Review Ratón Gaming Corsair Ironclaw RGB Wireless

por Antonio Delgado 09/05/2019 7
Sensor
Conectividad
Iluminación
Precio
Web
Óptico (Pixart PMW-3391), 18.000 DPI.
USB + Slipstream 2,4 GHz + Bluetooth
RGB Multizona
79,99 Euros
Puntuación de Corsair Ironclaw RGB Wireless en la review:

Introducción

Tras el Dark Core RGB SE y el Harpoon RGB Wireless llega el turno para el último ratón gaming de Corsair con tecnología inalámbrica SlipStream de 2,4 GHz, una tecnología que pretende sustituir a los cables incluso en periféricos de alto rendimiento orientados a gamers como es el caso de este Corsair Ironclaw RGB Wireless.

Como ya hemos visto, esa tecnología puede sustituir perfectamente un cable USB sin afectar al rendimiento o tiempo de respuesta y en este Ironclaw RGB Wireless se añade a un ratón pensado para FPS pero también para MOBA con sus 10 botones programables y una ergonomía para los que prefieren coger el ratón con toda la palma de la mano apoyada (a pesar de que el nombre de ironclaw pueda llevar a confusión en ese aspecto).

A nivel de gama se coloca justo entre el Dark Core RGB SE y el Harpoon RGB Wireless como una alternativa algo más económica al primero, perdiendo la carga inalámbrica, pero con más botones y resolución que el segundo.

Comencemos.

Especificaciones técnicas Corsair Ironclaw RGB Wireless

  • Sensor Óptico PMW3391
  • 18.000 DPI de resolución máxima ajustable
  • 1000 Hz (USB y Slipstream 2,4 GHz)
  • 10 botones programables
  • Interruptores principales Omron: 50 millones de pulsaciones
  • Diseño diestro
  • Tipo de agarre: Palm (palma)
  • Conectividad USB
  • Conectividad inalámbrica SLIPSTREAM 2,4 GHz
  • Conectividad inalámbrica Bluetooth
  • Iluminación RGB configurable de 3 zonas
  • Batería de litio recargable
  • Autonomía Bluetooth: 50 horas sin RGB, 30 horas con RGB
  • Autonomía Slipstream 2,4 GHz: 24 horas sin RGB, 16 horas con RGB
  • Peso: 130 gramos.
  • Compatible con iCUE.

Diseño

 Al igual que la gran mayoría de ratones, el Corsair Ironclaw RGB Wireless está basado en un diseño pensado para diestros, tanto por la ergonomía de su forma como por la posición de los botones adicionales colocados en la parte izquierda.

Este modelo cuenta con un diseño en negro prácticamente en su totalidad junto con algunos toques de color que podemos ver en las zonas RGB de la rueda, laterales, frontal y base.

Tiene una forma bastante redondeada que sea justa perfectamente a la mano, algo que se agradece en un ratón con un tamaño, sobre todo a lo ancho, bastante generoso pensado para los que utilizan el tipo de agarre con toda la mano y la palma apoyada en el ratón.

Los botones convencionales tienen un diseño recto y largo bajo los que descansan sendos interruptores omron. Entre ellos encontramos la rueda principal con un diámetro más que generoso y recubierta en goma texturizada para facilitar su uso. Esta rueda sirve también como tercer botón al pulsarla, aunque no cuenta con desplazamiento lateral, una pena.

Justo detrás de dicha rueda nos encontramos con dos botones adicionales que pueden servir para lo que queramos, desde botones para subir/bajar los DPI, hasta cambios de perfiles o las funciones que queramos asignarle.

Pasando al lateral izquierdo nos encontramos con los cinco botones restantes, dos de ellos hacia delante y sobresaliendo para poder utilizar con el dedo índice y otros tres pensados para el pulgar.

Estos botones para el pulgar siguen la línea del ratón y se integran perfectamente, haciendo que su uso sea especialmente cómodo. Sobre su función, depende de como lo configuremos, pero el software iCUE nos permite asignarle cualquier función o tecla, incluyendo el modo sniper que tanto nos gusta para juegos FPS y que tanto echamos de menos en bastantes ratones que pasan por nuestras manos.

En la parte inferior tenemos el sensor óptico Pixart de 18.000 DPIs bordeado de cuatro PADs de deslizamiento, dos de ellos de dimensiones bastante considerables hacia la parte trasera. También podemos ver el botón para seleccionar el modo de funcionamiento: conectividad 2,4GHz, cable o Bluetooth.

El ratón está decorado con tres zonas de iluminación RGB configurables de manera independiente, cuatro en realidad si tenemos en cuenta el indicador de DPI que se puede configurar en color para indicarnos distintos perfiles y niveles de sensibilidad.

