Cómo conectar dos fuentes de alimentación

por David Sancho 23/05/2010 1

En el artículo sobre la fuente de alimentación explicamos cómo saber la potencia necesaria para el equipo que teníamos o que íbamos a diseñar, sin embargo no se explicó nada de qué hacer en el caso de que nos quedemos cortos de potencia. La solución más obvia que se dejaba entrever en el artículo era o elegir una fuente de más potencia en el caso de que estemos diseñando todavía el equipo o cambiar la fuente en el caso de que el cálculo lo hagamos para detectar si estamos teniendo problemas debido a una falta de potencia en un equipo ya ensamblado y en uso.

La opción de optar por una fuente más potente es la más lógica cuando se está diseñando un equipo en la mayoría de los casos y digo en la mayoría porque hay casos en los que puede no merecer tanto la pena. Por ejemplo si nuestro sistema tiene elementos especiales de alto consumo como células Peltier, que necesitan una gran potencia, refrigeración líquida, etc., es posible que no tengamos fuentes de alimentación en el mercado preparadas para soportar esa carga. Otra cosa que podría suceder es que nos salga más barato comprar dos fuentes de una potencia más comercial (por ejemplo 500W) que algunas menos comunes (por ej. 1000W), además de conseguir la misma potencia con dos fuentes baratas que con la cara con menos precio tendríamos innumerables ventajas. En primer lugar la refrigeración, estamos calentando dos sistemas de manera balanceada es decir, si lo montamos bien y para conseguir 1000W montamos dos fuentes de 500W y en un momento dado necesitamos únicamente 500W, en el caso de optar por una fuente de 1000W la potencia la suministrará toda la fuente principal, calentándose más que si consumimos 250W de dos fuentes de 500W. En este aspecto existen otras muchas ventajas referentes al balanceamiento de la carga ya que siempre es mejor dos elementos electrónicos trabajando en paralelo y dividiéndose la carga que uno más potente soportando todo el trabajo, un claro ejemplo son los nuevos procesadores, todos con 2 e incluso 4 núcleos, el trabajo en paralelo cada vez está más de moda y es que mejor trabajan 2 que uno.

La ventaja de conectar dos fuentes de alimentación en paralelo es más obvia en el caso de que tengamos el equipo ya montado y necesitemos más potencia, siempre va a ser mejor si tenemos una fuente de 350W, añadir otra de 350W e incluso 400W, que comprar una de 500W ya que nos saldrá más barata la fuente con menos watios, siendo la potencia conjunta mucho mayor, además de aprovechar las piezas que ya tenemos, evitando desperdiciar componentes que pueden estar funcionando perfectamente.

A lo largo de este artículo aprenderemos como encender una fuente de alimentación artificialmente y como construirnos un aparato electrónico para controlar de manera automática el encendido de las dos fuentes de alimentación conectadas en paralelo. 

Interior de una Fuente de Alimentación (de Wikipedia)