Análisis de Windows 10

por Javier Rodríguez 29/07/2015 1

Introduccion y nuevo interfaz

Introducción

Windows ha dejado de ser un eje indispensable en el mundo de la informática profesional o doméstica. La competencia ha hecho las cosas bien desde ángulos donde quizás ni tan siquiera Microsoft lo esperaba. En Windows 10 descansan buena parte de las esperanzas de Microsoft de volver a ser clave en todas las plataformas informáticas importantes. Un retorno a las bases más firmes del sistema pero mirando al futuro.

Esa nueva edición viene con cambios interesantes, que confluyen no solo para contentar a los más críticos con Windows 8 sino también para evolucionar en un modo de entender un sistema operativo moderno que a muchos nos ha convencido plenamente. Windows 10 tiene una tarea difícil, volver atrás pero ofreciendo más a los que no tenemos miedo a los cambios.

Nuevo interfaz

Windows 8 introdujo un formato híbrido de escritorio para dar cabida al sistema PC evolucionados en forma de sistemas 2 en 1, tablets, y otros formatos de sistemas que comenzaban a aparecer. El acercamiento era interesante puesto que daba opción a cierto tipo de aplicaciones y control a pantalla completa con compatibilidad, sobre todo desde Windows 8.1, para pantallas de alta definición.

Está claro que este diseño no encajó en muchos usuarios anclados en el formato antiguo de botón de inicio y Windows 8 les sacaba de su zona de confort. Sea como fuere Windows 10 ha dado con la clave para contentar a esos usuarios, con un sistema más tradicional de ventanas, pero mirando a  su vez a sistemas modernos y actuales con modos de control como las pantallas táctiles, los digitalizadores, etc.

El nuevo Interfaz de Windows 10 no solo recupera el botón de inicio tradicional sino que lo combina con el sistema de “tiles” o baldosas “vivas” que hemos disfrutado en Windows 8 y antes en Windows Phone. Se combinan aplicaciones tradicionales con lo ahora denominado aplicaciones universales que serán idénticas en tu teléfono, tablet y ordenador.

El nuevo interfaz es más limpio, las ventanas apenas tienen borde y tienen un bonito efecto tridimensional mediante un cuidado sistema de sombreado. Más elegante y minimalista. Incluso retornan los efectos de transparencia en menú de inicio y barra de tareas. Tiene dos elementos principales.

El menú de inicio ahora es más configurable, más vivo y da espacio a todo tipo de aplicaciones ya sean tradicionales o no. Podemos agrandarlo a gusto del usuario, combinar diferentes tamaños de “tiles”, estructurar mejor por categorías, tiene un nuevo sistema de clasificación de aplicaciones por su uso, etc. Podemos configurar color, transparencias,…una buena cantidad de opciones para que nuestro entorno de trabajo sea completamente personal.

La barra de tareas ahora da prioridad a la búsqueda integrada de Windows, donde la estrella es Cortana, y deja espacio a un sistema de organización más limpio y sencillo. Se introduce como elemento destacado una nueva barra de notificaciones, llamada “Action Center”, que se abre a todo lo alto de la pantalla con la información en tiempo real que va llegando a nuestro PC y también con botones de acceso rápido que podemos configurar. A su vez se mantiene el sistema de iconos clásicos de barra te tareas para que nadie se sienta ajeno al nuevo sistema.

El nuevo interfaz cuenta con una tecnología llamada Continuum. Es el paso adelante que ha dado Microsoft para contentar a los usuarios clásicos y a los más modernos. Este sistema adapta el sistema operativo a la máquina que estemos utilizando e incluso a sus circunstancias. Es capaz de saber si es un tablet, y adaptará su interfaz a este formato, o incluso saber si conectamos ese tablet a un dock y lo usamos como un PC de sobremesa donde pasará a un entorno más clásico. Este sistema alcanzará incluso a próximos terminales móviles pero requerirá algo más de potencia que lo que ofrecen los procesadores móviles hasta el momento.

Tablet Windows 10 en modo tableta.