En la parte superior tenemos el LED RGB del logo de Corsair en la zona de la palma, luego la rueda del ratón se ilumina discretamente en los dos laterales y, finalmente, en la parte frontal del ratón tenemos una franja de varios LEDs que lo cruzan de un lado a otro.

El Corsair Ironclaw RGB Wireless tiene un peso de 130 gramos, una cifra que se aleja de la ligereza del Harpoon pero que, dado el tipo de agarre hacia el que se orienta, no es incómoda.

El cable, tanto de carga como para usarlo en modo cableado, utiliza un conector micro USB a USB y se incluye un adaptador hembra-hembra de estos dos puertos para convertir de USB a micro USB en caso de que queramos utilizarlo con otro dispositivo con este puerto. A día de hoy, se echa en falta que no cuente con un puerto USB-C, una interfaz que va camino de convertirse en el nuevo estándar.

La unión del cable con el ratón, mediante microUSB, se realiza de manera firme y no hemos tenido problemas de desconexiones por movimiento, aunque nos gustó más el sistema de enganche más "robusto" del Corsair Harpoon RGB Wireless.

Configuración y Software

Corsair ha desarrollado una plataforma para controlar todo tipo de dispositivos de su catálogo, desde personalización y matrocros, hasta configuración general, iluminación RGB o sincronización con otros dispositivos. Hablamos de su software iCUE, un programa que ya hemos utilizado en otras ocasiones con componentes y periféricos de la marca y que, como es natural, es 100% compatible con este Corsair Ironclaw RGB Wireless.

Nada más sacarlo de la caja el ratón no necesita ninguna configuración, si queremos utilizarlo con cable simplemente lo conectamos y, si queremos utilizarlo en modo Slipstream, conectamos el pincho USB incluido y seleccionamos el interruptor en el ratón para activar ese modo.

En modo Bluetooth es similar, aunque deberemos enlazarlo desde el PC, móvil o tablet que queramos utilizar con Bluetooth y, naturalmente, esos dispositivos deberán contar con esa tecnología.

Ahora bien, si queremos personalizar al máximo las funciones del Corsair Ironclaw RGB Wireless deberemos utilizar iCUE. La interfaz del programa no ha cambiado desde las últimas veces, tenemos a un lado los distintos perfiles y a la derecha los dispositivos detectados.

Podemos cambiarlos efectos de iluminación zona a zona o de manera combinada, incluso sincronizarlos con las temperaturas del PC. Al poder leer los sensores de GPU, CPU y placa base, entre otros, es posible asignar la temperatura de cualquiera de estos componentes a los LED del ratón para que vayan cambiando conforme suba o baje.

Un añadido que habíamos visto en otros ratones y, hasta ahora, no en esta gama, es la calibración de superficie, un sistema por el cual el ratón detecta la alfombrilla o superficie sobre la que se usa para optimizar su funcionamiento.

El potente sistema de grabación de macros, ya sea de manera manual o automatizada grabando las acciones que realizamos, sigue presente en este Corsair Ironclaw RGB Wireless,  desde este panel podremos, también, asignar las funciones que queramos a los 10 botones del ratón. Macros, teclas, combinaciones de varias... es posible asignarlas todas a un único boyón.

Naturalmente los DPI se pueden controlar y ajustar a valores a medida, incluso variando la sensibilidad en el eje X y en el eje Y por separado..Podemos tener 3 valores + sensibilidad sniper distribuidos en 3 perfiles de hardware en la memoria del propio ratón o muchos más en el propio iCUE.

Para saber en qué valor estamos, se puede asignar un color distinto al indicador de DPI.

En la pestaña de configuración podemos comprobar el estado de la batería y del propio ratón, actualizar el firmware del ratón o del pincho slipstream y activar o desactivar algunas funciones de ahorro de energía o incluso re-sincronizar el pincho USB con el ratón.

En principio esta parte debería dejarnos modificar el polling rate o tasa de muestreo del ratón, pero nos ha sido imposible ya que el software no dejaba variarlo y siempre iba en el modo de más rendimiento (1ms / 1000 Hz). Posiblemente esto se corrija en nuevas actualizaciones de firmware.

Rendimiento y Conectividad

Disponer de tres sistemas de conexión en un único ratón nos da una versatilidad muy grande para utilizar el ratón con todos nuestros dispositivos. Si necesitamos alto rendimiento y latencias mínimas podemos utilizar o bien el sistema de cable o bien slipstream de 2,4 GHz y tendremos el mismo comportamiento (siempre que haya una corta distancia entre ratón y el emisor USB sin elementos por medio)

Los resultados son idénticos con ambas tecnologías, con tiempos de respuesta de 1 ms en modo de 1000 Hz y, a la hora de utilizarlo, no hemos notado diferencia en juegos con una u otra tecnología haciendo que se pueda prescindir del cable sin problema.

