Review Auriculares Cooler Master MH630

Review Auriculares Cooler Master MH630

por Antonio Delgado 30/12/2019 5
Drivers
Micrófono
Conectividad
Precio
Web
2 x 50 mm neodimio
OmniDireccional extraible
Minijack de 3,5 mm
59,99 euros
Puntuación de Cooler Master MH630 en la review:

Introducción y especificaciones técnicas de los Cooler Master MH630

Tras analizar el modelo más capaz de la nueva serie de auriculares gaming de Cooler Master, el MH670, hoy le toca el turno de esta Review a los Cooler Master MH630, el modelo de entrada de esta familia que limita su conectividad al cable minijack de 3,5mm pero que mantiene, como veremos, unos niveles de calidad de sonido muy altos al mismo tiempo que gana en ligereza y portabilidad.

Con un precio recomendado de 59 euros, con IVA incluido, los MH630 incluyen sendos drivers de 50 mm en configuración estéreo. Al no contar con conectividad USB no incorporan tampoco una tarjeta de sonido capaz de sacar sonido virtual 7.1. Sin embargo, a día de hoy donde prácticamente todas las tarjetas integradas de audio o el propio Windows 10 soportan esta tecnología, no es tampoco una pérdida demasiado llamativa, de hecho podemos incluso ganar calidad si usamos soluciones más solventes en ese sentido.

Tenemos también un micrófono omnidireccional flexible y extraíble junto a un cable minijack que también se puede retirar para facilitar su transporte en la bolsa incluida. De hecho, los MH630 se caracterizan también por su enfoque hacia la portabilidad y su uso en cualquier lugar y en cualquier dispositivo, sea consola, móvil, PC o cualquier dispositivo con conector minijack.

A lo largo de esta review iremos desgranando su aspecto, calidad de construcción, conectividad y como no, experiencia de uso y los resultados de las mediciones de audio en nuestro laboratorio.

Diseño

El aspecto exterior de los Cooler Master MH630 es muy similar al de sus hermanos. Si los comparamos con los MH670 vemos que estos MH630 cuentan con un anillo rosa/morado alrededor de cada auricular, un anillo que le da un toque más llamativo pero que no llega al nivel del MH650 donde está cubierto de LEDs RGB configurables. En el caso de los MH630 el anillo no tiene iluminación.

Tenemos el logo de Cooler Máster en cada auricular con acabado plateado dentro de cada óvalo.

Antes de continuar con el diseño y materiales echamos un vistazo a los accesorios que se incluyen en la caja, con una funda de terciopelo para transportarlos, el micrófono omnidireccional y los cables minijack de 3,5 mm junto a un adaptador para dividir el conector externo en dos conectores para separar toma de micrófono de la del sonido.

Volviendo a los auriculares, al giual que el resto de la serie MH600, los MH630 están fabricados en plástico en prácticamente su totalidad. Esto hace que no tengan un aspecto tan "premium" como modelos que combinan partes metálicas pero, a cambio, nos permite disponer de una mayor ligereza .

En el auricular izquierdo tenemos los controles de volumen y también un botón para desactivar el micrófono.

Si en el MH670 teníamos polipiel como material de acabado de las esponjas, en estos MH630 el material se sustituye por tela. Es un material algo menos "noble" (dentro de la noble que pueda ser la piel sintética) y el acabado es un poco más basto, pero son cómodos y permiten transpirar sin problemas.

Curiosamente, en el anillo interno sí que tenemos algo de polipiel.

La diadema es ajustable con una estructura metálica sobre la que se desliza el sistema de apertura, uno en cada lado, lo que permite ajustar el tamaño general de los auriculares. Aún así, tienen a apretar bastante y hasta que se acostumbra uno es normal notar la cabeza algo comprimida. 

El sistema de ajuste de la diadema va conectado a unas bisagras que permiten doblar el auricular tanto en sentido vertical (para ajustarse mejor a la cabeza) como en horizontal (para plegarlos).

La diadema cuenta en la parte superior con una zona de espuma acolchada también dotada de un acabado en tela con patrones hexagonales.

Ese patrón se repite también en la tela que cubre el acolchado de los propios auriculares que hemos visto antes. Tanto la diadema como esta parte tiene un acolchado que se adapta a la forma de la cabeza y con un grosor importante que no hace que sean incómodos, más allá de la presión inicial en los laterales.

En definitiva, a nivel de diseño, los Cooler Master MH630 son unos auriculares con un acabado sencillo y que aprovechan el uso de plástico para poder presumir de ligereza y también ahorrar costes porque, al final, lo importante está en el interior.

Conectividad

La conectividad de los MH630 es la más básica de los tres modelos disponibles de la gama. Si los MH670 destacaban por su tecnología inalámbrica de 2,4 GHz junto a conectividad minijack y los MH650, como veremos cuando publiquemos su análisis, se decantan por USB, los Cooler Master MH630 se quedan con minijack de 3,5 mm.