Tablet con Windows 10 en modo escritorio

Continuum es el sistema inteligente que nos permitirá disfrutar de sistemas 2 en 1 en toda su potencia. Incluso con tablets económicas de 100 Euros funciona a la perfección convirtiendo nuestro tablet en un PC convencional cuando le conectamos un teclado, un ratón o incluso un monitor.

Aplicaciones universales

Aplicaciones universales

Windows 10 es convergencia pura y dura. Con Windows 10 encontraremos el entorno donde se combinarán de forma casi perfecta aplicaciones de entorno “móvil” con otras tradicionales. Las mismas aplicaciones que compremos en la store de Microsoft para nuestro tablet o teléfono podremos ejecutarlas en Windows y sin necesidad de anclar ventanas o pantallas completas. En ventanas configurables a placer.

Se acabaron las pantallas completas o anidadas. Ahora todas las aplicaciones pueden correr en ventana ya sean "universales" o "clásicas".

Este nuevo sistema de aplicaciones universales ira mas allá, mas allá de las propiamente desarrolladas para el entorno de Windows puesto  que Microsoft trabaja en un sistema de compilación de aplicaciones de iOS y Android que reduzca los tiempos de adaptación de esas aplicaciones a Windows a prácticamente un par de clics.

Las apps universales tienen arriba controles propios para este tipo de aplicaciones, uno de los más interesantes es el que nos permite ampliar a pantalla completa rápidamente, sin escritorio alguno.

Toda esta convergencia abarca dispositivos tan dispares como PCs convencionales, plataforma Xbox, las Hololens, móviles Windows Phone, tablets Windows x86, Surface Hub e incluso la Raspberry Pi2 en su versión con Windows embebido. Todo con una única SDK y con adaptación a los interfaces tradicionales de cada tipo de dispositivo ya sea con teclado y ratón, interfaz táctil, etc.

Estas aplicaciones, todas, podrán hacer uso de la integración de Cortana en Windows 10 y también  del “Action Center”, además de otras prestaciones como información en pantalla de bloqueo, uso de la nube de Microsoft, etc.

Multimedia mejorada

Multimedia mejorada

Windows 10 introduce mejoras notables para juegos y reproducción multimedia. La integración con la plataforma Xbox se realiza a través de una renovada aplicación Xbox que tendrá implicaciones importantes.

La primera es que ya los usuarios de Xbox One pueden conectar por streaming con su PC o tablet y jugar directamente desde él a los juegos de Xbox One. Los juegos se ejecutan en la consola y podemos verlos y jugar a través del PC. Cuanto más rápida es nuestra conexión mejor el resultado.

Otro de los elementos interesantes que introduce esta aplicación es un pequeño OSD que es compatible con bastantes juegos DirectX y que nos permite tomar capturas o grabar clips de gameplay. De momento no permite el streaming en tiempo real pero seguramente esté en los planes de Microsoft su implantación.

El reproductor de Windows también ha recibido mejoras. Ahora reproduce más códec de alta definición y lo hace con aporte de la tarjeta gráfica del PC. Ahora está especializado en formatos de ultra alta definición como el HVEC o H.265 así que tendremos un reproductor de calidad con acceso a la tienda de contenidos de Microsoft.

Otro de sus elementos que muchos jugadores esperamos como agua de Mayo es la incorporación de DirectX 12. Esta nueva versión de la API más importante de juegos de PC cambia su orientación a una API de bajo nivel que aprovecha de forma más eficiente el hardware. Más capaz de sacar partido a procesadores de múltiples núcleos y más capaz de sacar todo el jugo a las unidades programables  de shaders de las gráficas más modernas.

Con DirectX 12 los juegos del futuro, que llegarán antes de que acabe el año, ganarán en realismo, inteligencia artificial, complejidad de escenarios y el jugador ganará en rendimiento y calidad de imagen. Una mejora muy esperada que introduce de verdad el mundo del juego en PC a la revolución de las API de bajo nivel.

Escritorios virtuales

Escritorios virtuales

Esta es una prestación o función que llevamos esperando años y que, por fin, tiene un soporte oficial en Windows 10 aunque con algunas mejoras pendientes de hacer. El sistema de escritorios virtuales de Windows 10 nos permitirá crear diferentes entornos de trabajo donde podremos colocar las ventanas, y organizarlas, como creamos conveniente.

