Corsair Glaive RGB con Pixart PMW3367

por Javier Rodríguez 19/06/2017 2
Conectividad
Sensor
Otros
Precio
Web
USB 2 metros
Pixart PWM3367 optico
Apoyo modular, RGB
79,90 Euros
Puntuación de Corsair Glaive RGB en la review:

Introducción

Introducción

Corsair combina uno de sus sensores más modernos, desarrollado conjuntamente con Pixart, con nuevos elementos de diseño en el que es sin duda su ratón más experimental. El Corsair Glaive RGB  esta diseñado para juegos FPS y MOBA, con iluminación RGB, y la potencia de su software CUE que nos permite combinar múltiples periféricos de Corsair desde un único panel.

Uno de sus ratones más potentes hasta la fecha, pero también uno de los más caros. Un precio elevado de 80 Euros que pone nuestras expectativas muy altas a la hora de analizar las diferentes prestaciones y características de este modelo.

Un sensor óptico a medida, con resolución láser

Corsair estreno este sensor personalizado con el Corsair Scimitar Pro. Es un sensor óptico evolución de uno de los mejores sensores de los últimos tiempos, el 3366. Evolucionado porque soporta más resolución óptica, sin interpolación, pasando de 12000 a 16000dpi. Resoluciones que seguramente no usaremos nunca pero que dan la medida del tipo de ratón que estamos probando.

El Pixart PWM3367 un sensor preciso y con una aceleración sorprendente que Corsair ha optimizado para lograr velocidades de rastreo muy elevadas a resoluciones muy altas. Logra un movimiento muy suave y fluido mediante una capacidad de proceso superior. A resoluciones bajas y medias demuestra una aceleración sorprendente que nos permitirá mantener precisión de movimiento con una capacidad de reacción superior.

Su punto de rendimiento más equilibrado, para jugadores medios, lo encontramos en los 3000dpi donde se muestra ágil, rápido y con una respuesta sobresaliente. Es un sensor con LOD (Lift off distance) configurable de entre 1.2 hasta 2.5mm. Tiene capacidad de ajuste a superficie con su calibrador integrado. Un conjunto de prestaciones a las que se suman el tradicional ajuste de frecuencia entre los 125 y los 1000Hz (1ms) con puntos intermedios de 8, 4 y 2ms de velocidad de respuesta.

La resolución es también ajustable, en pasos de 100dpi, con cinco saltos configurables y programables por eje que podemos cambiar rápidamente desde alguno de los botones del ratón.

La configuración de botones es la habitual, la que buscaríamos en cualquier ratón para jugar a juegos tipo RTS, MOBA (sin uso intensivo de macros) y FPS. Son seis botones, dos principales, dos botones para pulgar en el lateral izquierdo, la rueda de scroll con botón integrado y un botón extra detrás de la rueda que por defecto nos permite activar los perfiles de resolución del ratón. Todos son programables y admiten también macros y funciones combinadas con otros periféricos.

La rueda está muy marcada sobre el cuerpo del ratón y tiene una cobertura de goma que asemeja a un neumático “todo terreno”, ofrece un agarre perfecto y un paso muy rápido, pero perfectamente definido para que siempre tengamos información precisa de su uso.

Excelente diseño modular con algunos detalles nuevos

Excelente diseño modular con algunos detalles nuevos

Corsair vuelve a utilizar su diseño sobre chasis de aluminio, que en este modelo podemos encontrar en dos colores (aluminio y negro), sobre el que trabaja diferentes materiales plásticos.

La superficie de apoyo es de una sola pieza, con los botones principales integrados, con grabados láser para el logo de la marca y el marcador múltiple de nivel de resolución. Los laterales tienen agarre en goma con una trama perfecta para un agarre cómodo y seguro. Tiene una ergonomía cuidada para manos de todo tipo de tamaño, aunque es un ratón de tamaño medio, con un peso total, no configurable de 122 gramos. Los botones laterales están perfectamente definidos y todos y cada uno de los botones usan interruptores Omron de alta durabilidad. 

Uno de los nuevos elementos de diseño que hemos visto en el nuevo Glaive lo encontramos en sus pies de desplazamiento. El material sigue siendo teflón, pero esta vez se ha optado por una variante aún más deslizante y también son mucho más grandes. El ratón se mueve a la perfección por todo tipo de superficies: mesas de madera, alfombrillas rígidas, textiles, etc.

El otro elemento, sin duda más llamativo, lo encontramos en su sistema modular de apoyo de pulgar. Tenemos tres opciones para adaptarse a todo tipo de jugador, a todo tipo de agarre. Uno es más suave y delgado, en el segundo ganamos algo de tamaño y rugosidad de agarre y el tercero es un “wide load” con apoyo total para el pulgar y su propia base extra de teflón.

