a influir directamente en la calidad, puede interesarnos y condicionar la compra.

Lo primero que nos llamó la atención fue que los controladores de volumen se iluminaban con una luz continua si estaba encendida la tarjeta y a ráfagas si estaba apagada. Es decir, crea un efecto luminoso bastante llamativo, ya esté o no funcionando.

click aquí para visualizar a tamaño completo

La parte delantera, como ya dijimos, es bastante suave y agradable al tacto y el aluminio le da un carácter robusto y fuerte.

Así pues, concluimos que es bastante atractiva gracias a su sistema de luces pero con una línea sobria guiada principalmente por el aluminio y el tono oscuro del plástico.

Aspecto interno

Aspecto interno

Queríamos ver todas las caras de esta tarjeta, y, por lo tanto, teníamos que introducirnos todo lo posible en su interior, aunque ello implicase tener que abrirla. Esto, realmente, no fue ningún problema al contrario de lo que podríamos pensar e incluso habíamos imaginado antes de tenerla en nuestras manos.

Si alguna vez hemos tenido problemas con algún componente o electrodoméstico y hemos intentado arreglarlo nosotros mismos, probablemente hayamos descubierto lo difícil que nos lo ponen los fabricantes. En este caso hemos de decir que fue todo lo contrario, sólo tuvimos que quitar cuatro tornillos para poder abrirla, lo cual es algo de agradecer a TerraTec.

Bien, hay que aclarar que tuvimos que usar una llave allen, aunque comparado con los tornillos que nos encontramos por ahí no es nada.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Los tornillos en sí recorren todo el fondo de la tarjeta de sonido pero se quitan bastante rápido. Además, y sólo si queremos, podemos quitar otros tres para desprender también el panel trasero donde se muestran los nombres de cada entrada o salida. Estos tornillos si son de estrella por lo que no habrá ningún problema.

Una vez hemos hecho esto podremos observar las cuatro partes por separado.

La más importante de ellas es, como no, la placa en sí donde podremos leer de que tarjeta se trata "Aureon 7.1 FireWire V1.0". Si somos dados a la electrónica puede que también nos interesen los demás componentes o estudiarla en profundidad, pero como no es eso lo que buscamos aquí seguiremos adelante.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Desde la imagen frontal podemos diferencial fácilmente los tres controladores de volumen y las conexiones jack. Además veremos el receptor de infrarrojos que es sin duda ese cuadrado negro, el único que se encuentra por la parte inferior de la placa. Justo encima, destacándose como el elemento más alto, vemos un conector con una serie de cables blancos y uno amarillo. Este es el encargado de iluminar las luces de los controladores.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Las luces en sí, las vemos en la fotografía de la zona delantera, nos son más que cuatro leds por controlador que se encenderán y apagarán según corresponda en cada momento.

A la hora de volver a montarlo es recomendable realizar la conexión entre el panel frontal y la placa antes de nada para no tener que andar metiendo los dedos pues, además, es la forma más rápida y sencilla de hacerlo.

De la cara posterior no tenemos nada que decir salvo que todos los conectores están muy bien anclados, todo lo demás podemos verlo en la imagen.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Nos queda la cubierta de aluminio. Si tomamos dicha cubierta por un lado y todo lo demás por otro, paneles frontal y posterior y placa, en peso, sin lugar a duda el primero saca un buen trecho.

Al fijarnos en el grosor de dicha cubierta de aluminio entendemos porqué. Podemos estar seguros de que si recibe un golpe en la parte superior o inferior, es decir, en el aluminio, lo más que le pasara será que se abolle y si es que llega a ello.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Sabemos cual es el motivo de usar aluminio, pero aunque principalmente sea el de refrigerar nuestra tarjeta de sonido, no podemos evitar sentirnos seguros ante cualquier caída o accidente por el que pueda recibir un golpe.

Ya lo hemos visto todo, por fuera y por dentro. Sabemos que tiene un diseño bien acabado con buenas líneas y materiales bien elegidos, también que está bastante protegida ante golpes y que en posibles conexiones con altavoces y ordenador no se queda corta.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Pero obviamente esto no es lo único importante en una tarjeta de sonido, nos importará no sólo su facilidad de instalación y uso, que siempre viene bien a los que empiezan, si no también la calidad de sonido y su rendimiento. Y eso es algo que no podemos analizar desde fuera, sin haberla instalado en un ordenador.