La implementación es básica puesto que, aunque recuerda el número de escritorios que hemos creado en nuestro PC, carece de funciones básicas de organización como la apertura predeterminada de las aplicaciones desplazadas a esos escritorios en esos escritorios. Es decir, cada vez que abramos una ventana, que queremos en el escritorio dos, tendremos que moverla a él.

Podemos movernos entre escritorios, ver todas las aplicaciones abiertas o crear cuantos queramos.

La falta de controles directos importantes como desplazar ventanas mediante atajos de teclado también es otra de las mejoras que necesita este sistema. En su haber podemos colocar lo rápido que es el interfaz con escritorios múltiples y sus pocas limitaciones a la hora de crearlos. Es un paso adelante importante que puede mejorar la productividad de cualquiera de forma exponencial.

Si no queremos cosas modernas, seguiremos teniendo nuestras opciones tradicionales de multitarea.

Cortana

Cortana

La integración de Cortana en Windows 10 es otro de los ejemplos de convergencia total que Microsoft busca con este nuevo sistema operativo. Cortana nos acompañará en todos nuestros dispositivos Windows, o al menos en casi todos, y es eje importante en el desempeño de las “universal Apps” de Windows 10.

Cortana es un potente asistente por voz que hace uso del motor Bing de Microsoft (se puede cambiar si queremos) para ayudarnos en nuestras búsquedas de datos. En su incorporación a Windows 10 también nos permitirá realizar dictados, establecer alarmas, reuniones, tomar notas,  control multimedia, etc.

Podemos controlar qué información y datos queremos que maneje el asistente.

Podemos activar el modo “hola Cortana” para que al decir estas palabras se active de forma directa o usar la barra de búsqueda, con botón de voz, que veremos de serie en la barra de tareas de Windows 10. El sistema permite reconocer cualquier voz o realizar ajustes específicos para una persona en concreto. Esto va por perfiles de usuario, claro está. La sincronización de las instrucciones introducidas también dependerá de nuestros dispositivos. Cuando Windows 10 llegue también a los móviles entonces seguramente veremos mucha más implicación entre ambos entornos.

Cortana funciona en diversos idiomas, castellano seguro, pero de momento el género de voz es solo femenino. Quizás con el paso de las semanas encontremos más opciones, de momento es lo que hay y la potencia que nos ofrece es notable.

Edge

Edge

Windows Explorer es historia. El proyecto “Spartan” de nuevo navegador para Windows 10 cobra vida con el nombre de Edge. Este nuevo navegador Web es asombrosamente rápido y eficiente. Bajo consumo de memoria, integración con la SDK de universal Apps de Microsoft, simple y “espartano”.

Esta es la versión de interfaz "oscuro" de Edge.

Es un navegador muy rápido, notablemente mas rápido que otros navegadores para Windows tan extendidos como Chrome pero a día de hoy es eso, un navegador. Necesita de extensiones para que realmente se convierta en una alternativa productiva y versátil.  

Su sistema de “prefetch” de páginas es muy rápido y eficiente, con bajo consumo de recursos, y el motor de renderizado (con aporte por parte de la GPU de la gráfica del PC) consigue resultados espectaculares. A día de hoy es el navegador más rápido que podemos encontrar para Windows.

Uno de sus elementos más llamativos de Edge es la integración con OneNote, que es parte también esencial de Windows 10. Con un solo botón podemos tomar capturas con notas de nuestras ventanas de navegación e integrarlas en OneNote y de ahí a la nube o compartir con nuestros contactos. Podemos hacer anotaciones gráficas, escritas, recortes, apuntes, incluso subrayados de texto. Es realmente potente y útil y no necesita de un PC con pantalla táctil o un tablet, como buena app universal, se adapta al interfaz presente en cada momento.

De hecho, está especialmente preparado para dispositivos con digitalizadores y paneles táctiles donde su control y manejo será aún más potente que en entornos tradicionales. Toda una apuesta por los sistemas polivalentes que solemos llamar 2 en 1.