De este modo Corsair consigue que podamos adaptar nuestro juego a los diferentes tipos de juego o simplemente adaptarse a los gustos de agarre de cada jugador. La fijación de estos módulos es magnética y perfectamente sólida, aguantara el uso más intensivo que podamos imaginar.

Corsair nos añade una pequeña bolsa de transporte para que no perdamos estos añadidos, aunque ya que estaba podrían haber ofrecido una funda que permita guardar también el ratón.

El cableado es de tipo USB con conectores chapados en oro, tiene un largo aproximado de 2 metros y está protegido mediante un aislante de malla. Usa también el sistema anti pinzamiento de Corsair en ambos extremos y la salida del ratón está completamente centrada. Tan centrado como el propio sensor en el chasis, cosa que personalmente me gusta mucho.

Software e iluminación

Software e iluminación

Este modelo esta también soportado por el software CUE (Corsair Utility Engine) de Corsair. Desde el podremos configurar completamente todo nuestro ecosistema de periféricos Corsair. En este ratón encontraremos ajustes muy detallados de cada factor fundamental del funcionamiento del ratón. Tiene cinco modos de resolución, que podemos activar y desactiva a placer, con ajuste por eje, y modo “sniper” de resolución reducida.

Por defecto el ratón nos ofrece una resolución máxima de 9000dpi, que son los modos que Corsair ha optimizado, pero dudo que ningún jugador use estos perfiles de resolución. Los más adecuados, y esto depende de la habilidad y gustos del jugador, se acercarán más a los 2500-4000dpi como resolución máxima.

El software también realiza calibración de superficie, para sacar partido al sensor en cualquier material que usemos como base de desplazamiento para el ratón y dispone también de corrección de ángulos para que los desplazamientos rectos tengan más precisión y, como no, también podremos acceder a tres niveles de juste de desplazamiento vertical.

Cada botón de este ratón, salvo el principal, es programable. Podemos ejecutar macros, combinaciones de teclas, etc. Si tenemos más dispositivos Corsair podremos configurar acciones combinadas como que el teclado acceda al modo “sniper” del ratón o que el ratón ejecute alguna funciona del propio teclado. Con este software podemos aprovechar la sinergia de nuestros diferentes dispositivos Corsair y grabar esas configuraciones en el firmware del ratón, para poder usar esta programabilidad en equipos donde no tengan este software instalado.

Tiene tres zonas iluminadas que podemos configurar con independencia. Cada zona tiene capacidad RGB y diversos tipos d efectos como cambios de color, bucle arcoíris, color estático, etc. Las zonas son frontal, laterales y zona de logo en el “lomo” del ratón. Tiene leds potentes y los ciclos son fluidos, con una gran calidad de color.

Todos los ajustes, incluida la iluminación, se pueden guardar en perfiles del ratón o del sistema y son ejecutables aplicando perfil a diferentes aplicaciones. Podemos cambiar directamente de perfil según el juego o programa que estemos ejecutando.

Un excelente ratón modular, más caro de lo habitual

Un excelente ratón modular, más caro de lo habitual

El Corsair Glaive RGB es un ratón con un excelente sensor que nos permitirá brillar en juegos FPS y RTS donde no necesitemos un gran número de botones en el ratón. Su diseño modular nos permitirá adaptarlo a nuestra forma de juego y su sensor mantendrá el tipo en rangos de resolución medios. Botones de calidad, diseño cuidado y materiales de calidad completan un equipamiento excelente, pero quizás a un precio algo más elevado del que nos tiene acostumbrados Corsair.

Este modelo cuesta 79.90 Euros, impuesto incluidos. Eso es casi 10 Euros más que el M65 Pro que es el mejor ratón de Corsair, y la altura de los mejores ratones ópticos FPS de la historia, y no sé si estas mejoras modulares y de sensor pueden justificar esa diferencia con respecto a este modelo.

Creo que el Glaive atraerá más a los que buscan un ratón con un gran apoyo del dedo pulgar, en su añadido más ancho, si nos gustan este tipo de ratones el Glaive es el ratón que estábamos esperando. Grande, pero ligero, con materiales de calidad y un excelente conjunto de botones. Se completa con la iluminación de moda, completamente personalizable. Un ratón completo y potente pero que no hará que cambie mi M65 Pro como ratón “de cabecera” para juegos FPS.

LO MEJOR
Sensor de alta resolución
Calibración de superficie
Cuerpo personalizable
Extensas zonas de deslizamiento en tefón
LO PEOR
El precio algo elevado
  • Producto: Corsair Glaive RGB aluminio
  • Fecha: 19/06/2017 12:58:54
Secciones: Ratones