Mercedes-Benz World Racing

por MuLDeR 23/10/2003 ...

Hacía tiempo que no se veía un juego de coches realmente bueno para PC. Desde GTA: Vice City y Mafia, ningún otro ha merecido mucho la pena, si es que los podemos clasificar medianamente dentro de la conducción. Y es que se trata de juegos de conducción mezclados con acción en tercera persona, no así Mercedes Benz World Racing, en el que nos encontramos ante un puro simulador.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 1

¿A alguien le gusta Mercedes-Benz? Si la respuesta es afirmativa, World Racing es, entonces, un título obligado y los aficionados quedarán más que satisfechos; en caso contrario, tampoco defraudará a los que no sean fanáticos de la marca germana, ya que como simulador está en la cima de lo que podemos encontrar actualmente en el mercado.

Yendo a los hechos más o menos objetivos, desde el Clase A con su humilde motor 1.6 diesel de ‘escasa’ potencia hasta prototipos con más de 700 caballos, pasando por los deportivos descapotables de las clases SLK y SL, los todo-terreno de las clases G y ML y clásicos como el SL 300 ‘alas de gaviota’ o el SL 280 ‘Pagoda’, la carta de elección nos ofrece más de 110 modelos a escoger.

Además de todos los modelos actuales con cada una de sus variantes, incluyendo las versiones AMG, y algunos clásicos como los anteriormente citados, disponemos de algunos vehículos no fabricados en serie, como los prototipos C-111 y C-112, modelos clásicos de carreras como el W125, capaz de sobrepasar los 430km/h, o el increíble A190 TWIN, un Clase A con doble motor.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 2

Siguiendo con los coches (lo más importante de un juego de coches, ¿no?), los creadores del juego se han esforzado en lograr un grado de realismo lo más alto posible, compartiendo con la marca alemana datos técnicos de los automóviles y logrando unos modelos realmente dignos de admiración. Y es que este es uno de los puntos fuertes del juego, los modelos. En ningún juego anterior los modelos de los coches son tan buenos, hechos basándose en planos originales de los vehículos reales.

Los modeladores han conseguido reproducir cada curva con gran precisión, y eso que los diseños de Mercedes-Benz no son precisamente angulosos. Tanto el cuadrado SL modelo antiguo como el W125 en el que no hay ni un sólo ángulo que entorpezca la aerodinámica, la calidad gráfica es lo mejorcito que se ve hasta ahora. Tan sólo el modelado del interior del coche –volante, salpicadero, palanca de cambios- desmerece al fabuloso exterior, encontrándonos con volantes planos, salpicaderos simplificados al máximo o palancas de cambio desproporcionadas.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 3

En la vista del interior del coche es demasiado evidente la utilización de texturas fotográficas que eliminan la ‘necesidad’ de emplear demasiados polígonos, creando salpicaderos y paneles de mandos muy simples y planos. Afortunadamente cada Clase tiene su propio interior tomado del real, no como en otros juegos en los que se ven interiores ‘compartidos’.

Tanto el cuentakilómetros como el tacómetro funcionan perfectamente –a excepción del velocímetro del SL nuevo, que marca más de lo que realmente es- mientras que el resto de testigos y agujas son meros adornos. Gracias a dos teclas podremos mirar a izquierda y derecha como si girásemos la cabeza dentro de la cabina, aunque esto nos servirá sólo para cuando tengamos otro coche justo a nuestro lado, ya que ambos retrovisores carecen de función. No habría estado nada mal en este punto que en TDK usaran el mismo sistema que pudimos ver en 1NSANE y poder utilizar los tres ‘espejos’ como si lo fuesen. A cambio de esto, tenemos un retrovisor que sí es el mismo para todos los coches, situado en la parte central superior de la pantalla, y una tecla para observar lo mismo que vemos en el espejo pero a pantalla completa, vamos, la clásica vista atrás.

Otro punto negativo de los modelos son las llantas, que carecen de volumen, siendo simples ‘sprites’ planos y que bajan la calidad del conjunto. No así los neumáticos, donde si que se han esmerado los creadores, ofreciendo unas gomas redondas (no como las que vimos en Mafia) muy bien hechas. Y para terminar de empobrecer la imagen en general, hay que tener en cuenta que las luces de frenado ocupan los pilotos traseros por completo y la tercera luz de freno, si la posee, en lugar de iluminar sólo las luces de frenado igual que en los modelos reales.

