Análisis de Windows 10

por Javier Rodríguez 29/07/2015 1

Introducción

Windows ha dejado de ser un eje indispensable en el mundo de la informática profesional o doméstica. La competencia ha hecho las cosas bien desde ángulos donde quizás ni tan siquiera Microsoft lo esperaba. En Windows 10 descansan buena parte de las esperanzas de Microsoft de volver a ser clave en todas las plataformas informáticas importantes. Un retorno a las bases más firmes del sistema pero mirando al futuro.

Esa nueva edición viene con cambios interesantes, que confluyen no solo para contentar a los más críticos con Windows 8 sino también para evolucionar en un modo de entender un sistema operativo moderno que a muchos nos ha convencido plenamente. Windows 10 tiene una tarea difícil, volver atrás pero ofreciendo más a los que no tenemos miedo a los cambios.

Nuevo interfaz

Windows 8 introdujo un formato híbrido de escritorio para dar cabida al sistema PC evolucionados en forma de sistemas 2 en 1, tablets, y otros formatos de sistemas que comenzaban a aparecer. El acercamiento era interesante puesto que daba opción a cierto tipo de aplicaciones y control a pantalla completa con compatibilidad, sobre todo desde Windows 8.1, para pantallas de alta definición.

Está claro que este diseño no encajó en muchos usuarios anclados en el formato antiguo de botón de inicio y Windows 8 les sacaba de su zona de confort. Sea como fuere Windows 10 ha dado con la clave para contentar a esos usuarios, con un sistema más tradicional de ventanas, pero mirando a  su vez a sistemas modernos y actuales con modos de control como las pantallas táctiles, los digitalizadores, etc.

El nuevo Interfaz de Windows 10 no solo recupera el botón de inicio tradicional sino que lo combina con el sistema de “tiles” o baldosas “vivas” que hemos disfrutado en Windows 8 y antes en Windows Phone. Se combinan aplicaciones tradicionales con lo ahora denominado aplicaciones universales que serán idénticas en tu teléfono, tablet y ordenador.

El nuevo interfaz es más limpio, las ventanas apenas tienen borde y tienen un bonito efecto tridimensional mediante un cuidado sistema de sombreado. Más elegante y minimalista. Incluso retornan los efectos de transparencia en menú de inicio y barra de tareas. Tiene dos elementos principales.

El menú de inicio ahora es más configurable, más vivo y da espacio a todo tipo de aplicaciones ya sean tradicionales o no. Podemos agrandarlo a gusto del usuario, combinar diferentes tamaños de “tiles”, estructurar mejor por categorías, tiene un nuevo sistema de clasificación de aplicaciones por su uso, etc. Podemos configurar color, transparencias,…una buena cantidad de opciones para que nuestro entorno de trabajo sea completamente personal.

La barra de tareas ahora da prioridad a la búsqueda integrada de Windows, donde la estrella es Cortana, y deja espacio a un sistema de organización más limpio y sencillo. Se introduce como elemento destacado una nueva barra de notificaciones, llamada “Action Center”, que se abre a todo lo alto de la pantalla con la información en tiempo real que va llegando a nuestro PC y también con botones de acceso rápido que podemos configurar. A su vez se mantiene el sistema de iconos clásicos de barra te tareas para que nadie se sienta ajeno al nuevo sistema.

El nuevo interfaz cuenta con una tecnología llamada Continuum. Es el paso adelante que ha dado Microsoft para contentar a los usuarios clásicos y a los más modernos. Este sistema adapta el sistema operativo a la máquina que estemos utilizando e incluso a sus circunstancias. Es capaz de saber si es un tablet, y adaptará su interfaz a este formato, o incluso saber si conectamos ese tablet a un dock y lo usamos como un PC de sobremesa donde pasará a un entorno más clásico. Este sistema alcanzará incluso a próximos terminales móviles pero requerirá algo más de potencia que lo que ofrecen los procesadores móviles hasta el momento.

Tablet Windows 10 en modo tableta.

Tablet con Windows 10 en modo escritorio

Continuum es el sistema inteligente que nos permitirá disfrutar de sistemas 2 en 1 en toda su potencia. Incluso con tablets económicas de 100 Euros funciona a la perfección convirtiendo nuestro tablet en un PC convencional cuando le conectamos un teclado, un ratón o incluso un monitor.