¿Qué es el Metal Líquido y para qué sirve?

¿Qué es el Metal Líquido y para qué sirve?

por Joan Vivas

¿Qué es el metal líquido?

El metal líquido es un material empleado en ordenadores y otras máquinas que cumple la función de refrigeración. Su composición no es siempre idéntica, cada marca tiene su propia versión o estilos, pero se cumplen ciertas similitudes, como que el principal componente del metal líquido siempre es el galio. Aunque no suele verse en premontados por los inconvenientes que tiene, su superioridad es notable y por eso hace presencia en las configuraciones más top como la del ROG Zephyrus Duo 15, aunque además ASUS se ha puesto las pilas en el asunto y lo empezó a incorporar en toda la línea de portátiles ASUS ROG.

El Galio es un metal blando, que en condiciones normales (temperatura y presión de ambiente) es de color plateado, aunque en estado líquido es blanco. El principal uso del galio es hacer aleaciones con el mismo, con la característica de ser con puntos de fusión bajos, también se emplea en semiconductores como dopante. El metal líquido como refrigerante, que es el que nos concierne, se emplea junto a indio y otros componentes. Con sus propiedades combinadas llegan al punto en el que se quedan en estado líquido en condiciones normales, lo que permite su aplicación posteriormente.

Aunque explicaremos mejor su funcionamiento después, un dato relevante del metal líquido, es que a diferencia de la pasta térmica, que cumple la misma función, es conductor eléctrico. Es mejor conductor térmico que la pasta térmica, pero con el añadido de ser también conductor eléctrico, así que un mal uso o aplicación puede llegar a cortocircuitar el resto del dispositivo o dañarlo de más maneras. El siguiente problema del metal líquido es que su componente principal, el galio, es reactivo al aluminio. Eso quiere decir que no se puede utilizar en contacto con aluminio, como por ejemplo entre un procesador y un disipador con "heatpipes" de aluminio. Todo sea dicho, la mayoría de disipadores utilizan cobre, así que no suele ser un problema, pero tampoco es tan raro ver disipadores totalmente de aluminio así que debemos tener cuidado. Por último, el tercer problema del metal líquido es su precio. Comparado a la pasta térmica puede llegar a ser fácilmente dos o tres veces más caro. Es cierto que el desempeño es mejor, pero hay que tenerlo en cuenta.

¿Para qué sirve el metal líquido?

La forma más sencilla de comprender el funcionamiento del metal líquido es imaginar el caso de uso más común para el usuario promedio, que ya hemos comentado por encima.

Al montar un ordenador necesitamos poner un disipador en el procesador, la CPU. Sea una tradicional refrigeración por aire o una refrigeración líquida, tenemos una pieza en constante contacto, bien fijada al procesador, que tiene la misión de absorber el calor que emite y enviarlo al componente que se encarga de expulsarlo. Por ejemplo un disipador por aire tiene "heatpipes" que atraviesan las aletas, generalmente de aluminio, y bajan hasta la base creando una superficie lisa que reposa sobre el procesador. Suele ser de cobre por su buena conductividad, que lleva el calor hasta las aletas de aluminio para que se pierda en el aire la energía, y en caso de ser refrigeración activa un ventilador ayuda en el proceso.

Sin embargo, entre la base del disipador y el procesador quedan huecos donde se filtra el aire. Esto es un problema muy importante ya que podría llegar a inutilizar el disipador en gran medida, dañando por altas temperaturas los componentes. Por eso se ha utilizado siempre entre el procesador y el disipador un material extra: la pasta térmica. Con esta pasta se cubren los huecos entre el procesador y el disipador, sin dar hueco al aire. Obviamente necesitan tener una cierta capacidad térmica para pasar el calor al disipador, si no de nada serviría. Pues bien, aunque cumplan con su trabajo debidamente, las pastas térmicas no son la única opción, ni siempre la mejor. Aquí entra en juego el metal líquido. Sirve para lo mismo que la pasta térmica, cubrir el hueco entre procesador y disipador manteniendo una buena conductividad térmica, solo que la conductividad térmica del metal líquido es muy superiorpudiendo alcanzar los 52W/mK, a diferencia de la pasta térmica que ronda entre los 0.5W/mK y los 12.5W/mK, y se degrada mucho menos con el tiempo, necesitando menos renovaciones.

En definitiva, el metal líquido es un compuesto de principalmente galio, que sustituye a la pasta térmica ofreciendo un mejor rendimiento a cambio de un mayor coste, no poder usarse en contacto con aluminio, y requerir de cierto cuidado en su aplicación ya que es conductor eléctrico.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en nuestro Foro!

Temas Relacionados: Metal Líquido
Redactor del Artículo: Joan Vivas

Joan Vivas

Empecé a trastear con mi primer portátil cuando tenía tan solo 9 años. A los 14 años me monté mi primer PC con un AMD FX 6300X y una 750Ti, y piezas que conseguí reciclar de otros equipos. Me encanta jugar y probar cualquier tecnología que no conozca. Actualmente combino mis estudios de Ingeniería Informática con mis labores de redacción en Geeknetic.

Nitro Intel Mediamarkt Banner