Sin embargo, los faros delanteros no están representados por texturas únicamente, sino que están modelados, pudiendo distinguir perfectamente incluso las lámparas de descarga. Salvo por los pequeños detalles citados anteriormente, que reducen la calidad general, los modelos se pueden calificar de fantásticos.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 4

Después de haber hablado de los coches, pasemos al segundo elemento más importante de un juego de carreras: las pistas. Nos encontramos ante el mismo caso que con los coches: calidad general excelente desmerecida por pequeños detalles.

Empecemos por los tipos de escenarios. Se podría decir que todos, tanto pistas de carreras –Hockenheimring- como circuitos para todo-terreno y, cómo no, carreteras de todo tipo: ciudad, comarcales, autopistas, tierra… En el modo de trayectoria profesional, estas últimas son las que más frecuentaremos, y ciertamente son las más atractivas. Ambientadas en distintos lugares, como Méjico, Japón, los Alpes, el Área 51 en Nevada, etc., la longitud de estos circuitos puede llegar a ser de más de una decena de kilómetros.

Los paisajes que podemos ver desde la ventanilla de nuestro coche mientras corremos son realmente extraordinarios: las nevadas montañas de los Alpes, la base militar del Área 51 con su OVNI (sí, sí, un platillo volante rondando por ahí, que de vez en cuando abducirá vacas), playas, verdes prados, edificios enormes, castillos, grandes puentes, zonas industriales... la lista es interminable y de verdad merece la pena echar un vistazo de vez en cuando a los laterales de la carretera.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 5

La carretera propiamente dicha, además de asfalto, puede ser de arena, adoquines, estar cubierta de nieve o hielo y tiene una textura bastante buena, aunque a veces se hace algo repetitiva, y por lo general carece de baches, lo cual es poco frecuente en carreteras tan ‘parcheadas’ como se pueden ver en el juego.

Estos escenarios son enormes, gigantescos, por lo que para las carreras están señalizadas y con los ramales que no pertenecen al circuito “cortados”. Y digo cortados entre comillas porque en realidad podemos irnos a donde nos dé la gana. Es evidente que si no seguimos el camino marcado por las señales, tenemos muy pocas probabilidades de ganar la carrera, sin embargo nada nos impide explorar el mapa a nuestras anchas, aunque lo más lógico para ello es usar el modo de recorrido, pudiendo meternos por cualquier carretera o desvío, e incluso campo a través.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 6

Pero no es oro todo lo que reluce. Elementos tan importantes como los árboles, las bocas de incendio o algunos pivotes son simples objetos planos sin volumen ni masa, lo cual quiere decir que los podemos atravesar sin chocarnos con ellos. Esto sería una buena opción si sólo estuviera permitida la circulación por dentro de la carretera o camino para ahorrar polígonos, pero al derrapar y salirnos de una curva o incluso haciendo algunas misiones de todo terreno, es una auténtica carencia del juego no tener que ir esquivando los árboles. Farolas y otros objetos más importantes están modelados y son sólidos, pero no compensan lo anterior.

Los escenarios tampoco son deformables, es decir, si por ejemplo nos dejamos los dientes en un ‘quitamiedos’ de la carretera, vayamos a la velocidad que vayamos, éste ni se inmutará aunque llevemos un coche de 2 toneladas. Igual pasa con bordillos, farolas y otras estructuras que se deberían ver afectadas por los impactos. Por otra parte y afortunadamente, los conos de señalización, las barreras de guía y los vehículos estacionados a lo largo del circuito sí son móviles. Es posible derribar –que no destrozar- una fila de conos o barreras o mover los coches del entorno a base de chocarnos con ellos, aunque no es recomendable.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 7

El tercer elemento más importante en un juego de coches es el aspecto de la física. Como ya nos están acostumbrando los últimos juegos que salen al mercado, estos sistemas son muy complejos y realistas. A ello contribuyen dos aspectos: primero, el hecho de que cada vehículo está dotado de sus propias características técnicas semejantes a las reales, tales como peso, potencia, aerodinámica, tamaño de los neumáticos, etc., que en consonancia con el motor físico del juego, hace que la sensación sea de realismo absoluto; y por otra parte, una opción del menú que nos permite escoger el grado de simulación, desde una conducción totalmente realista hasta un puro juego arcade en el que la física es lo de menos.

Por poner un ejemplo, un Mercedes-Benz clase E podría alcanzar sin demasiada dificultad los 300 km/h en una recta medianamente larga, mientras que con la opción de simulación al máximo, el mismo modelo tendría dificultades para llegar a 230 km/h. Esto es debido a que en el modo más arcade los coches se comportan mucho mejor, eliminando la resistencia del aire, mejorando notablemente el agarre de los neumáticos, bajando el centro de gravedad, aumentando la aceleración, etc., lo cual hace que el vehículo no derrape apenas o pueda coger la misma curva a mucha más velocidad, entre otras cosas.