Nosotros lo hemos hecho en tres, dos de sobremesa y un portátil. En todos ha sido bastante rápido y fácil pues solo hay que seguir los pasos que nos va indicando el software de instalación, pero en lo referente a el uso de un portátil o un sobremesa tenemos que aclarar un punto, el de la alimentación externa.

Hay muchos periféricos que se basan en los puertos USB y FireWire, de hecho la mayoría hoy en día están basados en dichos puertos, pero lo que es más nuevo, aunque no tanto, es la eliminación de la corriente externa.

Igual que un teclado, no inalámbrico y por PS/2 se sobreentiende, obtiene la corriente de la misma placa base, pues no creo que hayamos visto un PS/2 con alimentación externa. Los USB y FireWire son capaces de proporcionar a los periféricos que se basen en ellos una determinada cantidad de energía.

Si el producto necesita más de la que es capaz de ofrecer el puerto será imprescindible un adaptador de corriente para proporcionar dicha energía. Pero también tenemos el caso opuesto, y es que tenga suficiente con el del puerto.

Este último es el de nuestra tarjeta de sonido. Realmente no necesita la energía del transformador que incluye, pero si la incluye por algo será, y así es.

Las conexiones por FireWire pueden ser mediante cables de 4 o de 6 pines. En ambos casos la transmisión de datos es idéntica, pero la corriente no, pues sólo el cable de 6 pines es capaz de proporcionar energía, más concretamente mediante los pines 1 y 2.

Por lo tanto, al conectarlo al portátil que trabaja con FireWire de 4 pines necesitamos del adaptador de corriente, algo que no hizo falta para los dos ordenadores de sobremesa.

Entradas y Salidas

Entradas y Salidas

Antes de analizar el rendimiento tenemos que saber que conectar y donde conectarlo. Por lo tanto, y a riesgo de resultar obvio para los más experimentados, vamos a detallar cada una de las conexiones traseras.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Lo primero son las conexiones FireWire. ¿Por qué hay dos? No es para que podamos conectar la Aureon a dos ordenadores al mismo tiempo, si nunca hemos usado FireWire puede que nos resulte algo extraño, pero es para conectar otro dispositivo a nuestra tarjeta de sonido.

Es decir, a un mismo puerto FireWire del ordenador habremos conectado dos dispositivos, la Aureon y lo que hayamos conectado al segundo puerto de esta. Por lo tanto, es fácil deducir que dará lo mismo si conectamos el cable a uno u otro puerto pues ambos valen para lo mismo.

El cable que usemos puede ser de 6 a 6 pines o de 6 a 4, ya mencionamos la diferencia entre ambos por lo que no volveremos a verlo.

Continuando de izquierda a derecha llegamos a PHONO IN. No se trata de una entrada genérica, está diseñada específicamente para los tocadiscos. Esto es así debido a que incorpora un pre-amplificador con el que ajustar el volumen de la entrada. Por lo tanto, recordemos que es aquí y no en otro sitio donde corresponde conectar el tocadiscos.

La que si nos permitirá conectar la mayoría de dispositivos es LINE IN, que con un nivel de tensión de 2 VRMS será perfecto para una grabación de calidad.

Ahora llegan quizá los que más usaremos, los de los altavoces. Son ocho conectores agrupados de dos en dos. Los dos primeros, FRONT o STEREO nos servirán si usamos un sistema de altavoces estéreos, claro está o si es superior y tenemos que conectar los dos frontales.

Le sigue el REAR y 4.1, es obvio que servirá para los altavoces traseros y se usará en altavoces 4.1 o superiores pues ni los 2.1 ni los estéreos llevan éstos.

CENTER y SUBWOOFER, o 5.1, son el altavoz central, en la posición superior, y el subwoofer, en la inferior. El segundo lo usaremos siempre que los altavoces sean 2.1 o superiores, el primero en los 5.1, 6.1 y 7.1, que son los únicos que llevan central.

Tenemos que apuntar respecto al Subwoofer que, en el caso de tener un sistema de altavoces 4.1 no haremos uso de esta clavija debido a que los graves son obtenidos a partir de los otros cuatro canales.

