Nvidia Geforce GTX Titan X

por Javier Rodríguez 17/03/2015 18
Frecuencias
RAM e Interfaz
Conectividad
Precio
Web
1075 Turbo - 7000Mbps RAM
12GB GDDR5 - 384-Bit
3x DP 1.2, HDMI 2.0 y DVI-DL
1199 Euros

Introducción

Nvidia sin duda ha convencido a los jugadores con sus productos eficientes y de potencia contrastada. La Geforce GTX 980, también la finalmente malograda GTX 970, son un buen ejemplo del éxito de la arquitectura Maxwell. Aun así siempre han tenido el lastre de ser productos más orientados a resoluciones bajas o medias que a  las nuevas tendencias de monitores Ultra HD o 4k.

Su problema fundamental siempre ha sido el ancho de banda, limitado para ciertas resoluciones, y por tanto incapaz de manejar con soltura ciertas resoluciones con cierto nivel de “frames” por segundo que se adecuen a la tendencia actual donde los jugadores buscan pantallas de 120 o 144Hz. El Geforce GTX Titan X viene potenciado en todos los aspectos pero quizás no sea suficiente. Habrá que comprobarlo por nosotros mismos. 

Especificaciones técnicas

La Geforce GTX Titan X  no lo tiene fácil, el listón esta alto. Para que esta grafica sea realmente atractiva, más al precio al que se comercializará, debe marcan amplias diferencias con respecto a sus hermanas menores. A su vez tiene que ser fiel a la esencia de la arquitectura que le da vida y por tanto tenemos que esperar de ella que permita buenos niveles de overclocking y un consumo controlado a pesar de ser el modelo más potente de su generación. Estos son los pilares que podrían atraer a los usuarios con más recursos para adquirirla.

Este nuevo modelo incorpora mejoras importantes a todos los niveles de hardware salvo, lógicamente, en la propia arquitectura. La mejora de hardware es realmente notable, gracias a la incorporación de la GPU GM200-400, con respecto a la Geforce GTX 980. Un 50% más de unidades de Shaders marcan el principio de una mejora notable.

Las frecuencias se reducen a 1000MHz nominales, 1075MHz en turbo, con una frecuencia de memoria de 7gbps que impulsa un bus de datos de 384-Bit que produce también un 50% más de ancho de banda de datos. Dos puntos fundamentales de la arquitectura de cualquier grafica moderna es un 50% más potente en este modelo que en su hermana menor más cercana que ya es per se un modelo de altas prestaciones que se vende cerca de los 600 Euros.

12GB en memorias SK-Hynix GDDR5 de alta velocidad.

Para mí la mejora fundamental sin duda está en el nuevo bus de datos que proporciona un 50% más de ancho de banda y eso es un 50% más de rendimiento sobre todo en situaciones donde el ancho de banda sea fundamental como en el uso de técnicas de antialiasing o el uso de resoluciones muy altas. Es una oportunidad para que esta tarjeta sea adecuada para sistemas con monitores 4k.

No todos los 50% son siempre para mejorar puesto que el consumo también aumenta en la misma cifra prácticamente. El TDP de esta gráfica, a su modo de consumo del 100%, está marcado en 250w. Un aumento de consumo notable que hace de la Titan X una gráfica más convencional, más de antiguas generaciones, pero sin duda con un potencial de rendimiento muy superior.

Algo que destaca mucho en esta tarjeta es su frame buffer con 12GB de VRAM. Una cantidad de RAM ingente pensada para dar soporte a esos juegos con texturas de alta definición que cada vez requieren de más RAM para su funcionamiento a máximos niveles de calidad gráfica. Los 12GB de RAM esta adecuadamente soportadas con 96 unidades de rasterización, y los 3MB de cache de segundo nivel, que aprovechan completamente toda su capacidad (no encontraremos tecnologías “especiales” en este modelo).

Podremos montar hasta cuatro tarjetas Geforce GTX Titan X gracias al doble conector SLI que se incorpora. Podríamos tener hasta 48GB de memoria RAM en el mismo PC con estas tarjetas y más de 12000 motores CUDA con un consumo cercano a los 1000w que obligaría usar fuentes de al menos 1600w o superiores.