Modo Slipstream 2,4 GHz:

Modo USB:

Modo Bluetooth:

En modo Bluetooth ya hay un pequeño retardo de algo más de 2 ms y con un polling rate máximo de 500 Hz que, en la práctica, se queda más cerca de 400 Hz. Este modo es perfectamente válido para navegar o utilizar el PC de manera convencional pero se queda corto para jugar. Aún así, es un modo pensado más para utilizar en ocasiones puntuales o con tables o smartphones.

El sensor de 18.000 DPI se comporta perfectamente sin aceleraciones extrañas y podemos configurarlo al gusto. Aún así, posiblemente poca gente vaya a utilizar toda la resolución máxima que ofrece, esas cifras se han convertido más en un reclamo de marketing que un beneficio real.

La autonomía del Corsair Ironclaw RGB Wireless, según la compañía, es de  24 horas sin RGB y de 16 horas con iluminación RGB en modo Slipstream y de 30-50 Horas en modo Bluetooth.

Hemos estado utilizado el ratón en modo Slipstream de 2,4 GHz durante varios días y la media de autonomía, con el RGB conectado, ha rondado las 13 horas, por lo que nos da para unos dos o tres días de uso considerando que utilizamos el ordenador entre 4 horas al día. Si lo utilizamos más, tendremos que cargarlo cada día o cada dos días para evitar quedarnos colgados.

Aún así, dado que se puede cargar y utilizar a la vez, quedarse sin batería tampoco es un problema tan grave.

Análisis y Conclusión

Una vez mas volvemos a constatar que la tecnología Slipstream de 2,4 GHz Corsair puede sustituir al cable sin problemas ofreciendo unas latencias y un comportamiento idéntico, algo que ya pudimos ver en el Harpoon RGB Wireles y en el Dark Core SE.

Lo que ofrece el Corsair Ironclaw RGB Wireless se sitúa en el medio de ambos ratones, tanto en prestaciones como en precio. No tenemos el sistema de carga inalámbrico del Dark Core SE pero tenemos unos excelentes 10 botones para personalizar a medida, ofreciendo una mayor versatilidad que el Harpoon Wireless y un sistema de agarre para toda la palma para los que prefieren ese método de utilización. A cambio, su precio se queda en 79,99 Euros, una cifra que ya entra en el terreno de lo considerable a la hora de hacerse con un ratón.

Más allá de las opciones de conectividad que ofrece, que ya de por si son excelentes con USB + Bluetooth + Slipstream, el Corsair Ironclaw RGB Wireless puede presumir de un excelente sensor capaz de alcanzar los 18.000 DPI y de una excelente suite sofftware iCUE que permite personalizarlo en prácticamente cualquier aspecto, desde marcos, comportamiento de botones hasta iluminación de sus tres zonas e indicador de DPI con un gran número de modos disponibles.

Todo ello se combina con un diseño muy cuidado y cómodo de utilizar (aunque sus 130 gramos pueden no ser para todo el mundo), con una excelente distribución de todos los botones adicionales que convierten al Corsair Ironclaw RGB Wireless en una opción válida tanto para los que juegan al más alto nivel como para los que necesitan un ratón para todos sus dispositivos.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Buen desempeño de la tecnología inalámbrica slipstream 2,4 GHz
Múltiples opciones de conectividad (USB, Bluetooth, Slipstream)
Diseño y construcción de calidad
Cómodo de sujetar y utilizar
Potente sistema de macros y configuración
Múltiples efectos de luz RGB en 3 zonas independientes
Sensor Pixart de 18.000 DPI
10 botones personalizables con una buena situación
LO PEOR
Los 130 g de peso pueden no ser para todo el mundo
No permite variar el polling rate
La rueda no tiene desplazamiento lateral
Premio a Corsair Ironclaw RGB Wireless
  • Producto: Corsair Ironclaw RGB Wireless
  • Fecha: 09/05/2019 20:15:59
Redactor del Artículo: Antonio Delgado

Antonio Delgado

Ingeniero Informático de formación, redactor y analista de hardware en Geeknetic desde 2011. Me encanta destripar todo lo que pasa por mis manos, especialmente lo más novedoso en hardware que recibimos aquí para hacer reviews. En mi tiempo libre trasteo con impresoras 3d, drones y otros cachivaches. Para cualquier cosa aquí me tienes.