Por último, y únicamente par los 7.1 están los SURROUND. Éstos están situados justo detrás de nosotros y aunque no suelen verse mucho, son más habituales los 5.1, no está demás que los soporte.

Hasta aquí todo era analógico e iba mediante conexiones RCA. Cuando usamos este tipo de cables siempre se pierde algo de calidad, que, según usemos un cable mejor o peor, será más o menos la pérdida.

Por el contrario si usamos conexiones digitales la perdida es despreciable, podríamos decir que, en medidas de los cables que vamos a usar, no hay. Por lo tanto, si lo que realmente buscamos es una calidad impecable, lo mejor es usar la salida y entrada óptica.

Pero no todo soporta este tipo de conexiones. Para ser exactos el protocolo usado se llama S/PDIF y el cable TOS. No nos hace falta saber como trabajan, sino sólo si el emisor o receptor que queramos usar con la Aureon los soporta.

El que decida usarlo sabrá realmente lo que hace y lo que cuestan los cables, pero por si acaso, podemos decir que un cable de medio metro ronda los 12 euros, bastante más que un RCA, y, si no vamos a dedicarnos profesionalmente al audio, no notaremos la diferencia entre ambos.

Hemos visto las conexiones FireWire, las entradas y salidas RCA y ahora las digitales, nos falta el último conector, el de corriente.

Ya comentamos en un punto anterior que solo será necesario cuando el cable FireWire que usemos sea de 6-4 pines debido a que los dos pines que faltan son los que proporcionan la corriente.

Aunque, no dijimos, y es importante, que TerraTec recomienda usar la corriente externa siempre que sea posible debido a que en muchos casos la mala calidad de las tarjetas FireWire no aseguran un voltaje correcto y continuo.

El usarlo o no ya depende del usuario y del momento.

Conocemos ya el frontal, con sus controladores y conexiones para auriculares y micrófono, también la parte trasera con todas sus conexiones, pero nos queda una parte muy importante.

Si recordamos, cuando vimos la parte de delante había un pequeño receptor, también lo pudimos observar desde el interior, era el de infrarrojos.

Viene siendo muy típico en las tarjetas de sonido de gama alta incluir un mando a distancia y, en este caso más concretamente, teniendo en cuenta que uno de los posibles usos son los portátiles, el mando a distancia puede resultar muy cómodo.

Decimos cómodo porque, como ya veremos, todo lo que podemos hacer con él podemos hacerlo también sin él. Es decir, es cuestión de comodidad, aunque en determinados casos pueda sernos útil.

Por lo tanto, y antes de pasar a los Benchmark, que nos darán muchísima información sobre la calidad de salida y entrada de la tarjeta, veremos el mando a distancia y las funciones básicas que nos permite hacer, algunas de las cuales nos sorprenderán y otras nos recordarán a los equipos de música de toda la vida.

El mando a distancia

El mando a distancia

Está compuesto por 36 botones y dos pilas AAA que, dicho sea de paso, vienen incluidas con la tarjeta de sonido.

Se trata de un mando corriente, como la mayoría, pero adaptado en cierto grado a nuestra Aureon. Lo primero que vemos, algo imprescindible, es el botón de encendido y apagado. Que no nos extrañe si tras apagarla con el mando vemos las ráfagas que comentamos antes, es normal.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Los botones del 0 al 9, al igual que AV y -/-- no necesitan explicación pues son exactamente iguales a los que podemos encontrar en el mando de un televisor o un vídeo.

Realmente ocurre así con la mayoría, por ejemplo tenemos también en el margen derecho cuatro botones, los de Ch y Vol que son para cambiar de canal y aumentar y disminuir el volumen. Éstos no necesitan explicación.

También en la parte inferior ocho dentro de un recuadro, los típicos un equipo de música, avance y retroceso rápido, play, pause y stop, y algunos más que todos conocemos.

Por lo tanto, los únicos botones que realmente tenemos que ver, y que no encontraremos en otros mandos a distancia, son los centrales que rodean en forma de cruz al que tiene el símbolo del ratón.

Estos botones están destinados a nuestra comodidad, servirán para que no tengamos ningún motivo para acercarnos al ordenador y que podamos manejarlo todo desde el mando a distancia.

