Ratón óptico Nox Krom Khuno con Pixart 3310

por Javier Rodríguez 03/05/2017 3
Conectividad
Sensor
Otros
Precio
Web
USB 250, 500, 1000Hz
Pixart 3310
Iluminación RGB
39,90 Euros

Introducción

Acceder a ciertos productos gaming se está haciendo bastante complicado. Los precios suelen ser la razón principal, pero aún podemos encontrar alternativas en el mercado que mantienen precios moderados y ofrecen todas estas características que dan forma a un ratón moderno para jugadores. El nuevo Nox Krom Khuno promete buenas prestaciones y diseño moderno por un precio inferior a los 40 Euros. Ahora conoceremos si este nuevo ratón está a la altura de las expectativas que nos sugieren sus características técnicas y su precio.

Este es el ratón más caro de Krom Gaming hasta la fecha. Y no es precisamente caro, pero supone un aumento de hasta 10 Euros sobre modelos anteriores. Modelos como el Krom Kadru que ya tuvimos la oportunidad de probar hace algunas semanas. Este último nos demostró que aún se pueden comprar ratones de calidad por un precio accesible para cualquiera. Hoy es el momento de ver si Nox ha conseguido mejorar sus diseños anteriores, aunque vengan de la mano de un precio más elevado.

Un sensor de los más buscados

El Krom Khuno no monta el mejor sensor óptico del mercado, pero sí que mejora de forma sustancial las capacidades del sensor Pixart ADNS-3050 que monta el Krom Kadru. El sensor elegido para este modelo es el Pixart PWM-3310 que es sin duda uno de los mejores sensores ópticos que podemos comprar, pero no el mejor. Aun así, lo encontramos en algunos de los ratones más codiciados, de marcas de renombre como Mionix, SteelSeries, Roccat, Corsair y también en este.

Normalmente cualquiera que tenga un mínimo de conocimientos de ratones gaming os diría que el mejor sensor óptico que se puede comprar es el Pixart 3366, y seguramente tenga razón, pero este modelo también ofrece buenas prestaciones y es un gran punto de partida para jugadores que empiezan a coger experiencia con este tipo de sensores.

Tiene unas especificaciones realmente interesantes. Velocidad de muestreo configurable por software (250, 500 y 1000Hz), aceleración de 30G, velocidad de desplazamiento de hasta 130 pulgadas por segundo. Prestaciones que se completan con una resolución de hasta 5000dpi que podemos configurar en pasos desde los 400dpi. La resolución es real, sin interpolación por software. Sus números son hasta dos veces mejores que los que podemos encontrar en el Pixart 3050, que monta el Krom Kadru.

Tiene siete botones programables y sus 16kb de almacenamiento permiten albergar hasta 5 perfiles diferentes, que podemos usar sin necesidad de software una vez programados. Los botones usan interruptores Omron, aunque no especifican el tipo concreto ni hemos podido averiguarlo con seguridad abriendo el ratón.

La configuración de botones es la habitual, la que buscaríamos en cualquier ratón para jugar a juegos tipo RTS, MOBA y FPS. Son siete botones, dos principales, dos botones para pulgar en el lateral izquierdo, la rueda de scroll con botón integrado y dos botones extras detrás de la rueda que por defecto nos permite activar los perfiles de resolución del ratón. Todos son programables y admiten también macros.

La rueda tiene un paso suave, sin clic audible, y es también una de las tres zonas de leds que permiten tener a este ratón capacidad de iluminación RGB. Se desplaza sobre cuatro “pies” de teflón. El sensor está ligeramente desplazado hacia el frontal del ratón, así como el peso del conjunto.

A una frecuencia de muestreo de 500Hz y una resolución media, deberíamos disfrutar de excelentes prestaciones en todo tipo de juegos. Tiene un sensor muy capaz e incluso sin poderlo configurar al detalle, disfrutaremos de una buena corrección de ángulos y también de una sensibilidad de desplazamiento vertical buena de en torno a los 3mm de altura.