Su gestión de ventanas es realmente sencilla, con un interfaz sin complicaciones, Edge se adapta con excelencia a cualquier formato de dispositivo donde podamos ejecutar Windows 10. Hace maravillas en dispositivos con recursos reducidos como tablets económicas. Tiene dos temas de interfaz, oscuro y claro, y su diseño está realmente bien cuidado.

Otras prestaciones, mejoras y retrocesos

Otras prestaciones, mejoras y retrocesos

Windows 10 incorpora más prestaciones, quizás menos importantes para mí, pero también tiene algunos pasos atrás que algunos usuarios no acabamos de entender. OneDrive retorna, por ejemplo, a sus modos de Windows 7 y por tanto ya no tenemos descarga selectiva de archivos puntuales de forma directa. Ahora tenemos que seleccionar qué carpetas queremos sincronizar y todo lo que haya en ellas acabará en nuestro disco duro. Eso para dispositivos de almacenamiento reducido, como tablets económicas, es un paso atrás notable. Mi solución ha sido establecer carpetas temporales de trabajo que voy llenando y vaciando directamente desde el interfaz web de OneDrive.

OneDrive ha perdido capacidad y, además, tampoco encontraremos aplicación dedicada para su gestión en Windows 10. De momento tendremos que tirar de navegador.

Algunos seguramente vean este nuevo formato como la solución a sus problemas, sobre todo los usuarios de Windows 7, pero para muchos otros ha sido un paso atrás notable que Microsoft parece querer resolver, al menos de forma parcial, antes de que acabe el año. Lo mismo ocurre con parte de la sincronización en la nube. Ahora no habrá sincronización de aplicaciones compradas y descargadas en otros dispositivos como sí ocurría antes. En realidad Windows 8.1 no las descargaba directamente pero las dejaba en nuestro escritorio sincronizado y solo teníamos que pinchar en el “tile” o baldosa para que esta se descargara en la nueva máquina. Ahora tendremos que hacerlo todo de forma explícita en la tienda de Windows.

En lo que sí he podido comprobar una mejora notable es en el comportamiento y adaptación de Windows to Go a cualquier tipo de hardware y entorno. Con Windows 8.1 este sistema de llevar Windows en un disco duro o pendrive USB ya era realmente potente pero ahora es más versátil si cabe.

Otra mejora que me gusta mucho es que podemos descargar mapas de forma offline para usarlos sin necesidad de internet. Así las búsquedas son más rápidas y reducimos nuestro tráfico de datos cuando estamos en la carretera o de viaje. Además podemos descargar por zonas concretas de países así que podemos hacer un uso óptimo de nuestro almacenamiento.

Mapas offline con regiones seleccionables, no solo países. Y por si esto fuera poco el sistema los mantiene actualizados si así lo queremos.

OneNote es también una incorporación notable e integrada completamente con el sistema. Ya no depende de Office y cualquiera con Windows 10 tendrá acceso a esta aplicación de notas y apuntes. Es muy potente, se adapta a cualquier entorno de trabajo y se sincroniza con nuestra cuenta de Microsoft. Como habéis visto antes tiene también una integración muy interesante en el nuevo navegador Edge y eso la convierte en una utilidad aún más potente.

Wifi Sensor, o sensor inalámbrico en castellano, es otra de estas prestaciones que Microsoft no ha sabido o no ha intentado explicar debidamente. Viene por defecto habilitada y su intención no es otra que podamos acceder a puntos de acceso conocidos por nuestros contactos y a la vez que ellos tengan acceso a los nuestros. Para un entorno de trabajo sin duda es una prestación interesante, también para el entorno doméstico, pero que cualquiera a través de nuestras redes sociales tenga acceso a esa información algunos lo ven como un defecto de seguridad importante. Sinceramente creo que no es el caso y que será más una responsabilidad de cada uno de compartir lo que queramos compartir.

En este sentido otra medida polémica de Windows 10 es la incorporación de actualizaciones obligatorias para la versión Home del sistema operativo. Una medida que a mí me parece acertada porque no solo se protege al usuario menos “entendido” sino que se nos protege al resto también. Una máquina sin las últimas actualizaciones de seguridad es un riesgo no solo para el usuario sino también para cualquier otro. Aun así creo que Microsoft debería hacer más accesible la versión profesional a cierto tipo de productos para que no nos encontremos con que solo hay opción de Windows 10 Pro en máquinas muy orientadas a la empresa.