Ya podremos imaginarnos para que sirven, para mover el ratón. Las flechas dirigen el puntero hacia cada una de las cuatro direcciones y los dos botones con símbolo de ratón simulan los botones izquierdo y derecho de éste.

Nosotros hemos estado probando la Aureon y por supuesto también esta función del mando y, tenemos que decir que, no es algo muy práctico. Lo primero es que la velocidad de movimiento es muy reducida y no tiene aceleración por lo que si tenemos que llevar el puntero de un extremo a otro de la pantalla tardaremos bastante, sobretodo teniendo en cuenta que los movimientos no serán en diagonal, si no primero de un lateral a otro y luego el desplazamiento vertical, o en orden contrario, da lo mismo.

Por lo tanto es un mando a distancia que para funciones concretas, como pasar canción, pausar, iniciar la reproducción, etc., puede ser muy cómodo y permitirnos estar tumbados y no levantarnos para realizar cualquiera de estas tareas.

Pero si lo que queremos es no levantarnos para nada mientras escuchamos música, lo que necesitamos no es un ordenador, sino un equipo de música, por lo que hay que evitar pensar que este mando nos servirá para todo.

Las pruebas de sonido

Las pruebas de sonido

Está muy de moda realizar Benchmark a nuestros ordenadores, comparar unos con otros y ver quien tiene el mejor. Se pueden realizar generales, obteniendo una puntuación de nuestro ordenador en conjunto, o específicos de cada componente. Los Benchmark de tarjetas gráficas son muy comunes, también, por ejemplo, los de los procesadores y discos duros, pero para las tarjetas de sonido la cosa se complica.

También, como queríamos una información completa teníamos que usar un programa completo, que nos diese suficientes resultados como para calificar esta Aureon. Por estos motivos el que hemos elegido ha sido el RightMark Audio Analyzer (RMAA).

El test que le pasamos fue a 24 bits y 48 KHz, que viene a ser lo que la mayoría usamos. Por hacernos una idea, un Compact Disc tiene una calidad de 16 bits y 48 KHz, por lo tanto, la opción elegida es suficiente.

Antes de nada, y para los que han visto poco el tema de los benchmark de tarjetas de sonido, veremos seis gráficas. En todas ellas el eje horizontal representará la frecuencia en Hz, veremos que el primer valor es 30, es decir, 30 Hz, pero si seguimos leyendo veremos 3K, esto viene a significar 3.000 o 3 KHz.

Por otro lado en el eje vertical tenemos los decibelios (dB) y esto simplemente variará según que gráfica estemos viendo para mejorar la visión en cada caso.

En teoría, y esto es algo importante a la hora de analizar las gráficas, el odio humano capta entre los 2.000 y los 20.000 Hz, es decir, 2 y 20 KHz, aunque realmente el rango después se ve muy reducido siendo muy pocas las personas capaces de alcanzar a dichos graves y agudos. (Grave es una frecuencia baja, los 2 KHz, agudo es alta, 20 KHz).

Vamos a comentar un poco más para entenderlas mejor. Cuando nosotros creamos una canción por ordenador, un fichero midi por ejemplo, estamos definiendo unas notas concretas, pero a la hora de reproducirlas es imposible reproducir únicamente esa nota, es decir, siempre va acompañada por una serie de armónicos, unos sonidos muy cercanos a la nota.

Por lo tanto, que el rango de audición, en el caso de los agudos por ejemplo, llegue a 20 KHz y que en dicho punto la tarjeta de sonido produzca, nos podría hacer pensar que no es problema ya que nosotros no oiremos esas frecuencias. Pero ahora que sabemos que existen los armónicos y lo que son, hemos de pensar que una distorsión considerable en altas frecuencias puede notarse, ya que los armónicos de frecuencia inferior si serán oídos.

Con esto tenemos de sobra, recordemos que no estamos aprendiendo a realizar benchmark, sino haciendo uno. Vamos directamente ya con las gráficas de las que tampoco explicaremos mucho más de lo imprescindible, pues para que lo explicado sirviese realmente de algo esto tendría que dejar de ser un análisis de la Aureon y pasaría a ser un texto sobre el sonido.

Comencemos por la primera, la de Frecuencia de respuesta. Aquí lo que se pretende ver es la capacidad de la tarjeta de sonido a la hora de mantener unos decibelios fijos en todo el rango de frecuencias.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Como vemos la línea es bastante continua salvo al principio y justo al final, por lo que podría considerarse un muy buen resultado.