Esto no es malo, de hecho, personalmente prefiero unos auriculares con minijack que unos que solamente tengan USB. La razón de ello es porque hay muchos más dispositivos en el mercado compatible con salida de audio minijack que con USB (limitado a PCs y consolas), además, con unos auriculares minijack no dependes de la calidad de sonido que pueda entregar el chip integrado en los modelos con USB.

Dicho esto, y al igual que vimos en los MH670, los Cooler Master MH630 tienen un ingenioso sistema de anclaje del minijack con una ranura que, al girar, deja fijado el conector en los auriculares evitando que se suelte ante algún pequeño tirón o durante su uso fuera de casa.

El sistema simplemente consta de una pestaña y un agujero con una forma especial que rodea al minijack que, al conectar el cable y girarlo, lo deja bloqueado, teniendo que girar en el sentido contrario para poder soltarlo.

El micrófono omnidireccional se conecta directamente con un minijack y ofrece una calidad bastante buena, con un sonido claro y sin distorsión a la hora de grabar audio o transmitirlo.

Experiencia de uso y calidad de sonido

Lo bueno de este tipo de auriculares es que no requieren de ningún adaptador, drivers y ni siquiera es necesario un puerto USB. Se conectan al puerto minijack del PC, consola, móvil, MP3, tablet, TV o cualquier aparato con esta salida y ya tenemos unos auriculares plenamente funcionales. Además, su ligereza los hace muy cómodos para utilizarlos durante todo el día o transportarlos.

La forma de la diadema es algo corta a lo ancho y hace que den una sensación de que aprietan demasiado, aún así, gracias al generoso acolchado de los auriculares no llega a ser molesto, pero si se nota algo de presión.

Sin embargo, lo que más sorprende de los Cooler Master MH630 es cuando los utilizas por primera vez. Con un precio de 59 euros no te esperas que la calidad de sonido sea demasiado alta, sin embargo sorprenden y para bien. No hay que ser un experto para notar que el sonido de los auriculares es muy claro, con una excelente diferenciación entre canales y donde todos los tonos destacan sin solaparse.

Esto significa que si jugamos a un juego, o escuchamos una canción, donde haya bajos fuertes, los MH630 los reproducirán con esa fuerza, pero sin exagerarlos y sin que eso afecte o enmascare el resto de tonalidades.

De hecho, tenemos unos agudos muy definidos y unos tonos medios que se distinguen perfectamente.

Esas sensaciones se confirman en la gráfica con las distintas frecuencias y la respuesta que ofrecen los MH630. Podemos ver unos bajos potenciados, pero sin que los medios caigan por debajo de la línea central, y unos agudos que destacan también. Si los comparamos con los MH670 vemos que la tendencia de la gráfica es similar, aunque los MH670 tienen unos bajos ligeramente más moderados junto a unos medios algo más altos y unos agudos más contenidos, pero en general el sonido es similar, con algo más de potencia en bajos y agudos en estos MH630.

Teniendo en cuenta que hablamos de unos auriculares de 59 euros, los resultados son realmente buenos, y podríamos estar ante todo un referente en auriculares gaming económicos.

Análisis y Conclusión

Si los Cooler Master MH670 ya nos sorprendió por su buena calidad de sonido junto a conectividad inalámbrica y de minijack en unos auriculares cn un precio bastante contenido, los Cooler Master HM630 van un poco más allá y con un precio de 59 euros son capaces de ofrecer una alta calidad de sonido, similar a la de sus hermanos mayores, junto a una ligereza y portabilidad dignas de mención.

Es cierto que perdemos conectividad, pero también ganamos tranquilidad al no tener que preocuparnos por la carga de la batería y ahorramos un buen pellizco al ser 50 euros más baratos que los HM670.

Son bastante cómodos, aunque quizás aplican una presión algo elevada en los laterales compensada por las amohadillas. Tampoco tenemos unos acabados premium, pero, a cambio, destacan en lo más importante que es, sin duda, la calidad de sonido.

Ligeros y portables, por 59 euros los Cooler Master MH630 ofrecen una calidad de sonido superior a la de muchos auriculares más caros, lo que los los convierte en una opción que probablemente copará las recomendaciones a los mejores auriculares gaming en cuanto a calidad/precio se refiere.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Calidad de sonido muy buena y equilibrada
Bajos notables, pero sin distorsionar o interferir con el resto de tonos
El sonido del micrófono es claro y sin distorsión
Sistema de anclaje del minijack sólido y bien pensado
Excelente relación prestaciones/precio
Muy ligeros y portables
Incluye adaptador para usar un solo minijack o dos (micrófono y sonido)
LO PEOR
Aprietan un poco al ser algo estrechos
Premio a Cooler Master MH630
  • Producto: Cooler Master MH630
  • Fecha: 30/12/2019 14:54:57
Redactor del Artículo: Antonio Delgado

Antonio Delgado

Ingeniero Informático de formación, redactor y analista de hardware en Geeknetic desde 2011. Me encanta destripar todo lo que pasa por mis manos, especialmente lo más novedoso en hardware que recibimos aquí para hacer reviews. En mi tiempo libre trasteo con impresoras 3d, drones y otros cachivaches. Para cualquier cosa aquí me tienes.