Windows Hello será otra de las novedades interesantes de este sistema operativo. Se incorpora de forma más decidida los sistemas de validación biométricos como lectores de huellas, reconocimiento fácil (Intel tendrá soporte nativo para sus cámaras RealSense), etc.

El sensor de almacenamiento o "Storage Sense" es otro elemento heredado de Windows Phone. Es un sistema que nos permitirá gestionar donde van nuestras nuevas aplicaciones, documentos, etc. De este modo, sobre todo en dispositivos portátiles, podremos aprovechar elementos de almacenamiento añadido como slots de tarjetas.

Versiones

Versiones

Básicamente encontraremos 4 versiones de Windows 10, muy al uso de Windows 7 y Windows 8: Home, Pro, Enterprise y Education.

Creo que los nombres dan poco a la imaginación pero sí puedo aclarar que la versión Home tiene escasas limitaciones con respecto al resto. Windows Defender, Microsoft Edge, Cortana, Continuum…todas las prestaciones importantes están presentes y la versión Home también cubrirá cualquier hardware doméstico por potente que sea. Da igual el número de núcleos que tenga tu PC de casa o la cantidad de RAM que tengas instalada. No tendrás problemas.

La versión Pro nos añadirá elementos técnicos como bitlocker en las unidades principales, virtualización mediante Hyper-V (Home solo tiene cliente), soporte para sistemas de múltiples procesadores, escritorio remoto, etc.

La versión Enterprise añade a la versión Pro sistemas de gestión empresarial como el creador de unidades Windows To Go, el App locker, administración centralizada de múltiples dispositivos, etc. Ambas versiones nos permitirán añadir la maquina a un directorio activo empresarial o a través de la nube Azure de Microsoft. Además también dan acceso a la “business Store” de Microsoft. Etc.

La versión Education es en realidad una mezcla de todas, pero es básicamente una Enterprise con ciertas adaptaciones al mundo académico. Es seguramente la que pasara más desapercibida para todos nosotros puesto que se usa en entornos muy concretos.

Documentacion: Microsoft

Mi opinión personal

Mi opinión personal

No sé qué más excusas puede poner un usuario de Windows 7, salvo cabezonería, para no dar el salto a Windows 10. Es un sistema que se comportará tanto o mejor en su PC actual que Windows 7, es ligero en el uso de recursos, que incorpora los métodos clásicos de gestión y que los multiplica en funcionalidad para dar cobertura también a los que nos habíamos adaptado bien a Windows 8.

Introduce nuevas aplicaciones mejores, recupera a la ventana como centro del sistema operativo y añade nuevas prestaciones como las que hemos descrito aquí. Windows 10 es mejorable, sin duda, y parece que Microsoft hará de Windows 10 un sistema vivo que irá introduciendo mejoras de forma continuada.

Windows 10 está lleno de pequeñas mejoras como los elementos de acceso rápido o elementos frecuencias del Explorador que nos permitirán encontrar fácilmente nuestros ficheros y carpetas más usados o de acceso reciente.

De hecho los que hemos participado en el programa “insider” de Windows 10 podremos seguir recibiendo compilaciones nuevas con cambios y mejoras. Windows 10 parece ese sistema vivo que piensa más en potenciar la plataforma que en facturar cada x años por las actualizaciones de miles o millones de sistemas. Modelo este que ha quedado obsoleto puesto que la evolución y requisitos del usuario medio han decelerado de forma notable en los últimos años.

De Windows 10 me gusta casi todo, lo que más me dolió quizás fue el cambio de OneDrive, pero me he adaptado bien y creo que habrá que darle tiempo a Microsoft de evolucionar sus tecnologías teniendo en cuenta a los usuarios menos avanzados que quizás encontraban en algunas funciones de Windows 8.1 un obstáculo técnico importante.

Creo que el enfoque actual es el adecuado y espero que se vea respaldado por más apoyo por parte de los desarrolladores a bien de que toda esta convergencia tenga sentido más allá de tener un formato de sistema operativo similar sea cual sea nuestro dispositivo Windows.