Tenemos que decir que es normal que en los 20 KHz se produzca esta caía de decibelios.

La siguiente gráfica es la de Nivel de ruido. Ésta es muy importante ya que determinará la calidad general del sonido.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Como vemos el ruido se mantiene relativamente constante en unos -130 dB, aunque hay algún pico importante que no notaremos. Existen gráficas que consiguen bajar el nivel de ruido por debajo de -140, pero nuestros -130 son más que de sobra.

En la gráfica de Rango dinámico solo vemos un pico importante en los 10 KHz, dentro del apreciado por nuestro oído.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Pero no es algo propio de esta tarjeta ni un fallo a la hora de realizar el benchmark, sino un factor común que encontraremos en los demás modelos.

La cuarta gráfica es la de Distorsión y como su nombre indica nos mostrará la distorsión que genera la tarjeta de sonido en cada frecuencia y de cuantos decibelios es dicha distorsión. Sin duda alguna cuanto más baja sea la distorsión y menos picos haya mejor.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Vemos de nuevo un gran pico en 10 KHz y sobre una docena tras éste. Esto se debe a que la distorsión es mucho más acusada en las altas frecuencias, pero explicar el motivo llevaría mucho tiempo, por lo que nos bastará con comentar que no son malos resultados comparados con otros modelos profesionales.

Nos quedan dos por ver, la que sigue ahora es la Intermodulación. Consiste básicamente en cruzar ondas similares. Lo que ocurrirá es que sus armónicos, que ya sabemos lo que son, serán parecidos y muchos de ellos chocarán anulándose o sumándose. Esto produce precisamente el efecto llamado intermodulación.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Como vemos en nuestra gráfica la intermodulación de la Aureon es bastante buena, y teniendo en cuenta que esto se consigue produciendo la menor cantidad de armónicos posibles, podemos concluir de esta prueba que nuestra tarjeta de sonido emitirá algo muy parecido a las notas reales.

Por último, y ya para terminar, nos queda la Separación de estéreo. Cuando queremos conseguir un buen efecto estéreo no podemos permitir que la diferencia entre los dos canales sea muy diferente ya que el efecto en sí se perdería más que acentuarse. Por lo tanto, hay que controlar que no haya muchas variaciones.

click aquí para visualizar a tamaño completo

Como vemos en la gráfica ambos canales, el izquierdo y el derecho, no son exactamente iguales, pero una pequeña variación es comprensible, lo que no habría sido aceptable es que la diferencia entre ambas ondas se mantuviese como al comienzo y final.

A grandes rasgos

A grandes rasgos

Comenzamos hablando sobre los usos de los ordenadores, y, casi sin darnos cuenta, hemos visto al complete la Aureon FireWire 7.1. Por fuera, por dentro, la forma de conectarla y hemos comprobado su calidad.

Podemos decir que estamos en situación de ofrecer una idea aproximada sobre la calidad general de la tarjeta.

Lo primero de todo es recordar que no es una tarjeta de sonido dirigida a usuarios con exigencias normales, es decir, sería un derroche usar esta Aureon para escuchar nuestros CDs de música. Si hemos comprado esto o algo similar espero que sea para aprovecharla en todos sus aspectos, que son muchos.

Por lo tanto no deja de ser un producto de gama profesional que, si es lo que necesitamos, será de fácil manejo y buenos resultados.

Además, es muy cómodo, tanto a la hora de conectar e instalar como a la de transportar, en parte porque no tiene unas dimensiones exageradas, y en otra parte porque incluye una bolsa de viaje, que, aunque un poco ajustada, nos permitirá guardarlo con su cable.

El que sea este u otro el modelo que elijamos ya dependerá del consumidor y, por supuesto, del precio al que se encuentre en ese momento.

No podemos asegurar que el precio se mantenga, de hecho lo lógico es que conforme pase el tiempo y aparezcan nuevos modelos, recordamos que actualmente este es el último y de mejor calidad presentado por TerraTec, los precios irán descendiendo. Pero ahora mismo, si realmente queremos comprar este modelo, podemos encontrarlo por unos 175 euros.

Secciones: Audio