Windows 8, en un PC diseñado para Windows 7

por Javier Rodríguez 28/10/2012 1

Introducción.

Cuando aparecieron las primeras versiones de Windows 8 me pareció que una de las mejores máquinas para iniciar nuestras pruebas del nuevo sistema operativo, con una gran mejora en sus controles táctiles, sería el Acer Iconia 6120. Es un portátil con doble pantalla de 14” ambas con hasta 10 puntos de sensibilidad y pantallas sin marco Gorilla Glass. Un modelo que se podía ya encontrar a precios mucho más asequibles que los de lanzamiento  y por tanto una oportunidad perfecta para iniciarse con Windows 8. Aquí encontrareis nuestras conclusiones sobre el nuevo sistema operativo en una maquina no diseñada para él.

Interfaz.

Nuestra maquina aparte de no recibir ningún soporte oficial para Windows 8 por parte de Acer, es poco convencional y por eso es  también una buena forma de ver los impedimentos que nos podemos encontrar. Por suerte esta es una máquina que tiene prácticamente soporte nativo por parte de Windows 8 con una configuwa    ración basada prácticamente en componentes Intel así que los problemas de que Acer no ofrezca soporte se basan prácticamente en el software nativo que incluía la unidad con Windows 7.

El interfaz de Windows 8 es conocido por todos pero lo que creo que algunas personas desconocen es que el interfaz táctil no impide disfrutar de una experiencia clásica de Windows con un escritorio de múltiples ventanas. Es más, no se trata de un soporte de legado sino que incluye mejoras importantes a la hora de gestión de ventanas, gestión de múltiples escritorios, etc.

Por suerte la detección nativa de la tecnología de la pantalla del Iconia nos ha permitido disfrutar del nuevo interfaz con todos los gestos de múltiple toque de que dispone el sistema operativo. El soporte de pantallas táctiles es prácticamente universal pero para sacar partido de las funciones es importante tener una pantalla capaz de detectar hasta 5 toques simultáneos. Que no tenga un marco pronunciado es también importante para poder hacer uso de algunos gestos que van desde fuera de la pantalla hacia dentro como el acceso al menú directo, el cambio de aplicaciones, etc. Creo que hicimos una buena elección con el Iconia ya que sus dos pantallas cumplen perfectamente con estos requisitos ideales.

Los cinco dedos de una de mis manos machacando fruta al mismo tiempo.

El interfaz invita al uso de pantallas táctiles o trackpads con capacidad multitáctil. Poco a poco empezaremos ver más equipos y periféricos con este tipo de pantallas pero tampoco quiere decir que no podamos usarlo con el ratón. La rueda de desplazamiento y algunos gestos con el ratón pueden darnos acceso rápido del mismo modo que haríamos con los dedos en una pantalla o un periférico especializado. Destaca del modo de uso la recolocación de accesos directos y que estos presentan información en tiempo real. Podemos tener decenas de “tiles” en pantalla y el interfaz, con este procesador con ya dos generaciones de antigüedad, es tremendamente ágil y ligero.

Podemos acceder rápidamente a ciertas funciones como la competición en redes sociales, inicio, dispositivos y busque basta abrir el panel como si lo sacáramos de una pestaña oculta en la parte derecha de la pantalla. También  podemos abrirla con el ratón dirigiéndonos hacia una de las esquinas de la parte derecha de la pantalla. Para el cambio rápido de aplicaciones podemos hacer lo mismo, arrastrar el dedo desde la izquierda de la pantalla hacia adentro mostrándonos de forma progresiva las ventanas abiertas. Además como ya sabéis podemos acoplar aplicaciones a diferentes paneles de la pantalla para tenerlos siempre presentes.

Todo es realmente intuitivo de hecho  la única queja que puedo tener es que el teclado en pantalla. Cierto es que admite varios modos, como el reconocimiento directo de escritura, pero se queda algo básico para los que ya nos hemos acostumbrados a teclados de terceros como Swiftkey para Android. Seguro que pronto vemos mejoras a nivel de aplicaciones de terceros para este teclado en pantalla.