Dos ruedas y vuelcos. World Racing en este aspecto recuerda bastante a GTA 3 o Vice City, en los cuales el sistema físico reproduce de manera espectacular los trompos, vuelcos, puestas a dos ruedas… Los que hayan jugado a otros títulos como por ejemplo Gran Turismo sabrán a qué me refiero. En World Racing no es imposible volcar o salir despedido, llegando a dar incluso decenas de volteretas a lo largo de una ladera, y en cuanto a la forma en que lo hace está muy lograda.

Sin embargo, hablar de deformaciones en el coche ya es otra historia. Estas deformaciones son malas y escasas, convirtiendo un impacto a 150 km/h contra otro vehículo en un simple golpecito dentro del garaje. Los estupendos modelos se deforman de una manera irreal y, aunque es de agradecer –y mucho- que lo hagan, deja bastante que desear. Además, tampoco se desprende ninguna parte del coche, como los paragolpes o los cristales, cosa que sí ocurre en GTA (aunque en éste el sistema de deformación es patético).

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 8

Hablando de la jugabilidad, en TDK se han esmerado en simplificar al máximo los controles. Únicamente las flechas de dirección son lo necesario para correr, sin que ello sea un handicap para ganar. El resto de controles son ‘casi’ opcionales, como el freno de mano –que poco se usa-, el cambio de cámara, recolocación en pista, las teclas de selección de velocidades y las vistas laterales y posterior. Por si fuera poco, unas sencillas flechas indicadoras de curvas no sólo nos muestran la dirección y cómo de cerradas son, sino que nos advierten mediante el código de colores más sencillo del mundo (verde, naranja y rojo) si nuestra velocidad es excesiva o adecuada para tomar la curva sin cometer un fallo de conducción.

Todo esto, sumado al anteriormente explicado control de grado de simulación y a las funciones de ABS y ASR (antibloqueo de frenos y control de tracción, respectivamente), hacen de World Racing un juego muy sencillo y jugable.

Pasando al tema del sonido, los programadores han acertado bastante en este punto. Cada coche posee su propio ruido de motor, aunque debido, lógicamente, a que varios modelos comparten el mismo motor, éste se pueda repetir. Los efectos de sonido, como derrapes o choques son aceptables, tirando a buenos; y ante la música me quito el sombrero.

La banda sonora del juego posee bastantes y muy buenos temas, a pesar de que cuando se llevan alrededor de 2.000 Km. conducidos empiecen a ser repetitivos. Pero para solucionar esto, los creadores han incluido la opción de poder agregar nuestras propias canciones a la banda sonora, de manera similar a GTA. Mediante la copia de los archivos soportados, que no son pocos, al directorio de música del juego y la adición de las pistas de sonido a la lista de reproducción a través de un sencillo menú, podremos disfrutar de nuestras canciones favoritas mientras conducimos.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 9

Respecto a los modos de juego, en Mercedes-Benz World Racing disponemos de los clásicos tipos existentes en casi todos los títulos de su género. El recorrido libre, en el cual podemos campar a nuestras anchas por los vastos escenarios; la carrera simple en la que enfrentarnos de manera rápida y comprobar nuestras habilidades; el entrenamiento para acostumbrarnos a los vehículos y las pistas; el modo de misión, en el cual deberemos realizar distintos objetivos, como por ejemplo el clásico circuito de waypoints para todo-terreno o una carrera de clásicos; la conducción de prueba en la que experimentar con cada coche en distintos tipos de circuito y, como no, el modo de trayectoria profesional.

Este último, el que más gancho tiene, nos permite crearnos un perfil y competir a través de una serie de carreras programadas por la máquina o nosotros mismos para ir logrando aumentar nuestro status, habilidades y conseguir nuevos y mejores coches. Para ello, tras cada carrera se nos evaluará en función de cómo lo hemos hecho, teniendo en cuenta nuestra destreza, limpieza en el juego, experiencia o la posición en la que quedemos.

En conclusión, estamos ante un simulador de conducción bastante bueno en lo que se refiere a la conducción en sí misma. Para los fans de Mercedes-Benz será una delicia y para los que no lo son tanto, simplemente un buen simulador. Con un motor físico muy bueno y modelos y escenarios fantásticos, Mercedes-Benz World Racing decepciona en otros aspectos, delatando lo poco detallistas que han sido sus creadores en algunos temas. Por todo ello, la valoración que se merece el juego es de un 7,8 sobre 10, estando seguro de que cubre con creces las expectativas de los jugadores a la hora de buscar un juego de carreras bueno.

Mercedes-Benz World Racing, Imagen 10

Tags: Software